Vivencias con Ángeles 14 y 17 de agosto en Necochea

14 de agosto de 2009 –  viernes –  20 horas  -Vivencias con  Ángeles – Calle 65 N* 805 esquina 22 –  Necochea – Coordina: Marita Ventuala – TE: 02262-15-578539-ó 02262-421340 –

Regresiones y Canalizaciones: Coordina Estela. Teléfono: 02262-424669 ó 02262-15-551349 – Necochea

 Lunes 17 de agosto: Encuentros con Ángeles- 18 horas  -Vivencias con  Ángeles – Calle 65 N* 805 esquina 22 –  Necochea – Coordina: Marita Ventuala – TE: 02262-15-578539-ó 02262-421340 –

 

hada-en-azulEl el portal Angélico Conciente Vivencial, te ayudaré a abrir las puertas de roble de tu corazón para desplegar tus alas en forma conciente, y así, en libertad, podrás reconocer internamente la conexión con tus Ángeles.

Tu memoria angelical quedará activada y escucharemos lo que tengas para decirnos cuando recuerdes… el Ser Maravilloso que eres.

Llévate un aletear de plumas en tus oídos para cuando la angustia encadene tus alas de libertad.

Los milagros existen.
Te ayudaré a que aprendas a hacerlos realidad.
Anímate….!
Y ven a aprender a volar.

Duración estimada: 2 horas
Ropa cómoda – almohadón o estera

Myriam Dietrich
www.ruecadealmas.com
info@ruecadealmas.com
©
Copyright 16283

2009-06-12 Despertar, por Julio Pagano

Al mes, regresé a Necochea. Esta vez se sumó al viaje mi hermana Celina y sus dos pequeños hijos. A diferencia del viaje anterior, en esta oportunidad decidí que llevaría el proyecto “Despertar”. Uno nunca sabe dónde y cómo pueden presentarse las oportunidades.

 

Los hechos se sucedieron con suma celeridad. Paramos en un hotel céntrico, con cuyos propietarios tenemos un fuerte vínculo afectivo, potenciado por dieciocho años seguidos de veranear en la misma ciudad.

 

Al segundo día de estadía, a través de una charla que mantuve con ellos, me sugirieron que conociera a su maestro de yoga y le mostrara en qué estaba trabajando. Fui a verlo junto con mi hermana, mientras que mi esposa se quedó cuidando a los cuatro chicos en el hotel.

 

Una vez reunidos, el profesor de yoga no dudó en decir que teníamos que conocer a una mujer que canalizaba. La llamó por teléfono y le pidió que viniera lo más rápido posible.

 

El enigmático mundo de las canalizaciones

 

Lo que desconocía, junto con mi hermana, era que la persona que estaba por llegar nos iba a poner en contacto con otro tipo de realidad. Estábamos a punto de ingresar al enigmático mundo de las canalizaciones. Un mundo en donde los chantas, los lunáticos y los que se autoproclaman mecías, se mimetizan con quienes, verdaderamente, son canales de luz y se ofrecen para que una dimensión desconocida tome contacto con la realidad ordinaria.

 

Sin saberlo, el proyecto me estaba abriendo una puerta que me conducía hacia lo paranormal.

 

Minutos más tarde, una mujer alta, robusta y de profundos ojos celeste estaba conversando con nosotros. Mientras acariciaba un rosario, que sostenía entre sus manos, comenzó a canalizar: “me están diciendo que tienen que subir al cerro El Pajarillo, en Capilla del Monte (Córdoba), a las cinco de la mañana en ayunas. Vos (me dijo a mí), vas a sentir que regresas a casa”.

 

También nos informó que primero debíamos ir a Villa Giardino (Córdoba) y hablar con la guardiana de la antigua iglesia jesuita, de donde fue robada la estatua de la Virgen de Nuestra Señora de la Merced. Teníamos que comunicarle que “la imagen sería encontrada” y que “la tenían escondida muy cerca de allí, entre los cerros”.

 

Luego, dirigiéndose a mi  hermana le dijo que hablara con el chico que frecuentemente estaba en esa iglesia, porque él tenía un mensaje para darle.

 

No salía de mi asombro, mientras la escuchaba atentamente. Nunca había sentido la palabra canalizar. Era la primera vez que estaba frente a alguien que decía estar comunicándose con seres que estaban fuera de la dimensión física.

 

Desde mi limitada perspectiva, la mujer era algo así como una radio. Podía conectar con frecuencias vibracionales y traducir lo que le comunicaban con suma convicción.

 

Tras una breve pausa, en donde miró hacia arriba como quien trata de vivenciar un recuerdo, me explicó que ni bien el maestro de yoga la llamó por teléfono para que se reuniese con nosotros, sintió que la piel se le erizaba porque se encontraría con un hermano.

 

Mirándome a los ojos me explicó: “nuestro vínculo se remonta a una vida anterior. Fuiste un monje benedictino, de apariencia totalmente distinta a la actual. Me cuidaste hasta el día de mi muerte. Los dos llevamos una profunda vida religiosa. Vos cumpliste muy bien con  tu misión. Comprá un rosario de madera. A medida que reces y lo toques, comenzarás a rememorar parte de esa vida religiosa”.

 

Sus palabras, aunque increíbles, me hicieron recordar el momento exacto de mi adolescencia en que le planteé a mi padre que quería ser misionero. Hay quienes sostienen que uno tiende a querer hacer aquello con lo que se identificó en otras vidas.

 

Otra de sus frases, me sacudió aún más: “ustedes dos fueron marido y mujer en otra vida”. Eso era algo que no estaba preparado para escuchar. Me pareció chocante. Si bien había leído sobre la posibilidad de que evolucionemos en grupos álmicos, desempeñando diferentes tipos de roles y vínculos, una cosa era leerlo y otra muy diferente era que alguien, que decía estar comunicándose con otra dimensión, asevere que había estado casado con mi hermana.

 

Luego de transmitir los mensajes, la mujer nos explicó cómo se había producido su despertar a ese tipo de realidad, que incluía visiones sobre hechos futuros y pasados, contactos con hadas y gnomos, la Virgen María, los ángeles, seres fallecidos y entidades de otros planetas y dimensiones.

 

Todo parecía como sacado de una película de Spielberg. Sin embargo, que nos contara que hasta hacía unos pocos años había llevado una vida muy diferente, desempeñándose como una reconocida abogada, a la que principalmente le importaba el status, el dinero, el poder y su imagen personal, tornó el relato un tanto más creíble.

 

También hizo disminuir mi incredulidad saber que ella era tan o más racional que yo, pero que tuvo que abrirse a esa nueva realidad a fuerza de sacudones que la llevaron a pedir apoyo a una psicóloga transpersonal, para evitar enloquecer.

 

“Entrar al juzgado y ver que tal o cual persona se iba a morir, me trastornaba. También me descomponía tener visiones catastróficas que luego veía reflejadas en las páginas de los diarios o por la televisión. Y me asustaba que se me aparecieran personas fallecidas”.

 

Así, a medida que la mujer desnudó sus temores, pude ver que estar en sus zapatos no era tarea sencilla. Como tampoco era tarea nada fácil acallar mi mente prejuiciosa, que seguía sin entender por qué estaba escuchando aquellos insólitos relatos, cuando en realidad lo que buscaba era que alguien me orientara sobre el proyecto.

 

Como el reloj marcaba cerca de las dos de la tarde y nos estaban esperando para almorzar, nos despedimos y retornamos al hotel.

 

Una vez en la calle, nos reímos mientras caminábamos. Al tiempo que no salíamos del estupor por lo experimentado, en tan sólo un par de horas. Tampoco sabíamos cómo íbamos a explicarle a Claudia lo acontecido en la reunión.

 

Por mi parte, lo único que tenía en claro era que por ningún motivo le diría a mi esposa que, supuestamente, había estado “casado con mi hermana”. Era algo que no terminaba de digerir.

Extracto del libro Despertar por Julio Andrés Pagano

http://www.proyecto-despertar.com.ar/busqueda.doc

Talleres de Angeles: esquema común a todos

El taller comienza con mi historia donde explico que soy estrictamente pragmática y que, cuando hablo desde mi personalidad (esto es que no estoy canalizando), lo hago en base a mi experiencia.

Luego les indico a los presentes que cierren los ojos, los relajo un poquito a todos y comienzo a descubrir y describir lo que veo y vá sucediendo.

A veces hay mensajes personales para cada una de las personas presentes, otras veces solo para algunos, otras veces también hay mensajes colectivos, y nunca se repite un taller con otro, y siempre pero siempre son diferentes.

Y eso creo que es lo más lindo que tienen.

Y cuando se termina, la gente no desea irse. Si la energía grupal lo permite, realizo cantos lemurianos. Y me ha pasado que algunas personas se han reconocido en los sonidos, con lo cual se redescribieron como lemurianos encarnados.

Normalmente alguien acerca alguna imagen de Maria (pudiéndose agregarse además imágenes de Buda, Kwan Yin, o lo que sea sagrado para los participantes), que ponemos sobre algún hermoso mantel o mantilla, le ponemos flores, algunas velas, y la gente puede poner en ese lugar todo lo que desee energizar y se lo lleva cuando el taller ha terminado.

 Lo más hermoso de estos talleres, es que las personas reconocen la veracidad de los mensajes que reciben porque les despiertan muchísimas emociones físicas y síquicas y siempre pero siempre enriquecen el espíritu de todos los que estamos ahí.

 La mejor forma de pasarlo muy bien es venir sin expectativas.

Mirta mno7

Mis antecedentes, por Miryam Dietrich

 

Mi nombre es Miryam Dietrich (Mir7), soy Equilibradora Ambiental, Negociadora Internacional (me recibí en Harvard); Teacher de EMF Balancing  Fases I a iV (Peggy Phoenix Dubro del equipo de Lee Carroll),  efectúo cantos Lemurianos, (reconocido esto como existente en mi persona por Todd Ovokaitys de EEUU, también del equipo de Lee Carroll, Kryon – Evento en Buenos Aires de febrero de 2008) tengo dos niveles de reiki, he asistido a talleres de Foster Perry (Chamán norteamericano)  y de Graciela Iriondo (Talleres de Ángeles con cartas angelicales).

 

 

2008-02-17-evento-de-Todd-Ovokaities
17-2-2008- Buenos Aires - Evento de Todd Ovokaities - Leslie Pascoe, Miryam Dietrich y amigos

 

(En la foto, se aprecia a Leslie Pascoe, traductor en el evento de Todd, y un grupo de amigos Dorita de Paraguay, Gustavo de Capital Federal y de espaldas Estela de Necochea. Esto fué el 17 de febrero de 2008 en Buenos Aires)

Y he tenido como maestros, entre otros, a CREDO MUTWA ZULU (africano) y a GLADYS REYES MICLIN (cubana).

En definitiva, SOY LO QUE SOY.

Todo esto que hace a la 3ra dimensión y que todavía es necesario conocer

 Bueno, en realidad no he encontrado aún el rótulo para lo que soy. Nací clarividente, clariaudiente, telepática y algunas otras cosas más, como capacidad para leer las vidas pasadas de las personas (como si tuviera un decodificador en mi cabeza), soy canalizadora y el resto es para que lo descubra quién asista a los talleres y charlas que doy. Después de haber sido muchísimos años muy dramática, he dejado aflorar  mi sentido del humor y para mí realmente la vida es un hermoso juego y es hermoso jugar a vivir.

 Durante años oculté lo que era porque tenía pánico que desde la Nasa EEUU me vinieran a buscar y me encerraran en una pieza para analizar mi cerebro.

Antes me asustaba mucho lo que era, aunque nunca supe bien que era.  Y me inhibía profundamente el comentario de la gente, en mi sistema de creencias estaba esto de que una abogada no podía andar en estos temas.

Ello fué así, hasta que un día, desde arriba, en la iglesia de la Virgen de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba, Cuba, recibí un mensaje en mi cabeza que decía: “TU DEBES USAR TU INTELIGENCIA PARA AYUDAR A LOS DEMAS”. 

Ahi comenzó una gran crisis personal, que me llevó a donde estoy. 

Siempre empiezo mis talleres contando esta experiencia para animar a otros a que se larguen a ser sinceros consigo mismos.

Lo que sucede en los talleres colectivos y en las reuniones individuales, no es mi mérito ni mi magia, es la magia y el mérito de lo que cada persona lleva dentro y que no saben reconocer.

Los talleres, canalizaciones y regresiones ayudan a que cada uno pueda bucear en sí mismo y vea cuantas cosas maravillosas tiene en su interior, que hacen a la sabiduría del espíritu y que las personalidades individuales, se niegan una y otra vez a reconocer.

Bienvenidos a mi sitio, que en realidad no es mío, sino de ustedes y de ELLOS, nuestros Guias y Maestros, Angeles y Arcangeles, Seres de Luz, que me ayudan todos los días a estar un poco más despierta.

Con amor en María Nuestra Madre Universal

 

Miryam Dietrich

PD: me había olvidado de ellos, las hadas, los duendes, los gnomos y gnominas, los elfos, las sirenas, las ondinas, todos estos maravillosos seres denominados Elementales que conspiran permanentemente para que la Madre Naturaleza nos ayude a recordar quienes somos y el respeto que le debemos.

Vivencias de Necochea y Gonzalez Chavez en enero 2009, por Miryam Dietrich

QUE MES ESTE ENERO QUE PASO!!!! Movidito movidito. Bueno paso a contarles que estuve en Necochea otra ciudad balnearia de Argentina que queda cerca de Mar del Plata.

Fui a descansar unos días, más gente amiga y muchos conocidos, me insistieron para que diera un taller de ANGELES.

El primer taller fue un viernes y asistieron once personas, me plantearon de realizar un nuevo taller para el domingo inmediato siguiente y concurrieron 27 PERSONAS!!!!.

Luego de ello, me llamaron de un sitio del campo cerca de Gonzalez Chavez y dí un taller a 40 km del pueblo. El primer día vinieron 9 personas (que hicieron un total de 80 km para poder asistir), al día siguiente pidieron que hiciera otro y vinieron otras 7 personas.

Y volví a Necochea, asistí a una joven con cáncer le hablé de la muerte, le conté que ya estuve muerta dos veces y que me “devolvieron”, la hice reir aunque estaba entubada y me retiré con la sensación del servicio cumplido en honor a la vida. (A los pocos días esta persona falleció, habiendo dejado una carta escrita para su hijita de 6 años, carta que se originó en aquel encuentro que habíamos tenido).

Yo me quedé en paz, por este maravilloso contacto con la inmortalidad del SER.

Ese mismo día, cuando llegué a la casa de mi amiga, esta me contó que algunas personas habían llamado y que reclamaban otro taller. Lo dicté el domingo inmediato y éramos 30 PERSONAS. No entraba ni un alfiler dentro del salón y algunas tuvieron que quedarse sentadas en posición de loto porque no había espacio ni para que estiraran las piernas.

400_1195518457_angel1

En el medio de esto dí sesiones privadas de canalizaciones y regresiones y fué ES PEC TA CU LAR. Ni yo podía creer la maravilla de todo lo que sucedía.

Y así concluí una vez más, una experiencia maravillosa con los seres de Luz, acompañada por los seres de la tierra.

Mir mno7