1 de enero de 2010 Puertas del Cielo por Miryam Dietrich

Te cuento que el 1 de enero de 2010 fuimos con Julia a Puertas del Cielo, un sitio muy particular que se encuentra pasando Quebrada de Luna, el Valle del Silencio, las Cuevas de Ongamira y un poco más allá, después de una buena trepada, se llega al sitio indicado.

Puertas del Cielo es un sitio muy especial para todos los amantes de observar el cielo, mirando las estrellas, aprendiendo a diferenciar con la vista un avión de un satélite o de una nave. Algunos dicen que en ese sitio se aprecian las luces de la ciudad intraterrena de Erks.

De mi experiencia de diez años de visitar el sitio, puedo expresar sin temor a equivocarme, que hay un silencio especial y que a veces aparecen globos de luces (manoplas) que se acercan a quienes están en ese sitio en actitud de respeto y lo que se experimenta es una profundísima paz en algunos casos y en otros, profunda emoción. Las luces aparecen a lo lejos y es como una gran ciudad en medio de la noche.

Una de mis amigas versada en el tema de avistajes que se llama Lina Castro, nos había dicho días anteriores que últimamente en Puertas del Cielo no se podía ver nada porque había demasiadas nubes bajas y como una fina llovizna. Había “recibido” que debía llevar a Julia a dicho lugar el 1 de enero y así ambas partimos, obedientes, hacia ese sitio mágico.

Se veía desde el camino una gran tormenta y nubes muy bajas, así que, enseguida nuestros “monos locos” expresaron que difícilmente veríamos algo.

Arribamos alrededor de las 20 horas o sea que todavía era de día.

 Comencé a rezar en voz alta y enseguida aparecieron las luces a lo lejos. Eran luces muy puntuales y por encima de las montañas. Dos, tres, dos. Así se veían. Alrededor todas nubes de tormenta pero en ese escenario había claridad de atardecer. Nos emocionamos. Era sin lugar a dudas un recibimiento.

Estando ahí “recibo” con una claridad absoluta que a las 21 horas debíamos irnos.

Y entusiasmada como estaba, comencé a sacar fotos. En la primera salió lo que ves a continuación.

Foto a)

Pero en las restantes de las que solo pongo una para que comprendas, NO SALIA NADA DE NADA. Sacaba la foto, la miraba y veía en la cámara fotográfica todo negro. Levantaba la mirada y la posaba en el horizonte y veía todos los colores del atardecer. Volvía a sacar fotos. Y otra vez todo negro. Y sin embargo en el horizonte había colores. Y estaban las luces.

Foto b)

Dejé de sacar fotos y me concentré en la oración. Obtengo la última toma donde si la miras detenidamente en el fondo se ven dos puntos de luz que eran las luces que veíamos.

Foto c)

Una lección inolvidable: ELLOS SE MANIFIESTAN EN LAS FOTOS CUANDO ELLOS LO DESEAN. Terminamos el encuentro con unos sonidos de un cuenco tibetano que había llevado Julia, que en la reverberancia del lugar, sonaba a música celestial.

Y otra vez nos recontraemocionamos. A las 21 horas en punto, las nubes taparon todo el horizonte y dejamos de ver las luces.

Volvimos en silencio todo el camino, paladeando para adentro tanta maravilla, recapitulando sobre una nueva lección aprendida y permitiendo que nuestros oídos conservaran los sonidos del silencio y del cuenco tibetano. Y en cuanto a nuestras retinas ….¿que decirte? Captaron mucho más que lo que indican las fotos.

GRACIAS AMADISIMOS GUIAS, una vez más, POR LA LECCION APRENDIDA

Miryam

8 opiniones en “1 de enero de 2010 Puertas del Cielo por Miryam Dietrich”

  1. Hola Miryam, muy pero muy interesante tu relato y tu experiencia, que placer espiritual para Uds. poder atravesar tales vivencias ! Qué emoción !
    Cordialmente,
    Cecilia

  2. Hola Miryam, me sorprendio mucho tu relato y tus fotos, yo estube del 15 al 31 de Enero en Capilla del monte con mi familia, recorrimos todos los lugares y estubimos muy cerca de donde sacaste las fotos, si hubiera conocido de un lugar asi hubiera ido. Llegando a casa y bajando y viendo las fotos que habiamos sacado, encontramos muchas con esas luces que vos describis y son iguales a las que plasmaste con tu camara, estas estaban sacadas en el patio de la casa en donde estabamos parando y no son ningun reflejo de nada, son iguales a las que sacaste vos, tenes mas informacion sobre este tema? me encantaria saber mas. Un abrazo grande

  3. Hola Miryam. Soy de Uruguay y me encantó encontrar tu sitio pues estuve en ese lugar y vivencié lo mismo el 30 de junio de 2007. Llegamos a las 6 de la tarde para ver ocultarse el sol y luego poder visualizar las luces de Erks. Eramos cinco personas incluído el guía. Y nos decía él que había llevado a otras personas y que nunca las pudieron ver. Somos practicantes de reiki y creemos totalmente en la existencia de seres superiores que nos guían por lo que creo que nuestra forma de percibir las cosas es diferente y fuimos elegidos para que Ellos se nos presentaran.
    Todos los días llevo mi mente a ese sitio maravilloso y siento que me tranquiliza. Deseo pronto poder volver.
    Cariños. Silvia de Salto- Uruguay

  4. Yo estuve ahi, y me da la sensacion que son luces de auto lo que se ve desde arriba del cerro de cuchi corral, luego el guia nos dijo que a la derecha se veia la flotilla de ovnis que estaba permanente, y automaticamente me salio la pregunta si nadie habia ido hasta donde estaba esta flotilla a ver que se veia, si esta permanete nadie fue hasta ahi por lo menos por curiosidad, la flotilla son 8 luces que se prenden cuando cae el sol y se ven a lo lejos cerca de cruz del eje.

  5. Hola Diego: gracias por escribir. Es necesario que te explique, sólo por si no lo sabes, que Puertas del Cielo, debe estar a unos 80 kms o más de Cuchi Corral.
    Aprecio tus conceptos más, atento que realizo avistajes por todos los lados donde ando, te comento que más que verlos, lo importante es que sentís cuando un Guía te dice “esas son las naves”. Te digo que sentís y no que pensás. El último avistaje que realicé con unos amigos en Cuchi Corral, fué hace unos 60 días, las “luces” estaban no solo cerca de Cruz del Eje, sino que también estaban en el valle, al frente y luego a la derecha y se nos acercaban y alejaban. Fuí con tres personas de “primera vez” que no creían mucho en esto. Nos pusimos en oración y en respeto en ese lugar y hubo mucho más que ocho luces. En Cuchi he visto entrar luces en la montaña. Lo que mis amigos me contaron es que sintieron una paz que les asombró. De cualquier manera, tu experiencia es tan válida como la de mis amigos. Te mando un abrazo con la mejor energía, esa que siento cuando me entrego a la experiencia sin pensar. ¡Gracias! Miryam Dietrich

  6. gracias por compartir tu experiencia, yo estuve con mi familia a mediados de febrero y estando en campilla senti de repente la necesidad de ir hasta puertas del cielo, cuandoa llendo por la ruta 17 y antes de llegar a ongamira, el cielo se oscurecion y nueves negras y pesadas invadiron todo el cielo mi esposa que no cree en esta cosas comenzo a molestarse por lo que no pude llegar, lo curioso que muy dentro mio sentia que no era el momento como que no estaba invitado, leyendo le que contas tengo ganas de volver con un grupo en la cual estemos en coinonia espiritual gracias

Comentarios cerrados.