411 – El Angel de la Realidad, por Miryam Dietrich

Buenas tardes angelito humano: Sorpresas. Milagros. En horas nocturnas, un bichito de luz, sobrevolando sobre mi computadora. Películas. Unas gotas de lluvias grandes como melones que me llevan corriendo a guarecer mi camioneta, me mojan. Ingreso a mi casa. Cesa la lluvia. Y yo empapada y a las carcajadas.
Chistes cósmicos a los que ELLOS son muy propensos. Viviendo entre la realidad y la ficción. ¿Multidimensión? Calor. Humedad. Criogénesis. Nubes que pasan por mi cielo, presurosas, hacia otros mundos. Ternura. Un hijo muy lejos y un hijo cerca.
Atendiendo a personas por Skype.
Señales de los ángeles. Limites que no se respetan. Humanos que creen ser ¿libres?, reclamando por los que están presos. Y entre los presos no se cuentan todos los que deberían estar apresados.
Mentiras y más mentiras que de tanto mentir casi se cree que son verdades. Facebook informando en forma constante para desinformarte.
El Papa derrapando cada vez más seguido en un lenguaje inquietante que desconcierta hasta a sus más militantes.
Impuesto a las ¿Ganan-cias? ¿acaso se ganan?
Maestros ¿espirituales? peleando lo que ni siquiera debería ser nombrado.
Figuras ¿Hot? y asesinatos. El Futbol ocupando ya casi más de la mitad de los diarios.
Desfile de modas, personas en pasarelas, detalles que ya a nadie le interesan como que no sea a aquellos que se muestran.
Eventos de Gala a bene-ficio (algo asi como ¿Va bene que es ficción?) ¿de quien? pues observando se nota que con solo uno de los vestidos exhibidos, muchos pobres comidas tendrían y un techo para sus almas enflaquecidas.
Millones para acá, millones para allá. Millones danzando en el aire mientras los cortes de luz aprisionan a todos los que están.
Y aún así, y aun con lo mucho más en lo que detenerme no deseo, aún así los milagros suceden y los Ángeles de la Bondad nos acompañan para que nosotros podamos cambiar nuestra realidad.
Las nubes siguen pasando y escribo como si pluma y tinta tuviera. Demasiados durmientes en el sueño del afuera. Y mi forma de trabajar, es… de esta manera.
Espero haberte ayudado aunque sea un poquito para que recuerdes que puedes DISCERNIR y que al MONO LOCO hay que darle la banana todos los días. Y a veces varias bananas al días.
Te dejo un link que me emocionó, me alegró, me mimó.

410 – Los ángeles Naranjas, Negro y Blanca, Tarjeta Naranja y la señal que nos une, por Miryam Dietrich