416 – Joven con Síndrome de Down, la Célula del Amor y el Taller de Ángeles en La Plata, por Miryam Dietrich

(Todos los derechos reservados – Copyright)

Hola angelito humano: ¡¡¡Guauuuu, reguauuuu y recontraguauuuuu!!!

¿Cómo hacer para resumirte todo? Vivencias. Más vivencias. Re-encuentros con amigas. Abrazos, capuchinos, conversaciones, ponernos al día. Un taller que se suspende porque la coordinadora se enferma. Y por dicho motivo no viajé a La Plata en la fecha establecida.

Y siempre con la idea de “que es malo, que es bueno, quien sabe” me quedé en Pinamar por lo cual pude conocer y atender a una soprano cuyas condiciones me impactaron fuertemente.

Unidas en las voces, ella y yo, hicimos sonidos lemurianos. Y ahí entendí porque no se pudo hacer el taller pactado. Si se hubiera concretado este, no habría conocido a aquella mujer.

¡¡¡REGUAUUUUUUUUUUUUUUU!!!

Bueno, ahora sí, primero te cuento que el sábado 16 daré una charla informativa sobre el TALLER DE ÁNGELES EXPANDIENDO LA CONCIENCIA, que dictaré el domingo 17 de abril a las 15 horas, en calle 57 N* 530, planta baja, Dto. 3 ( entre 5 y 6) de La Plata.

Es la casa de Jazmín y en el taller contaré como los ángeles nos unieron a Jazmín y a mi, porque ELLOS tejen y tejen y tejen. Y nos juntan.

¿Cómo comunicarte? Manda un whatsapp al +54 9 221 531-5707 o manda email a tuparenthesis@gmail.com ó miryamdietrich@gmail.com

Y ahora pasemos a la CÉLULA DEL AMOR Y EL JOVEN CON SÍNDROME DE DOWN.

Había una vez…una familia entera (Papá, mamá, nena, nene) que hace muchoooss años atrás,  me vino a conocer a un taller de Ángeles que dicté en la ciudad de Necochea.  El nene tenía (y tiene) Síndrome de Down. La conexión entre ese pequeño y yo fue instantánea.

La madre durante la meditación no cerró los ojos por temor a que el niño molestara. Ello no sucedió, el niño se portó angelicalmente.

Cuando alguien después de este taller, le decía la palabra “Miryam”,  él levantaba sus brazos imitando las alas de un ángel.

Vinieron otros talleres, otros encuentros, un retiro en Villa Pehuenia (Patagonia argentina) compartido con esta familia.

Y siempre el niño dando muestras de una conexión y de ver lo que otros no veían, que dejaba a la gente con la boca abierta.

El último taller de Ángeles en Necochea, el 18 de marzo de este año 2016, la familia asistió.

Me sorprendí al ver a este niño convertido en un joven y con una libertad de expresión fuerte.

Las expresiones verbales, luego de escucharlas un rato, mi oído se acostumbró a ellas y las pude entender.

Cuando llegó la etapa de la meditación, todos estábamos con los ojos cerrados menos el  joven.

En los mensajes que recibí para los diferentes asistentes, estaba el de este joven al que le dijeron los ángeles que en el futuro iba a utilizar el dibujo para poder expresarse y ser entendido mejor.

En un momento expreso que había un arcángel de nombre AMAEL, que circulaba entre nosotros por el medio del sitio. (Estábamos en un salón rectangular,  todos con las espaldas apoyadas contra las paredes, por lo cual quedaba un pequeño espacio en el medio. Con ojos cerrados y piernas estiradas estaban escuchando mis palabras)

Luego nos relata este joven, cuando comenzamos las devoluciones de lo vivido, que cuando dije lo del arcángel, todos los asistentes -con ojos cerrados y sin que nadie diera una indicación- recogieron las piernas para que Aquel pasara entre nosotros.

Conmoción. Emoción. Algunas lágrimas furtivas porque todos se sintieron tocados por la magia de la confirmación de las presencias angelicales.

Pasaron los días y me escribe la mamá mandándome la foto que a continuación ves.

Me cuenta que Joaquin, sin que nadie le dijera nada ni lo incentivara para ello, había hecho un dibujo dándole a su mami la explicación del mismo.

El extraterrestre con las antenitas en la cabeza, es su amiguito.

El redondel es una célula de amor. Sí. Como lo lees: UNA CÉLULA DE AMOR.

Y el resto del dibujo es comida.

Foto de Joaquin Nosek
La célula del Amor, joven con Sindrome de Down , por Miryam Dietrich

¡¡¡Guauuuu y reguauuuuuu!!! Se me puso la piel de gallina. Me emocioné hasta las lágrimas.

Mientras desde nuestra racionalidad humana vivimos envueltos en las denuncias de corrupción, una hiperinflación que corta el aliento y las mejores emociones, mujeres desnudas donde ya nada queda por descubrir, enojos y recriminaciones desde los dos bandos políticos de este país (Argentina), en medio del caos de la violencia y de la inseguridad, de la marihuana y del narcotráfico, aparece este joven con su CÉLULA DEL AMOR.

Un profundo hormigueo me recorrió el pecho, por la zona del timo, por donde -como almas- entramos y salimos hacia y de los cuerpos  que habitamos  y sentí que esto había que darlo a conocer.

Le pedí permiso a la madre y ella consintió. Este joven se llama Joaquin Nosek y nació el 1 de junio de 2001. O sea que está rozando los quince años. Vive en un pueblito llamado La Dulce, cerquita de Necochea (Argentina).

Los ángeles existen, esos que vienen de otras dimensiones. Pero también existen los ángeles humanos. Joaco es uno de ellos.

Y tú… tú también eres un Ángel Humano.

 

Un comentario en “416 – Joven con Síndrome de Down, la Célula del Amor y el Taller de Ángeles en La Plata, por Miryam Dietrich”

  1. Si, a mi tambien se me pone la piel de gallina! yo que conozco a Joaquin desde aquel dia que contas de ese taller y compartimos tambien otros y el retiro de Capilla, lo quiero profundamente porque es carñoso y amable (de amar). Ahora me sorprendio muchisimo su crecimiento y me encanta ver lo hombrecito que esta. Me encanto verlo y escuchar lo que conto! Gracias por compartirlo Miryam. Gracias!!!!!!!!!!!!!!!!!1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *