RESUMEN DEL RETIRO DE SEMANA SANTA 2010 EN VILLA PEHUENIA – CAPITULO 4 DE 4

Ay! Otra vez me adelanté. ¿Por donde iba? Ah sí, ya sé.

Perdóname pero te cuento y todo lo vuelvo a revivir y es ahora a la distancia que creo que lo aprecio en su macromanifestación.

Volvimos a la cabaña, hicimos la parte racional del encuentro. Yo estaba con líneas de fiebre y creía que no iba a poder subir al Batea.

Todos comenzaron a preocuparse por mi salud física. Y decidí recostarme un rato en un sillón a meditar. ¡Realmente me sentía muy mal! ¡Todo me dolía!

Mientras tanto el grupo se preparaba a cenar para subir al Batea. Ya era de noche.

Y de golpe ( la verdad fue como si me hubieran hecho una transfusión… pero de energía porque realmente en un momento me sentía horrible y al momento siguiente me paré como si hubiera recibido una descarga eléctrica) sentí como toda la energía volvía a mi cuerpo y avisé que sí iba a subir. Menos mi voz que estaba calamitosa, todo mi ser se preparó para subir.

Nadie podía creer como me había repuesto.

Comenzamos la ascensión en diferentes vehículos. ¡QUE FRIÓ QUE HACÍA!

Era un frío refrío.

Y ni bien bajé de la camioneta, saqué la foto que te muestro a continuación.

Foto nocturna con manifestaciones de soles rojos en el Batea Mahuida – Grupo de Rueca de Almas

Foto nocturna con soles rojos y manifestaciones de Luz del 3 de abril de 2010, en el volcán Batea Mahuida en Villa Pehuenia.

Esa ráfaga de superluz arriba a la izquierda que me hizo acordar a las fotos de Cantalupi en Quebrada de Luna (http://www.ruecadealmas.com/2009/1-manifestacion-fotografica-de-cantalupi-ser-de-la-abundancia/) y los soles rojos trajeron a mi memoria a Javier,  La Aguada y las fotos de diciembre de 2009 en Pinamar. (http://www.ruecadealmas.com/2010/fotos-de-avistaje-y-vivencias-con-angeles-en-la-aguada-parte-2-por-miryam-dietrich/)

Bueno, me concentré y empezamos la ceremonia. Y en un momento pedí luz con mi voz interior por todos los que no habían podido estar presentes, por mis hijos, por mi familia, por todos los que nos acompañaban de lejos.

Silvia, transida de frío pero con esa voz extraordinaria de soprano que Dios le dio, cantó EL AVE MARIA de SCHUBERT, luego la canción en quechua de adoración a la tierra y al sol.

¿Qué cómo nos sentíamos? Mira: algunos confesaron que cuando comenzó Silvia a cantar se olvidaron del frío y de todas las incomodidades físicas de ese momento.

Todos vieron naves, todos sintieron la energía que nos catapultaba más allá del frío físico, algunos manifestaron tener calor, Silvia contó que cuando cantaba no sentía el frío y así las vivencias fueron especiales para todos.

Sobre el final, entre todos cumplimentamos la tarea física (ceremonia) cuyas pautas nos habían sido dadas en la canalización recibida en la Isla de la que ya te conté en el capítulo anterior, para RE- UNIRNOS liberando y  marginando todo odio o sectarismo entre humanos basados en razas o colores de piel o cualquier situación que nos mantenga divididos.

Bajamos muy lentamente del Batea y en silencio, paladeando, disfrutando, vibrando en ese momento único e inolvidable que habíamos vivido. En un momento, en la bajada, paramos nuestros vehículos porque ahí, a la izquierda, había aparecido una gran nave y destelleaba sus luces del rojo al verde del verde al blanco y nuevamente al rojo. ¿Habrá sido para que la viéramos? No sé pero fue maravilloso.

Seguimos en silencio.

Y llegamos a la cabaña EL CIPRES que era donde habíamos desarrollado todo el taller.

Alguien prendió  los leños en la chimenea, cada uno se acomodó como quiso y c comenzaron a hablar.

Mirá la foto y observá cuantos orbes nos acompañaron. En esta foto no salieron todos los que éramos, algunos quedaron por detrás de la máquina.

3 de abril de 2010 – Retiro Semana Santa – 23,22 hs – Costa Bonita – Villa Pehuenia – Parte del Grupo de Rueca de Almas

Solo resta decirte que al día siguiente, domingo mientras comenzaban las partidas de los primeros, yo me despedía de cada uno de ellos y de ellas, henchida de amor y sin tristezas.

Éramos familia y nos habíamos re-encontrado.

¡Gracias por leer tan largo relato!

Desde Costa Bonita en Villa Pehuenia, siendo las 13,35 horas de este viernes 16 de abril de 2010, mientras el cielo amenaza nieve, Griselda trata de prender la leña y yo estoy a punto de tomarme un café, mientras internamente le digo a mi hermana de camino más antigua en mi vida ¡FELIZ CUMPLEAÑOS ESTELA ZUMARRAGA!

¡Gracias Silvia por regalarnos tu voz!

Gracias Akenathon. Gracias Nefertiti. Gracias amados SERES DE LUZ. Gracias MAESTROS

Miryam Dietrich

PD: esto lo escribí en Costa Bonita el día indicando pero lo estoy subiendo a la web el 1 de mayo de 2010, a las 13,40 horas desde Capilla del Monte, Provincia de Córdoba, República Argentina.