31 de diciembre de 2009 – Recibimiento del año 2010 por Miryam Dietrich – Parte 2 de 4

Parte 2 de 4 

Y así llegó el día esperado. El 31 de diciembre alrededor de las 15 horas encaramos el camino hacia ATHON, mi campito. Ni bien entré en QUEBRADA DE LUNA, mi emoción hacía que mi corazón saltara dentro mío.

Y nos envolvió el olor a Geranio. Yo subía en silencio, rezando y agradeciendo, rezando y agradeciendo. Y diciéndole a los SERES: LOS AMO, LOS AMO PROFUNDAMENTE. Y sí, así como te lo cuento. ¿Viste que hay cosas en la vida que no tienen explicación? Bueno, esta es una de esas cosas.

Le daba a Julia algún que otro dato geográfico pero el general nos rodeó un silencio muy bien compartido. Yo manejaba muy despacio, saboreando el momento del reencuentro con mi tierra ATHON a la que no iba desde hacía más de 8 (ocho) meses.

Entramos a ANTAKARANA, Julia cerró la tranquera y comenzamos a trepar la montaña por el camino que conduce a ATHON.

Y cuando llegué a la tranquera, estaba tan FELIZ pero tan FELIZ que quería abrazar al mundo entero. Y entonces abracé a Licht y a Julia. Me bajé de la camioneta y abrí simbólicamente la tranquera de esas tierras tan amadas.

Y así ingresamos a ella. Bueno, recorrimos el sitio, vimos flores silvestres de todos los colores en cantidad, el camino pese a que hacía tanto que no lo recorría estaba bueno (gracias a José Luis Barrera que tanto me ayuda en este sitio que originalmente se me presentó tan inhóspito), fuimos al monte de la Virgen de la Merced.

(Shhhh! Shhhh! Te cuento un secreto: cuando toda la zona se prendió fuego en el septiembre u octubre del año 2008, si bien el fuego arrasó la zona, no quemó mis alambrados ni mi tranquera, aunque sí quemó el campo. Y el monte que está destinado a María de las Mercedes quedó IN TAC TO y completamente verde. Otro día te cuento más porque es MI LA GRO SO).

Huyyy! Es tanto lo que tengo para contarte que me voy a las diferentes historias que he vivido.

Bueno, sigo con el 31 de diciembre de 2009.

Así las cosas, bajamos a otros sitios y alrededor de las 19.30 hs volvimos al campo ATHON.

Plantamos unos malvones que yo había llevado. Uno viene de la vieja Capilla a la que hice referencia y los otros me los regaló Betty, un luminoso ser.

(Cuando estuvimos en la Capilla de la Merced, recibí como mensaje que debía obtener un gajito de un malvón que había ahí y llevarlo arriba. Entonces le dije a ELLOS: “¿Quién los vá a regar? Arriba no hay agua y yo no estoy permanente en estas tierras.”  Nuevamente recibí el mismo mensaje y que debían ser malvones rosas y blancos. Me acerqué al que “me indicaban” porque a la distancia lo veía rojo pero resultó ser que era un rosa fucsia. Y cuando vine a la casita y le pregunte a Betty si tenía malvones, me contestó que tenía de color rosa y blanco. Y así me hice de todos los gajitos para plantar arriba en la montaña. Hoy supongo que ELLOS lo cuidarán porque si hay algo que abunda en Córdoba en estos días es sequía y escasez de agua)

Sacamos entre ambas alrededor de 50 (cincuenta) fotos. Seleccioné las mejores para mostrarte y te sigo contando la historia en medio de ellas.

Miryam Dietrich

Fin de la parte 2 de 4