Talleres de Angeles: esquema común a todos

El taller comienza con mi historia donde explico que soy estrictamente pragmática y que, cuando hablo desde mi personalidad (esto es que no estoy canalizando), lo hago en base a mi experiencia.

Luego les indico a los presentes que cierren los ojos, los relajo un poquito a todos y comienzo a descubrir y describir lo que veo y vá sucediendo.

A veces hay mensajes personales para cada una de las personas presentes, otras veces solo para algunos, otras veces también hay mensajes colectivos, y nunca se repite un taller con otro, y siempre pero siempre son diferentes.

Y eso creo que es lo más lindo que tienen.

Y cuando se termina, la gente no desea irse. Si la energía grupal lo permite, realizo cantos lemurianos. Y me ha pasado que algunas personas se han reconocido en los sonidos, con lo cual se redescribieron como lemurianos encarnados.

Normalmente alguien acerca alguna imagen de Maria (pudiéndose agregarse además imágenes de Buda, Kwan Yin, o lo que sea sagrado para los participantes), que ponemos sobre algún hermoso mantel o mantilla, le ponemos flores, algunas velas, y la gente puede poner en ese lugar todo lo que desee energizar y se lo lleva cuando el taller ha terminado.

 Lo más hermoso de estos talleres, es que las personas reconocen la veracidad de los mensajes que reciben porque les despiertan muchísimas emociones físicas y síquicas y siempre pero siempre enriquecen el espíritu de todos los que estamos ahí.

 La mejor forma de pasarlo muy bien es venir sin expectativas.

Mirta mno7