418 – El Mono Loco y los ángeles, por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: hoy envuelve mi garganta una bufanda de Silencio. Y mi cuerpo todo tiene una manta de magia, que me conecta con lo mejor de mi esencia.

Foto para Facebook
El Mono Loco y Miryam Dietrich

El Mono Loco está en mi mano, porque lo he calmado. Ya le dí la “banana” muy temprano.
Miro el Uritorco desde mi ventana de escritora que indaga el alma de los misterios aún no explicados.
El Sol que andaba renuente, hoy me cubrió de dorados.
Y mis dedos parecen volar sobre el teclado.
Quisiera estar en un mundo donde solo tuviera que escribir, para contarte de la Magia de ELLOS, mis amigos alados.
Siento que estoy haciendo mi trabajo, a veces con pausas y descansos y a veces con mucho movimiento a mi lado.
Sea lo que sea que es este Mundo ¿holográfico? me acomodo en él, mientras siento que pronto caerá el telón de arriba a abajo.
Gracias les doy a mis amigas y amigos ángeles humanos que tan espontánea y desinteresadamente ayudan a que el mensaje sea dado.
Gracias Silvia Gallicchio, Carlos Jose Gallicchio, Stella Maris Manzo, María Estela Zumárraga, Marita Ventuala, Caro De Andrea, Denise Canton, Daniel Axul.
Y mientras agradezco, aparece una suave brisa del oeste, generando un colchón de hojas de verdes, dorados, anaranjados y colorados.
Gracias a ti que me lees y colaboras para que el AMOR no sea un sueño olvidado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *