318 – Equino Terapia Angelica – Parte 1 de 3, por Miryam Dietrich

Hola angelito humano! Cuantas sorpresas nos deparan aún los ángeles. Cada vez que creo que ya no habrá modificación alguna a mis actividades, ELLOS salen con algo muy diferente. ¡¡¡Puffff!!!!

El tema es que con Machicho   decidimos hacer una jornada completa de EQUINO TERAPIA ANGELICA.

Llegó el grupo desde Buenos Aires, Machicho nos pasó a buscar en su combi, mi sobrino en su auto con su familia  y ahí partimos todos para la Estancia La Constancia.

Hicimos un alto en el Valle del Silencio (en Quebrada de Luna) previo haber indicado donde quedaba el campito de Rueca de Almas, y seguimos con mucho alboroto de comentarios y risas.

Ingresamos a la estancia y ahí se encontraba Rubén  (el hermano de Machicho) con los caballos ensillados.

Equinoterapia Angelical (Rueca de Almas) por Miryam Dietrich

Montamos. Había dos excelentes amazonas en el grupo, un conocedor de caballos, uno que solo miraba los pájaros y no se ponía de acuerdo con el caballo que quería ir para un sitio diferente del que debía, uno con mucho temor al cuadrúpedo (o sea equino), mi sobrino que contaba sus historias de pequeño en el campo de su abuelo mientras ponía en el caballo a una de las mellizas ( de cuatro añitos) mi sobrina con la otra melliza y yo.

Partiendo a la cabalgata de Equinoterapia Angelical, por Miryam Dietrich

Y comenzamos a cabalgar. Veamos si puedo resumirte con pocas palabras lo mucho vivido. No deseo agotarte pero me siento muy feliz de compartirlo contigo.

Pasamos una tranquera. Entramos a otro cuadro del campo. El grupo se organizaba en fila india…. y… se desorganizaba.

Cabalgando en la Jornada de Equinoterapia Angelical, por Miryam Dietrich

Íbamos y veníamos. Machicho nos guiaba pero sin perder de vista el grupo. En un momento detenía la marcha y arreglaba un basto (estribo) porque lo veía demasiado corto para las piernas del jinete. Seguíamos.

Cabalgando en Equinoterapia Angelical por Miryam Dietrich

Una bajada. El Colchiquí, cerro amado, a la derecha.

Lentamente el grupo se integró y admiró ante tanta belleza. Pajonales amarillos. Mogotes. Piedras. Rocas. Inmensidad. Creo que lo que más impresionaba era la inmensidad del paisaje.

Un alto en el camino de la Equino Terapia Angelical, por Miryam Dietrich

Cero polución ambiental.

Hasta donde llegaba la vista, no había humanos. Pircas. Esas paredes hechas por, en algunos casos los Comechingones y en otras por los antepasados de Machicho.

Algunos iban hablando. Otros iban en silencio. Otros iban con miedo pero superándolo tramo a tramo. Yo me sentía con el coraje interno del que, aun teniendo miedo,  lo iba atravesando.

Sentía que estaba consiguiendo otro galardón más qamino a mi verdadera libertad: la de vivir sin miedo.

Andar a caballo luego de tantos años que no lo hacía y teniendo presente que me había quedado paralizada en el miedo a mis diez años de vida cuando me cai cabalgando por una especie de desfiladero,  era todo un desafío para mi coraje interior.

Dime: ¿no te resulta cómico que con el miedo que tenía hubiera organizado esta cabalgata?

Pero ahí iba yo muy oronda sobre Estrella, la yegua que me iba a llevar a cabalgar. Y a superar el miedo.

Íbamos andando entre sierras altas, de golpe una especie de pradera. Y otra vez la trepada.

Un jinete, un paisaje – Equino Terapia Angelical, por Miryam Dietrich

En un momento  cruzamos entre un conjunto de vacas negras, una de ellas con un ternerito de escasos días de vida.

Cabalgando entre las vacas (Equino Terapia Angelica) por Miryam Dietrich

(Continua)

295 – Ruequón

Hola angelito humano: ¿cómo te encuentras? Yo estoy muy feliz y en un excelente estado de ánimo.

Un grupo de colaboradores de la web, creó el sistema que se llama “RUEQUÓN”.

¡¡¡Guauuuuuu y reguauuuuu!!!!! Te cuento lo que es RUEQUÓN.

Presta atención: RUE es de RUEDA, de la RUEDA de la RUECA. Es para aquellas almas que se están hilando de todos los ángeles humanos que desean tener la posibilidad de “PODER SER” en todos los sentidos.

La Q es de QÓNCLAVE, estas nuevas reuniones que estamos haciendo entre los Ángeles y los seres humanos. Estamos agrupando a todas las personas que comienzan a cambiar y comienzan a entender que se puede hacer todo lo que uno quiere.

ÓN: es por aquellas personas que van por el SI. “SÍ PUEDO”.  “Por encima de” las crisis. Es el ÓN que prende la luz, es el ÓN que habilita a la gente que puede todo lo que quiere.

HOY EN DIA TODAS LAS PERSONAS TIENEN grabado en su cabeza y es el “No puedo” “No me alcanza” “No tengo dinero” “No me entiendes” y el miedo terrible paralizante de no tener lo que quieren tener o de perder lo que tienen.

Hay un pánico con todo lo que sea económico.

Este grupo de RUEQUÓN APUESTA EN SENTIDO INVERSO: LOS MILAGROS SON POSIBLES.

VAMOS ENTRE TODOS A HACERLOS REALIDAD.

¡¡¡Gracias a todos mis amados angeles humanos que han comenzado a conformar el RUEQUÓN!!!

Septiembre 2011 – Ongamira, Rueca de almas y retiro vivencial con ángeles, por Miryam Dietrich

Amado angelito humano: hoy es 13 de agosto de 2010 y he concertado el encuentro retiro con Ángeles en Puerta del Cielo en el valle de Ongamira, Ongamira sitio de los comechingones existente en Córdoba.

Mucha historia y muchas vivencias.

Muchos silencio y mucha paz.

Muchas dimensiones y varias situaciones.

Prepara tus vacaciones para esa fecha y ven a disfrutar a cielo abierto, en la Puerta del Cielo, la presencia energética de ELLOS.

Te esperan y por eso, yo también te espero

Miryam Dietrich

Capilla del Monte, Rueca de Almas y Resumen del Retiro – Capítulo 2 de 6 – El Sillón

Amado angelito humano: ahora paso a contarte lo que sucedió el día 23 de julio de 2010, en horas de la tarde cuando nos dirijimos al sitio conocido como EL SILLÓN y que se encuentra entre Mogotes, cerca de Capilla del Monte – Córdoba – República Argentina.
Comenzamos la ascensión física, en una instropección interior. Nos ayudábamos unos a otros pero comenzaba a reinar el silencio, luego de la algarabía del viaje.
23 de julio de 2010 - Siendo las 14,53 comienza la ascensión física hacia El Sillón - Capilla del Monte - Argentina - Retiro con Ángeles de Rueca de Almas - Miryam Dietrich

 Y lentamente formábamos una fila india, quizá, sin saberlo, imitando a los aborígenes comechingones cuando subían sus amados cerros.

A la izquierda se vé el pico de EL PAJARILLO y hacia la derecha parte del Cerro Uritorco - Camino a El Sillón - Retiro con Ángeles - Miryam Dietrich

El ascenso físico, en el sendero que tomábamos, también nos iba a conducir a un ascenso interno. Y muchos cuando bajaron de este lugar, sintieron que arriba, en El Sillón, “algo” les pasó y que la conciencia les había cambiado.

Y así de a ratos veíamos el pico de mi amado PAJARILLO y de a ratos el URITORCO y las GEMELAS.

Y en otros ratos, se escondían, tapados por los mogotes.

Ascensión física hacia El Sillón - Capilla del Monte - Argentina - Retiro de Rueca de Almas

Aprovecho para agradecer a todos los que fueron el respeto al sitio, al paisaje y al ambiente. Estuvimos alrededor de 3 horas arriba y sin embargo, no quedó ni un papelito, ni una botella, ni una señal de que habíamos andado por esos senderos.

Eran las 15,06 hs del 23 de julio de 2010 - Un alto en la ascensión hacia El Sillón - El Uritorco de fondo - Retiro de Ángeles - Miryam Dietrich

A las 15,06 ( la ventaja de las máquinas que graban en las fotos todos los datos de fecha y hora) hicimos un alto. Y como telón de fondo teníamos al Uritorco . Y el viento nos acariciaba y el frío quedaba minimizado por el excelente sol que teniamos presente, calentando nuestros cuerpos.

La ascensión continuaba hacia El Sillón - Retiro con Ángeles - Miryam Dietrich

La solidaridad marcaba la senda. La ansiedad marcaba la meta. Mauricio de Henin, cuidaba de todos nosotros.

El cambio de energía arribando ya casi al sillón era palpable.

Y casi llegando a El Sillón, la manifestación de un orbe verde - Rueca de Almas - Miryam Dietrich

 Las fotos, como ya te comenté las sacaban indistintamente las personas que con nosotros estaban. Y todas ellas, amorosamente, las cedieron para que tú mi amado lector angelito humano, pudieras disfrutarlas.

Miryam Dietrich