El corre-corre y los ángeles (498), por Miryam Dietrich

2017-12-01 El corre-corre y los ángeles

¡¡¡Buen día angelito humano!!! He tenido muchos días donde he podido navegar en las aguas de la amistad. Y eso ha sido maravilloso.
Me he transformado en una observadora, y ello, apareja grandes cambios.
Por ejemplo, puedo expresar con conocimiento de causa que, “el corre corre” que caracteriza a la sociedad moderna, genera una gran despilfarro de energía, ausencia de profundidad en todas las áreas de la vida, confusión, malos entendidos, ineficacia, compromisos a destajo, todo ello entre otras situaciones que en nada colaboran para una expansión de conciencia y/o para ser mejores personas y/o para contribuir a cumplir la Misión de Vida.

Siempre he admirado a los Toltecas y sus principios que son Cuatro, pero hay dos que me parecen especiales: No Supongas y Honra tu palabra.

A veces leo artículos en los medios periodísticos que están tan mal escritos, que no puedo entender que quieren decir. Otras veces me doy cuenta que la gente lee entendiendo algo distinto de lo que está escrito.

Me entristece el alma ver personas bellas y con magia, a las que el “corre corre” las destiñe y le quita los colores que veo que tienen sus almas.
Y el “corre corre” genera ausencia de compromiso.
Así comienzan las desaveniencias.

Y en medio de mi situación de Observadora, leo sobre los 44 noticias que por tanto buscar datos, aparecen como descarnadas, los mapuches que ¿reclaman? incitando a una violencia que me recuerda a los años 70, el G20, suicidio de una participante de Gran Hermano (¿programa para humanos o humanoides?), aumento de las naftas y gasoil, escándalo en lo de Tinelli ( ¿Cuando no lo hubo?), un Congreso alelado como si fuera un gran teatro con una obra despiezada con un un pésimo libretista con un guión desalmado, todo ello mezclado con un clima de lluvias destempladas con granizo a rolete.
ELLOS me habían anunciado hace tiempo que se caerían las caretas, pero ya son tantas las caretas que se desprenden (muchas de ellas ya a media asta a punto de caer) y que algunos andan buscando desesperados para volvérselas a poner, que se termina sintiendo una rara emoción, esperando el final para ver cuantos quedan . Como la canción de la farolera: “pasará pasará pero el último quedará”. ¿Cuantos quedarán?
¡¡¡Puffff!!!! a no suponer.

Ya me encuentro en casa, en la zona rural de Capilla del Monte.

Y en mi campito, hace dos días atrás, sentí que ELLOS me tiraban tubos de oxígeno espiritual con muchas gotas de amor, para reconectarme a la verdadera realidad, esta realidad auténtica, donde existen los “tiempos de nada” y donde el “corre corre” carece de sentido.

Y mi conciencia se expandió y se expandió. Y volví a la realidad irreal donde la falsa ilusión toca demasiadas puertas, haciendo que los humanos olviden que son almas eternas en evolución.

Un abrazo angelado, con un gran cariño para ti angelito humano. Recuerda: todo muta, todo cambia y esto es una gran ilusión donde el humano va y vuelve como si aún no hubiera aprendido la lección: ser plenas almas recorriendo el camino de la ¿evolución?
Chuick, smack ( léase besos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *