Erks y Ongamira en unión divina (551) por Miryam Dietrich

2019-03-11 Erks y Ongamira en unión divina
Buen día angelito humano: Hay historias que merecen ser contadas.
Y esta es una de ellas.
Érase ayer domingo un día de grises tenues con verdes apagados. Un tirón del alma, nada racional pero muy conciente, me llevó hacia otros pagos.
Y así iba en ese camino de una sola huella, en la zona de Ongamira, cuando crucé a una mujer a caballo Vestida de guacho, la que me gritó “Chau Miryam”. Giro mi cabeza y veo un cabello colorado como bandera flameando. Era la “Colo” de Dos Lunas, seguida de turistas a caballo, imitando a los paisanos.
Llego al Museo Deodoro Roca. H Feliciano Supaga sale a mi encuentro. Nos fundimos en un abrazo.
Pasamos a su espacio, donde el fuego de la leña está remoloneando. Almuerzo compartido. Y, por un rato, música clásica de fondo. De golpe, la leña se enciende y comienza a crepitar. Sonidos por mi muy amados. Afuera gotea insistente una suave llovizna que mezcla los grises con los verdes formando un bellísimo cuadro.
Ojeo el libro Ongamira Desatada de Julio Cesar Federico y Rush del Xanaes y sus letras me dejan atrapada. Lo compro. Almuerzo compartido con historias propias y ajenas, de las venas doradas de esta tierra muy amada.
Me despido y salgo nuevamente a ese camino de una sola huella.
Cruzo ya en la ruta 17, a algunos turistas que obtusos bajo la garúa, caminan por las Cuevas de Ongamira, adentrándose en las historias reales, y algunas, imaginadas.
Vuelvo a doblar. Cruzo el otrora río y ahora simple curso de agua hasta la próxima crecida.
Ingreso al camino de una sola huella y en el silencio del espacio, me detiene un tranquera, de un blanco desvaído y con marca en el piso hacia un solo lado.
Me emponcho y bajo para abrirla, saboreando la garúa que me está salpicando.
Mientras reinicio la marcha, veo al padrillo anaranjado y a la yegua a su lado, parados casi pegados a la casita que allí se encuentra, donde ellos y esta, parecen de sueños extraídos y ahí plantados.
Una curva más, una trepada y Vilma Maza que sale y me abraza.
Estoy en la Estancia Agua Dulce. Entro a su casa y el olor a leña me invade generándome casi una nostalgia, de bellos tiempos idos y por mi muy sentidos.
Nos reconocemos como hermanas de una misma raza, de esas mujeres que sostienen sus familias, sus historias y mantienen las brasas encendidas sin importar lo que afuera pasa.
Tito, perro desobedientemente querible, olfatea a la gata y a su cría de color naranja.
Un café recién hecho inunda con su aroma esa cocina, donde siempre se cuentan historias del Don y de la Doña. Así como se decía antes y que debería volver a decirse ahora.
KalKatin viene al encuentro junto a la ERKS milenaria.
Vilma Maza y sus dalias me llevan a la estancia de mis abuelos en los pagos de Arroyo Corto cerca de Espartillar (Provincia de Buenos Aires – Argentina) y así el pasado viene al presente regado de bellos recuerdos en una tarde de domingo, en una tarde de grises perdidos, donde la realidad la tejemos nosotras en la calidez de este nido.
Me despido sin ganas, pensando en el próximo Retiro donde alojaremos a la gente en este… ¿espacio perdido?
Ongamira Despierta defendiendo sus venas doradas. Ongamira desatada. Charalketa con sus historias, a mi, ya muy pegadas.
ERKS cohesionada entre comechingones e historias del alba.
Hoy la 3D carece de importancia. KALKATIN y los suyos me “abrazan” y eso genera muchísima paz en mi alma.
Tiempo de NADA y de TODO donde me fundo entre aromas, garuas y un Tito que me sigue obligándome a parar para devolverlo a la estancia.
Pisando la tierra, elevo mi alma.
Ongamira: recibe a mis hermanos que pronto aquí estarán para fundirse por unos días en tus doradas venas, para que cuando vuelvan a sus tierras, puedan contar historias que merecen ser contadas.

Estancia Agua Dulce, Ongamira, por Miryam Dietrich
Un mirada hacia el Colchiqui o Charalketa, Ongamira por Miryam Dietrich
Busto de Don Deodoro Roca, Estancia Agua Dulce, Ongamira, por Miryam Dietrich

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *