El campito de Las Mercedes y ERKS (557) por Miryam Dietrich

Buenas tardes angelito humano. Domingo. La tarde se está llevando puesto el día. Un campito: el de Las Mercedes. Una gruta y el goteo del agua sobre la fuente. Un sol escurridizo detrás de una neblina o polvo en suspensión.
Ráfagas viajeras que de a ratos tapa el “plim, plim” del goteo.

Gruta con cascada en el Campito de Las Mercedes, Quebrada de Luna, Cordoba, Argentina,por Miryam Dietrich

Algunos sonidos típicos de este espacio sagrado.
Pasto seco de invierno. El Pajarillo, cual rey inmutable, se yergue frente a mis ojos con sus verdes de terciopelos.
El Quebracho Blanco, con su historia de muchos años, me cuenta que está desorientado y de sus ramas ya hay brotes de primavera.
Confunde el clima con este día de humedad y temperaturas desarmónicas.
Estoy en mi tiempo de Nadas. Cierro mis ojos indolente a las obligaciones pendientes.
Y desfilan los rostros de tantos ángeles humanos que aquí han trabajado.
Con mi mirada hacia adentro, “veo” el campito terminadon y a nucha gente recibiendo.
Sonidos de insectos, sssss sssss ssss, que todo lo abarcan y que generan un música suavecita, típica del lugar.
Una caña rebelde desafina con su movida sobre el contrapiso.grsh grsh. Ella se hace oir.
El viento celoso de que no lo nombro, levanta un vuelo imperioso haciendo que ondeen con fuerza las tres banderas .
Plaf plaf plaf.
Y el viento Shhh Shhh shhh.
Se ha formado una orquesta sinfónica de Paz y Naturaleza en el campito de Las Mercedes.
Se que la Matrix anda escarnecida en querernos quitar lo mejor de la vida.
Pero ella aquí arriba, carece de la autorización necesaria porque solo podemos acceder los que queremos vivir en paz.
Plif plif plaf juegan las gotas en la fuente.
Acá tengo de todo menos paredes y sin embargo, nada falta ni nada faltará.
Bellas las tres banderas, más hoy siento que la bella es la de la Balanza de la Justicia Divina, para traer un poco de Equidad al caos humano que ya manifestado se encuentra.
Una brisa vuela mis papeles. Hablo con ELLOS y espero respuesta.
Hay silencio en la Quebrada.
Hay silencio en mi mente.
Hay silencio en mi alma.
Y los Seres de Erks se manifiestan en el silencio de lss Nadas.
¡Ah! ¡Este campito de historias, milagros y magias!
¿Te he contado que desde mi faz humana, luego de aquel cruento ataque que recibí en el 2004, me ha quedado eterno hambre de abrazos?
Vuelvo a mi silencio.
Hasta cualquier momento, en paz con mi alma

4 opiniones en “El campito de Las Mercedes y ERKS (557) por Miryam Dietrich”

  1. maravilloso mí alma en emergencia se refugió en tu relato y me cubrió cual manto mágico de infinita paz,a la distancia te abrazo con toda mí ternura agradeciéndote todo lo que nos brindas.El campito,la gruta ,las banderas sin dudas,albergará a muchos en busca de momentos amorosos que solo vos podes ofrecernos.GRACIAS

  2. El ssss… El grsh, grsh.. El plif… El plaf… La orquesta de sonidos y sus manifestaciones idiomaticas me permitieron compartir… casi.. casi.. Tu compañía… por un momento ese domingo.. La tarde atrevida nos abrazo a las dos en un ritual de hermosa amistad.. GRACIAS!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *