2010-03-22 Santa Teresa de Jesús y el Retiro de Semana Santa de Villa Pehuenia – Capítulo III

Perdona mi amado Ángel humano que tardé tanto en volver a escribir pero mudé entre otras cosas, de sistema operativo en la máquina y también eso cuesta. Jajaja! Está re-bueno como dicen los chicos. Mudé tantas cosas en mi vida desde enero, que solo me resta mudar de kilos (los que me están sobrando) ¡Está bueno esto de mudar!

Bueno, sigo, basta de cháchara. Te cuento algo primero en este tiempo presente: ayer me comuniqué con Claudio en Villa Pehuenia (el dueño de las cabañas Costa Bonita) y ¿sabés que me contó? (Sé que lo hizo a propósito porque yo en la montaña estaba pasando mucho calor) Me dijo que estaba nevando suavemente y que había prendido la estufa a leños y mientras tomaba mate, se estresaba mirando el Río Angosturas. ¿A vos te parece?

Ahhh! Tengo otra novedad, va a asistir (entre otros) al Retiro de Pehuenia, Silvia un hermoso ser que tiene una voz celestial. Ella te va a contar cómo y porqué volvió a cantar y como la ayudaron los ángeles para esos.

El tema es que la noche que subamos al Batea Mahuida, ella va a cantar a capella EL AVE MARIA de SCHUBERT. Y luego una canción en quechua de adoración a la madre Tierra y a el Sol.

Esperá, no te enojes impaciente! Resulta (ay! perdón, vuelvo al 2002) que días después  de Laura atendí a Margarita G.

Hicimos la regresión y fue fuerte y extraordinario y le sirvió mucho a mi amiga (hoy ambas nos llamamos “hermanas” porque sentimos que eso somos).

Bueno, luego de estos eventos narrados, seguimos cada una con su vida.

Y así  de vez en cuando nos conectábamos con un correo electrónico o una llamada telefónica que nos mantenía unidas.

En el año 2008, creo que fue a fines de agosto, voy a La Aurora (Uruguay) a un evento de parte de la gente de Trigueirinho. Y estábamos en un sitio fuera de la ciudad de Salto, había como mil personas.

Y así saludé a unos y a otros y era realmente un maremandum de humanos que iban y venían.

Comienza el encuentro y se presenta el conjunto Coral de Argentina.

Y yo, que estaba sentada muy atrás y el sitio era plano, no podía ver bien el escenario. Pero comienzo a escuchar la canción “Nada te turbe, nada te espante” de Santa Teresa de Jesús. Me gustó mucho y estaba ahí muy tranquila y con mucho frío. Irene también estaba en ese evento y otras y otros amigos de años.

Y de golpe nace un solo de una soprano que a mí me erizó la piel y me emocionó profundamente por la calidad vocal de la persona que cantaba. Me paro para ver quién era y ahí… sí… ahí estaba LAURA O.G. cantando como los dioses y yo me puse a llorar a moco tendido (Perdona la frase pero fue la realidad).

Ahí estaba yo escuchando a Laura cantando a Dios con esa voz extraordinaria. Y era la misma Laura, aquella Laura que no podía cantar y que el colibrí me ayudó para que la atendiera.

¿Cómo puedo explicarte todo lo que sentí? Emoción, alegría, bienaventuranza, confirmación. Mi corazón y mi alma estallaban de felicidad. ¡Que hermosura la voz de Laura! ¡Que vibración transmitían sus cuerdas vocales! ¡Que transformación sufría su cara a medida que cantaba!

Mira, te escribo y aún hoy se me pone la piel de gallina. De pura emoción nomás.

Luego en un recreo nos encontramos y el abrazo entre ambas pudo más que mil palabras.

Margarita también estaba en ese encuentro.

Y sentí que una vez más ELLOS me habían dado tremenda lección: CUANDO NO PIENSO, CUANDO ACTUO POR LO QUE SIENTO TODO ES PERFECTO. CUANDO MANDO A DORMIR AL “MONO LOCO” MI VIDA ES UN MILAGRO ATRÁS DE OTRO.

Pero aún no termina la historia entre Santa Teresa, Laura, Margarita, el Retiro de Pehuenia y yo.

Mañana continúo. Pero tú reflexiona: si yo hubiera pensado desde mi “mono loco” no hubiera atendido a Laura. Mi estructura mental de abogada me lo hubiera impedido. Si Laura hubiera escuchado a su “mono loco” seguramente no hubiera ido a verme: casi no nos conocíamos.

Si no hubiera seguido el impulso que tuve cuando Irene me invita al encuentro del año 2008, que fue el de asistir (sin pensar si podía económicamente o no podía, si los horarios me daban, si tenía que hacer un viaje larguísimo etc etc etc) no me hubiera enterado aquello en lo que Laura se había transformado.

Y esto que te cuento no es para decir “bla bla bla” sobre si mi trabajo incidió o no en su recupero vocal. Esto que te cuento debería servirte para que…. RECONOZCAS LAS SEÑALES Y DEJES DE PENSAR, SIGUIENDO LOS SENTIMIENTOS, TU SEXTO SENTIDO, TU YO SUPERIOR O COMO LO QUIERAS IDENTIFICAR, LOS MILAGROS SERÁN UNA REALIDAD EN TU VIDA.

TUS POSIBILIDADES SON ILIMITADAS. SOLO DEBES RECORDARLO.

Y de esto vamos a tener mucho en Pehuenia.

Bueno, chau, hasta mañana porque tengo que preparar las valijas para esperarte allá en el paraíso en la tierra que se llama… COSTA BONITA EN VILLA PEHUENIA

Vibrando en frecuencias musicales de octavas y más octavas, me despido hasta mañana con un aletear de plumitas de ángeles y te deseo que ELLOS esta noche, te acaricien la almohada.

Miryam

2 opiniones en “2010-03-22 Santa Teresa de Jesús y el Retiro de Semana Santa de Villa Pehuenia – Capítulo III”

  1. Kerida Miry…hermosas las historias ke contas, realmente el universo conspira para ke te ocurran cosas casi magicas bah, creo en la ley de atracción ( se cumple eso es todo!)…un calido abrazo de sol y luna para vos…Iris Marce…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *