2010-03-19 Santa Teresa de Jesús y el retiro de Semana Santa de Villa Pehuenia, Capítulo II, por Miryam Dietrich

Antes de continuar te quiero contar algo de anoche 18 de marzo de 2010 que me impresionó. Estaba en mi casita en la montaña esperando que viniera el electricista a conectar el estabilizador de tensión y prendí la TV. Y me puse hacer zapping mientras mi mente se iba por otros andariveles (o sea no prestaba atención a lo que veía). Y de golpe escucho en un español españolazo las palabras “Santa Teresa de Jesús” (Era el canal ENCUENTROS de un cable alrededor de las 20,30 hs) . Centro mi atención en la TV y lágrimas de emoción llenaron mis ojos. Ahí había un locutor con una traducción españolísima contando la vida de Santa Teresa de Jesús, la llamada Doctora de la Iglesia. Me enteré de pasajes de la vida de esta extraordinaria mujer que desconocía.

¿Casualidad?¿Sincronía?¿O una clara señal?

No sé que ha sido pero quería contártelo.

Bueno, como te iba diciendo el otro día y  para  no perder el hilo, ahora retrocedo en el tiempo lineal  y me voy al año 2002.

El 22 de julio de 2002 ingreso a Buenos Aires (Argentina)  desde la autopista de La Plata para ir a realizar trámites. Iba manejando mi vehículo por la avenida 9 de julio. Y cuando me encontraba en la intersección de esta con la avenida Belgrano, tuve una visión del edificio de Obras Públicas (ese grande que está en el medio casi de la avenida)  de Buenos Aires tapada de agua y gente desesperada por esta situación. “Ví” varias cosas más que no te puedo contar ahora.

El día 23 o 24 de julio del 2002, voy a una Taller de Regresiones de Vidas Pasadas que dictaba Foster Perry y era organizado por Graciela Iriondo. Creo que fue en la zona de Belgrano o de Palermo.

Fue algo recómico. Bueno, eso lo pienso ahora a la distancia. Vos ubicate en mi cuadro de situación: yo en ese entonces aún continuaba siendo una abogada formal.

Y esto de las vidas pasadas… hummmm no lo digería muy bien.

Claro! ¿Viste cuando tu mono loco te dice “¿Qué estás haciendo acá? ¿Estás loca? Mirá si te ven tus conocidos”. Pero mi alma anhelaba el encuentro. Bueno, cuestión es que llegué primera al sitio. Había como un cafecito literario al frente y creo que el salón estaba en el primer piso.

¡Esperá! ¡No seas ansiosa! Ya sigo.

Y empecé a dar vueltas porque había llegado primera y luego, cuando comenzó a venir gente, me di cuenta que  no conocía a nadie. Salvo a Graciela a la que saludé muy rápidamente.

Comenzaron a ingresar al salón. Yo con mi “mono loco” que me taladraba el cerebro cual pájaro carpintero (¿viste como ese de la propaganda que hay ahora en Tv?) me quedé sola afuera porque todos habían ingresado. Entonces pensé: “Entro última. Mejor porque me siento atrás del todo y  así cuando me aburro me voy y nadie se va a dar cuenta”.

Jajaja! Fui víctima del típico chiste cósmico de ELLOS.

Cuando ingresé al salón … ¿Sabes cuál era el único almohadón disponible? ..SIIII!!!! EL QUE ESTABA A LA DERECHA DE FOSTER PERRY, ahicito nomás, pegatido a él, como para que yo no pudiera ni pestañear sin que él se diera cuenta.

Ya estaban todos sentados en una media luna mirando a Foster y yo tuve que pasar atrás mientras todos me miraban. Fui más que notoria. ¡QUE PAPELON! JAJAJA.

¡Qué furia tenía en ese momento! No te cuento lo que me decía mi “mono loco” porque no es apropiado para una web como esta que pretende tener un contenido espiritual.

Pero te escribo y muero de un ataque de risa. ¡JA! Lo que es el EGO y la ESTRUCTURA DE LA PERSONALIDAD.

Bueno así que me senté en el almohadón y a medida que se fue desarrollando el taller me quedé sumamente enganchada en lo que sucedía, me olvidé de todas mis aprehensiones y mandé a mi “mono” a dormir.

Foster hablaba todo en inglés (es norteamericano) y había una traductora. Claro, al estar sentada yo a su derecha y era la primera luego de él, no osaba ni moverme de donde estaba.

Pero como te decía, a medida que el taller se desarrollaba (duró como doce horas si mal no recuerdo ya que me fui pasadas las 0 horas del día siguiente), muchas veces nuestras miradas se cruzaban.

En ese momento yo no hablaba casi nada de inglés así que escuchaba un montón de sonidos que salían de la garganta de Foster pero que sólo podía entender cuando la traductora lo explicaba en español.

Recuerdo que en un momento dejé de escuchar a la traductora y sólo estaba atento a las palabras en inglés de Foster. Y por unos instantes, tuve la loca sensación que él hablaba para mí. Obvio que esto lo deseché rápidamente. ¿Quién era yo para que Foster me hablara a mí y que podía entender yo si él lo hacía en una lengua para mí desconocida?

Cuando finalizó el encuentro ( Siii! ¡Por supuesto que me hizo regresión a Vidas Pasadas!) me volví a a mi ciudad. Iba en un estado entre el Cielo y la Tierra.

A los dos días más o menos, fui a una reunión en La Plata donde un grupo de personas nos reuníamos una vez a la semana, a escuchar unas grabaciones que nos hacían reflexionar sobre tópicos de la tierra y el Universo y todo eso.

Eran las reuniones de las escuchas de Trigueirinho que hacíamos en la casa de Irene.

Las escuchas (o sea oir el casete o el cd) lo hacíamos con ojos cerrados. Hete aquí que estando yo en esa situación  “veo” con mis ojos internos dos situaciones físicas relacionadas con la salud de dos de las personas presentes. Aclaro que no conocía mucho a los que iban, salvo de verlos en esas reuniones, saludarnos y casi nada más.

Cuando termina la escucha, me levanto y me dirijo por separado a esas dos personas. Una de ellas, Laura O.G. le “ví” todo un problema a nivel de su garganta y le pregunté por qué no cantaba ya que yo “sabía” que ella tenía que cantar. Me contestó “No Puedo!”. Y ahí nomás, sin pensarlo le dije: “¿Querés que te haga una regresión a vidas pasadas? Quizá te pueda ayudar”. Y ella sin dudarlo me dijo “SI”.

Y cuando me dirigía a mi casa, me entró el pánico y el “mono loco” (lease “mente”) me decía: ¿Qué le había dicho a esta mujer? Que si yo estaba loca, que si quién me mandaba a abrir la boca, que si yo era una profesional que tenía que hacer con vidas pasadas. Ayyyy mamita querida! Ni te cuento  lo loca que me volvió mi “mono loco”.

El día que venía Laura era un miércoles y yo le había dicho que viniera a las 9 de la mañana. A las siete yo ya estaba levantada y muy angustiada.

Entonces salí con mi mate a la terracita de mi dormitorio y empecé a hablarles a ELLOS y mi monólogo era más o menos el siguiente: “ USTEDES  me metieron en esto. USTEDES me sacan. ¿Por qué me hacen decir cosas que luego no sé como sostenerlas? No he hecho nunca un aprendizaje de esto de las vidas pasadas. No hice ningún curso. ¿De dónde voy a sacar el conocimiento?.”.

No te puedo explicar la confusión que tenía dentro mío. Era como que luchaba entre mi mente y mi alma. Algo me decía que yo sabía hacer las regresiones pero mi mente de profesional me desacreditaba porque si no tienes un diploma que acredita que hiciste un curso para aprender el conocimiento, no sirve.

Entonces por ahí en una de estas batallas internas que tenía, mi alma ganó una posición más que mi mono y les dije a ELLOS: “Bueno,  Si yo tengo que hacerle una regresión a vidas pasadas o lo que sea, quiero una señal concreta muy concreta que sea física bien de la tierra, nada que me dicen cosas generales y esa cháchara de bla bla bla. Quiero pruebas que yo tengo que hacer este trabajo. “.

Y realmente estaba muy enojada con ELLOS. REENOJADA. (Viste? Una de mis características es que hablo con ELLOS como hablo con vos).

Tomé unos mates más y recé unos AVES MARIAS pero seguía enojada.

Y me acordé de algo y entré de nuevo a mi pieza. Y ahí comienzo a escuchar un aleteo o un ruido que no sabía a que atribuirlo.

Y comienzo a mirar por todos lados (la pieza tenía unos recovecos importantes) y como nada veía, levanto mi vista hacia el techo y casi me desmayo: ahí revoloteando alrededor de la araña de la pieza había un colibrí dando vueltas.

Y en un momento se paró sobre los brazos de la araña y me miró- Me largué a llorar y dije: ” YA ENTENDI YA ENTENDI PERDÓN POR TODO LO QUE DIJE Y PENSÉ. SI, VOY A HACER EL TRABAJO”.

El colibrí siguió ahí unos instantes más. Yo lloraba realmente como una Magdalena y él salió por la puerta de la pieza hacia la terraza, como teniendo muy clara su ruta.

Vino Laura. Hicimos el trabajo y me dí cuenta a medida que se desarrollaba la sesión que ese conocimiento estaba adentro mío y que, de alguna forma, Foster Perry lo había sacado afuera, me había “despertado” desde este lugar de regresiones a vidas pasadas.

Con Laura vimos una situación de esta vida y una situación de una vida pasada y con claridad se vió que estas circunstancias eran las que la habían paralizado para cantar.

¿Qué importancia tiene el colibrí en este capítulo de la historia?

A Foster Perry le dicen EL COLIBRI . ¿Lo dudas? Su web es http://www.goldenhummingbird.com/

AHHH! Tenés razón: te conté muchas cosas pero nada de Santa Teresa de Jesús.

Bueno la otra persona que atendí se llama Margarita G.

Los hechos que te voy a comentar mañana quizá también te ayuden a sacar tus “conocimientos” hacia afuera.

Fin del capítulo II

PD: Doy las gracias a todos los que me han escrito estos días a partir del Capítulo I. Redoblan mis fuerzas para continuar en este camino que es algo así como: SENTIR PARA VER.

Miryam Dietrich

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *