El 2018, ELLOS y la creatividad,(502) por Miryam Dietrich

Mi nombre de fantasía es Miryam Dietrich, tengo 67 bellos y juveniles años o sea que me encuentro en la segunda juventud. Soy abogada de Leyes, Negociadora internacional recibida en Harvard (EEUU) y, en la actualidad, soy abogada de Almas y escritora. Ayudo a las personas a restablecer el puente entre la mente y el alma. (Abogar es hablar en nombre de quien no puede o no sabe. Las almas de todos los seres humanos son bellas y sabias, solo que el humano esto lo ha olvidado y cree que es su mente)

Adjunto una breve curricula

Soy nieta de alemanes, de gente de alto poder adquisitivo e hija de argentinos, de clase media baja, baja. Desde muy pequeña siempre supe que podía todo lo que quería  y tenía “información” que otras personas no tenían. Más con los años, el deseo de pertenecer a un grupo me hizo negar mis otros “sentidos”. Para recibirme de abogada de leyes, tuve que estar becada toda la carrera, lo cual me obligaba a aprobarlas materias. Y para mantenerme trabajé toda la carrera en una empresa privada de seguros. Me recibí de abogada de leyes, tuve dos hijos, fui muy exitosa. Tuve hasta un Mercedes Benz con el que iba hasta la verdulería. El Mercedes Benz indicaba mi status quo. El era yo y yo era él. Un día fui víctima de un cruento ataque delictivo, estuve muerta y…del cielo me “devolvieron”.

Eso significó un antes y un después. Volví hablando del amor, y aun con más fuerza de los ángeles (mis amados ELLOS) y desconcerté a todos los que me conocían. Comencé a dar Talleres, conferencias, atender consultas personales, muchos viajes, escribí un libro y mi conciencia se expandió. Y comencé a ser feliz muy lentamente, saliendo del drama y recordando que todos y yo somos angelitos humanos, haciendo una experiencia en este planeta llamado tierra.

Ahora escribiendo dos libros sobre ERKS y los ángeles solares y las razas que adoraron al sol. Que es hacia donde vamos: al objetivo conocimiento de la historia de la humanidad.

Creo en un SER SUPERIOR, de una inteligencia cósmica al que la humanidad le ha dado diferentes nombres. Para mi es el PADRE SOL. Y también creo firmemente en los ángeles de ayer, los Extra e intraterrestres de hoy.

Un buen balance de año transcurrido, es mirar con ternura nuestra propia historia humana.

El ser humano, le tiene miedo al cambio de año, porque lo que ha sido malo, le permite manejar los códigos porque es lo que entiende. Lo nuevo es desconocido, y, por instinto inconsciente teme a lo desconocido.

En lo personal, carece de importancia el cambio de año. Es un día más en nuestras vidas y por reflejo colectivo, los humanos festejan en forma automática.

Para dejar de arrastrar los errores y no repetirlos en este nuevo período de vida que llamamos año nuevo, es necesario re-aprender a hacer SILENCIO, luego OBSERVAR-NOS para luego DISCERNIR y recién entonces ACTUAR. Si se actúa en automático, los errores vendrán una y otra vez.

Para el 2018, sería muy interesante que los humanos recuerden que todos tenemos una chispita de Dios en nuestro interior y tendrían que dejar el DRAMA de todo lo que les sucede y empezar a elevar la mirada. El DRAMA integra un sistema de creencias obsoleto que solo genera infelicidad en las personas.

Cuando se rompa la armonía de cara al 2018, hay que respirar profundo y OBSERVAR-SE, hacer SILENCIO, DISCERNIR y luego recién decidir algo sea por acción o por omisión.

Los que ya no están son parte nuestra. Recordarlos sin dolor, sin drama, sin angustia, los ayuda a ellos a elevarse hacia otras dimensiones y reencarnaciones. También el homenajearlos con alguna oración, diciéndoles todo lo que no les dijimos en vida y en especial, que los hemos amado. Estos seres fallecidos, son espirituales y cuando el humano está en situación de peligro o de próxima muerte, ellos vienen y acompañan. Es posible homenajearlos con un pequeño altar en casa, con una foto, flores etc siempre y cuando no sea para arrojarnos con drama al pozo del dolor por la ausencia física. No creo en la tumbas, ya que ahí no hay nada.

Un balance honesto es mirar-se uno mismo. Y eso implica recordar el SENTIR. Para plantearse objetivos para el 2018, hay que ser concretos, estudiar el rango de posibilidades que tenemos desde nuestra vida cotidiana y confiar en nuestros propios poderes. Dejar de pensar tanto, creyendo que sabemos cómo deben ser las cosas y confiar plenamente en nuestro instinto álmico.

La Gran crisis que atraviesa ARGENTINA, está directamente relacionada con la caída de estructuras que darán nacimiento a otras nuevas y mejores. Solo que demasiadas personas están agarradas con desesperación a las viejas estructuras que se basan en un falso sistema de creencias. Este 2018 es el año de la Creatividad, de hacer algo distinto con la vida de cada uno.

El Tip para enfocarse es SENTIR. Y no confundir el SENTIR con el pensamiento. Otro TIP es entender que el ser humano puede vivir feliz, solo que el MONO LOCO, se lo impide.

Y un ultimo tip sería, si quieres ser feliz, trabaja sobre mismo. Y une tu mente con tu alma.

Si haces más de lo mismo, obtendrás más de lo mismo.

Y la única clave para no fracasar que conozco es ser honesto… con uno mismo.

Si vives en el corre-corre de estas épocas, respira profundo, haz silencio en tu mente cuando estás en el subte, o en el tren o en la locura del tránsito. Eleva tu pensamiento hacia ELLOS, para la mente por unos instantes, agradece todo lo que tienes, y así, seguro recibirás señales que te ayudarán en tu diario vivir.

Buen comienzo de nueva vida. Te saludo desde Samana Wasi, Urubamba, Valle Sagrado de los Inkas, Perú.

Miryam Dietrich

2 opiniones en “El 2018, ELLOS y la creatividad,(502) por Miryam Dietrich”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *