RESUMEN DEL RETIRO DE SEMANA SANTA 2010 EN VILLA PEHUENIA – CAPITULO 3 DE 4

Y llegó el sábado y se nos unió más gente. Jajaja! Estas personas  venían a sentarse todos formalitos para meditar pero no sabían que ELLOS siempre disponen lo que quieren y prescinden de nuestros “organigramas”. Así que, de una forma insólita porque todo se dio en un ratito, fuimos al barquito de Alejandro en el lago Aluminé.

Grupo de Rueca de Almas en Lago Aluminé – 3 de abril de 2010

Foto del 2 de abril de 2010 en el Lago Aluminé – Villa Pehuenia – Provincia Neuquén. Grupo de Rueca de almas

Ahí Claudio., Griselda y todos con equipos de mate, comida, fruta, mantas etc etc etc embarcamos rumbo hacia una isla en el centro del lago.

Agua transparente, viento silbante en nuestros oídos, un sol radiante y la naturaleza mostrándonos su mejor cara. Así llegamos a la isla donde fuimos los únicos habitantes.

Nos sentamos en una playa protegidos de los vientos. Almorzamos bastante frugalmente. Terminó el jolgorio típico de cuando muchas personas están juntas y  comenzó otra canalización.

Terminé la canalización y todos quedamos en silencio. Silencio interno. Silencio externo. Sólo roto por alguna que otra ave y el ruido suavecito suavecito del leve oleaje del lago contra la arena.

En una parte de la canalización, aparecieron dos vidas pasadas de dos de los presentes donde uno había asesinado al otro basados en el odio de aquellas lejanas vidas, odio que se basaba en la diferencia de razas. Y los Ángeles mandaron una tarea para estas dos personas que debían luego compartirlo con el grupo, siempre y cuando ellos sintieran internamente la veracidad de lo que recibían.

Ambos dijeron que SI a todo sin dudarlo.

También estas dos personas (un hombre y una mujer) representaban a los integrantes del grupo donde – a través de diferentes vidas pasadas- todos habíamos sido víctimas y victimarios.

La tarea  simbólica que nuestros “representantes” aceptaron hacer,  ayudaba a todo el grupo para que sanáramos diferencias mantenidas a través de los siglos por divisiones de raza, color, religión etc..

Pero lo insólito fue que una de estas personas- el hombre- en una vida pasada había sido marino fenicio. En esa vida poseía un barco en el que llevaba a comerciantes y sus productos de una tierra a otra. Este hombre en esa vida de fenicio, era muy feliz surcando con su barco los mares. Y yo “veía” una imagen con este hombre sentado en la popa de su barcaza siendo feliz, en soledad y libre.

Presta atención a lo que sigue.

Subí una elevación rocosa (dentro de la misma isla y luego de la canalización) hasta su punta más alta.

Ví un águila sobrevolando el lago.

Y ahí mi corazón se transformó en águila. Yo volaba en estos cielos junto a ese águila que estaba frente a mí.

Agradecí y agradecí una y otra vez tanta maravilla, por los seres humanos ángeles que estaban abajo conformando un grupo increíble, por los que no habían podido venir. Agradecí tantas lecciones aprendidas y como me llevaron a fluir organizando ELLOS este viaje para el grupo y para mí cosas fuera de mi organigrama humano.

Mi alma se elevaba hasta octavas musicales inexistentes en la tierra.

Tanta emoción había afectado seriamente a mis cuerdas vocales y mi voz salía escasa y ronca.

Y ahí vino Silvia (que es soprano). Y sentadas las dos en ese sitio bien alto, ella homenajeó el momento cantando el AVE MARIA de Schubert.

Retiro Semana Sanata 2010 Lago ALuminé – Silvia cantando el AVE MARIA de SCHUBERT y Miryam Dietrich escuchando

Foto de Silvia cantando el AVE MARIA en una punta rocosa del Lago Aluminé y Miryam escuchando

Yo canté en silencio con mi alma y todo mi cuerpo, porque a esta altura casi no tenía voz.

Luego me contaron que abajo se escuchaba y que todo se tiñó de armonía.

Llegó el momento de volver a las cabañas. Y ahí estaba Alejandro el barquero (que luego se integró al grupo y fue uno más de nosotros en la meditación, en el Batea y en el cierre) con su barco y un gomón porque en esa isla no hay atracadero.

Entonces pasábamos de la playa al gomón, del gomón al barco.

Aún no sé bien que sucedió, pero había quedado uno del grupo en tierra para ayudar a salir al barco empujándolo.

El fenicio sosteniendo el Barco en el Lago Aluminé el 2 de abril de 2010 – Grupo de Rueca de Almas

Sea por el viento o por el agua o por ELLOS, la cuestión era que este hombre no puede subir al barco porque ya nos habíamos alejado de tierra firme.

Y así las cosas, Alejandro le grita al hombre que se subiera al gomón. El hombre así lo hace y ahí se queda.

Y como un niño feliz se despatarra en el asiento del gomón con su cara al sol y una sonrisa de felicidad plena inolvidable.

Esta hombre era …. aquel que en la canalización en la isla había visto en una de sus vidas anteriores como un fenicio manejando su barco en plena libertad.

Ahí se acabó el silencio. Todos vieron enseguida la relación, algunos sacaban fotos a este hombre, otros le gritaban FENICIO, y otros como yo, agradecíamos a los Ángeles que le habían hecho tamaña demostración física concreta del mensaje recibido y de la autenticidad de su vida pasada como fenicio.

¡CUANTA MAGIA HABIA EN EL AIRE!

Personalmente sentí que en ese momento el grupo se amalgamó.

Ni una queja, ni un enojo, cero críticas. ¿Puedes creerlo en un grupo de 20 humanos? Ja!  Ni yo lo podía creer. Ah!!! ¡Tienes razón! Se quejaron del café que era aguado. Jajaja! Si no, no hubieran sido humanos. Pero ni siquiera esta queja fue crítica sino que lo decían en broma y con bromas.

Bueno, en serio, todos al irse el domingo comentaron esto: ¡QUE MARAVILLA ESTE GRUPO! En realidad todos éramos familia espiritual que RUECA DE ALMAS nos había permitido reencontrar para luego, cada uno, volver a su lugar y seguir viviendo como humanos.

Fin del capítulo 3 de 4

Miryam Dietrich

1 opinión en “RESUMEN DEL RETIRO DE SEMANA SANTA 2010 EN VILLA PEHUENIA – CAPITULO 3 DE 4”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *