Cuarta Cronica Erkiana y el primer día del Tercer Campamento Erks (491), por Miryam Dietrich

2017-09-23 Cuarta Cronica Erkiana y primer día del Tercer

Roberto Villamil, Miryam Dietrich y Carlos Alberto Gallo
Roberto Villamil, Miryam Dietrich y Carlos Alberto Gallo

Campamento Erks –  Campo del Peregrino – Quebrada de Luna – Capilla del Monte (Argentina)

Holaaaa! Para tí angelito humano que no pudiste llegar físicamente, van estas CUARTAS CRONICAS ERKIANAS del Tercer Campamento Erks.
Sitio especial de multiespacios. El Campo del Peregrino, recuperado, agrandado, marcando para muchos, el comienzo del Camino.
Un día soleado. Movimiento. Caras conocidas, otras nuevas, algunas recordadas y otras vibrando a puros abrazos. Gente saludando. Mateando. Conversando.
Y, allá en el fondo, estrenando escenario, se encuentran Gustavo Cairo y Pablo Grossi, organizando.
Lentamente hacia allí vamos los presentes, buscando las sombras entre algarrobos, molles y espinillos que nos cobijan con amor en este re-encuentro de almas que vibran al mismo son.
Conversaciones difusas, en medio de la espera mientras llega gente de afuera.
La acequia cantarina nos pone música de fondo junto con sus Ondinas,. Allá arriba, dos o tres nubes difusas que nos alientan a mirar el celeste del cielo que corona el encuentro.
Y comienza lo esperado de la mano Carlos Alberto Gallo, quien nos introduce en una ceremonia con Mario Frontera Tulián y la Machi, donde se ora a las cuatro direcciones abrazando a la Madre Tierra, en ceremonia chamánica que, por su simpleza, nos atrapa el alma.

Ya formalizado el inicio de este encuentro formalmente informal, vamos a la escucha de las

Mario Frontera Tulian, Carlos Alberto Gallo, Miryam Dietrich y Edgardo Marranti
Mario Frontera Tulian, Carlos Alberto Gallo, Miryam Dietrich y Edgardo Marranti

palabras de Oscar Acoglanis, quien con la mesura que lo caracteriza nos introduce en su visión del CON TACTO. Y en el juego de las palabras, desgrana perlas de profunda sabiduría que nos llevan a entender esta y la “otra” vida.
Diana Pereira se explaya sobre la Misión Santa Isabel y sus diferentes espacios.
El grupo musical UANTAKS (hijos de la Luz) – nos coloca en una vibración especial que alcanza su punto culminante, cuando se acerca y colabora con los sonidos de los instrumentos que imitan a la Madre Naturaleza, el Flautista de Hamelin, Sebastian Almeroni.
Una bella mujer española, cierra sus ojos, y su cara de felicidad deja al descubierto su alma.
Y en el maremandum de humanos, una silla verde brillante (casi sonora en el color) interrumpe en el escenario de humanos allí congregados.
Un gato posa y, como modelo de pasarela, permite que la cámara de un asistente, lo plasme en foto. Y luego, en andar perezoso, se dirige hacia la acequia, dejando a los rayos del sol, huérfanos de su presencia.
La brisa – el Waira al decir de Alberto Gallo – nos abraza, ahora con fuerza, ahora con suavidad. Y la temperatura va cambiando, obligándonos a refugiarnos en ponchos y camperas para no perder la emoción que, los diversos CON TACTOS de ángeles humanos, nos está provocando.
La presencia de Luz Mary Lopez con el CIO como respaldo, nos trae una mirada diferente sobre ERKS y sus hermanos, invitando a otro encuentro, a otro espacio.
Y hacia el final, la Pintura ANIDIMENSIONAL de Edgardo Marranti, brillante en la simpleza de su exposición, que nos obliga a ponerle el cuerpo al frío ya reinante y quedarnos extasiados escuchando su relato del conocimiento de AQUELLOS que están por aquí y también por allá.
Los rostros desaparecen bajo gorros, frazadas y lo que nos entibie el cuerpo, ya que Edgardo nos ha prendido hermoso fuego en el alma. Todos quietitos. Escuchando, asimilando, recordando, aprendiendo, comprendiendo.
¡¡¡Guauuuu y reguauuu!!! ¡Cuando menciona a los habitantes del SOL, me marca como punto final de las pruebas que he ido recibiendo, de mis AMADOS ELLOS, marcándome el camino hacia el inicio de mi nuevo libro sobre los Ángeles Solares y la evolución humana en el planeta tierra!
Ya la noche cubre nuestras cabezas. Y aún con el persistente frío, todos escuchamos cada palabra de EDGARDO que nos pone un faro de esperanza.
Estamos en ERKS, somos de ERKS, respiramos ERKS. Todos somos ángeles humanos… erkianos.
Desde el Uritorco como telón al frente, siento que nos abrazan. Los Terrones al costado conspiran para que desde el Pajarillo, mis amados ELLOS sean los guardianes de este especial encuentro.
ELLOS existen desde el principio de los tiempos. ELLOS son reales, mucho más reales que esta supuesta realidad, donde a veces naufragamos en el universo mental.
Hoy te digo simplemente… hasta mañana.

 

Sexta Cronica Erkiana y el 3er campamento ERKS (493) por Miryam Dietrich

Angelito humano: aquí te dejo la Sexta Crónica Erkiana que se relaciona con el 3er Campamento Erks.
Ayer, 24 de septiembre de 2017, me levanté tempranito,a las 5,40hs para poder escribir la Cronica Erkiana del día anterior.
Entre fotos y escritura se me hizo las 10 am.

Miryam Dietrich exponiendo en el Tercer Campamento ERKS,2017
Miryam Dietrich exponiendo en el Tercer Campamento ERKS,2017

Ducha rápida y allí fui al Campo del Peregrino, sabiendo que ya todos estaban en Los Terrones.
Frené el impulso de ir y me quedé, para poder tener una mirada desde un diferente punto, sobre este Campamento.
Marta Liliana Gallo estaba ahi ordenando, cuidando.
Saludo y me voy caminando en silencio hacia la Gruta del Padre Pio recientemente inaugurada.
Me siento en una piedra, saco cuaderno y birome y me dejo transportar.
La acequia más cantarina que días pasados, me acompaña y me envuelve -asi lo siento- con alas de sonidos que me elevan.
Las carpas siguen durmiendo ante la ausencia de sus dueños.
Siento que estoy en platea preferencial de este maravilloso escenario que es ERKS. Y en este momento entre Bambalinas, desde

el silencio y la aparente soledad.
La brisa hace presencia. Nieve, el perro,se acerca y se tira perezosamente al sol, mientras me mira y mueve la cola alegremente.
Observo que a la vera del camino, un espinillo luce orgulloso sus primeras flores de primavera.
Suspiro profundo.
Continua el silencio, el que me cobija cual manta y genera que mi alma se regocije en esta tarea de escribiente, dejando marcas de este presente que ya nos augura un excelente futuro.
Se que Carlos Alberto Gallo ya se encuentra con su mente pensando en el Cuarto Campamento Erks, aunque su cuerpo este en Los Terrones coordinando una meditación.
Mi alma se une a ellos, sin abandonar mi posición.

Una peregrina espiando a Miryam Dietrich
Una peregrina espiando a Miryam Dietrich


Algunos niños corretean ajenos al caos que hay afuera, en otros espacios físicos. Y la verdad,yo también me olvido de las luchas y las guerras que parecería que circundan el planeta.
Elevo mi alma hacia ELLOS, mis amados ángeles erkianos solares, y observo venir a los primeros que vuelven.
Me levanto casi con desgano y me acerco hasta el espacio colectivo.
Y una pareja se me acerca y me cuenta que, iban caminando por Los Terrones y de golpe, el hombre vió una cosa celeste en el piso. Se agacha, la toma y era mi tarjeta.
¡¡¡Guauuuuu y reguauuu!!!
Estuve presente sin estar físicamente. Y se acercan otros. Un ELE me regala un dibujo que me emociona.

Un dibujo de regalo para Miryam Dietrich
Un dibujo de regalo para Miryam Dietrich

 

Otros me cuentan sus experiencias. Alguien me trae un recuerdo del Africa.
La gente a la voz de Carlos Alberto Gallo se van aglomerando para escuchar a un exrugbier Juan Bautista Segonds.

Cierre del Tercer Campamento Erks, por Miryam Dietrich
Cierre del Tercer Campamento Erks, por Miryam Dietrich

 

 

 

 


Silenciosamente me levanto y parto hacia las montañas, donde me esperaban angelitas humanas platenses que querían escuchar algunas palabras.
Y a la noche al llegar a mi casa, físicamente muy cansada, les agradecí a ELLOS, quienes una vez más dejaron su huella en las almas de los amados peregrinos.

451- Cronicas Erkianas – Fin del año 2016 y comienzo del 2017, por Miryam Dietrich

Nube rara sobre el Uritorco
Nube Rara sobre el Uritorco, Capilla del Monte, Argentina – 31 de diciembre de 2016, por Miryam Dietrich

2017-01-02 Crónicas Erkianas -Despidiendo el 2016 – Comienzo del 2017

¡Buen comienzo de año angelito humano! Que mira que este año 2017 viene ya de maravillas. Aunque no lo creas.

Y aquí va otro capítulo de las Crónicas Erkianas.

Día 30 de diciembre de 2016. Calor casi insoportable. Luz cortada.  La noche me obliga a ir a cerrar la tranquera. Salgo a oscuras. Miro el cielo. Hablo con mis Hermanos, esos de las otras Galaxias. Sigue la luz cortada. Y así, en unos 20 minutos, naves surcando el cielo, casi jugando sobre la vía Láctea. Cinco para mi deleite. Agradezco la luz cortada, que me permite apreciar con mis ojos físicos lo que ya saben los ojos de mi alma.

Día 31 de diciembre de 2016

Heladera que no para. Celular que se apaga solo. Equipo de música que de golpe tiene sonidos en su interior como si tuviera un gnomo. O varios. Flores del jardín desorientadas. Lluvia. Sol. Calor. Más calor. Electricidad que va y viene

Mía (la gata) despatarrada buscando fresco. Humedad. Reunión con amigos en el Campo del Peregrino. Angelitos humanos tratando de respirar- a pura bocanada- aire fresco que a veces aparece de la nada.

Miradas al Uritorco. Miradas a Los Terrones. Miradas al Pajarillo. Y de golpe, sobre el primero, esta nube ¿rara? ¿Cumulus nimbus? ¿Naves de los Hermanos Mayores?

Comentarios al respecto. Ángeles humanos que se vienen acercando al fogón, donde algunos gestan un asado.

Mesa larga como las de antaño. Solo que esta tiene rostros nuevos, que vienen de aquí, de allá y de varios lados.  Algunos conversadores, otros pensativos y otros reflexionando. ¿Era una nube lo que fue observado o eran ELLOS, los ángeles erkianos?

Día 1 de enero de 2017.

Nuevamente nos juntamos alrededor de una mesa larga, bajo un techo de chapa donde repican las gotas de la lluvia, ora con furia, ora con suavidad, acunándonos en un bautismo universal.

Conversaciones profundas en medio de hilados. Un crudivegano, junto a un vegetariano y a otros comiendo asado. Todos hermanados.

Diálogos sobre el Taller del 14 de enero en el mismo sitio y el Encuentro Vivencial de Marzo. Monos Locos desatados, inquiriendo, buscando certezas de lo aun no realizado.

Lluvia. Sol. Humedad. Calor. Fresco. El clima también hermanado en sus múltiples variantes que nos obliga a ponernos un saco y luego una remera fresca para volver al saco. Todo ello en escaso rato.

Y así te improviso, se gesta una subida a mi campo.

Como los Monos Locos se desataron, llenándose de expectativas, algunos angelitos humanos van a parar a otro lado. Divertida situación que los lleva a caminar largo rato.

Nos reencontramos.

Algunos trepan hasta lo más alto. Otros se quedan a mi lado.  Once adultos y cuatro niños angelados.

Las voces se fueron acallando. Bajan los intrépidos, y ahí, todos juntitos, elevamos nuestros corazones al cielo, nos conectamos con el Pajarillo y realizamos unas pocas pero profundas oraciones, de plenitud, de agradecimiento.

Luego,  nos apodera el silencio de la magia del espacio y de lo hermoso del encuentro. Una canepla se posa al lado del que “nada sabía de esto”. ¡¡¡Puffff!!! Las almas extasiadas y con desgano pensando en el descenso.

Y, así, de la nada, ahí aparecen ELLOS.

Con las emociones de AMOR desbordadas, vemos en el alto cielo, sobre la cadena del Pajarillo, una luz que se prende de la nada, aumenta y aumenta y aumenta, dejándonos boquiabiertos.

Y al segundo desaparece hacia lo alto en tremenda velocidad. Y nuestras almas, llenas de agradecimiento.

Bajamos casi en silencio, llegamos al Campo del Peregrino y nos despedimos con un “hasta mañana”.

Las palabras hubieran entorpecido la magnificencia del encuentro no anunciado pero efectivizado.

¡¡¡GUAUUU Y REGUUUUUUAAAAUUU!!!

¡Gracias Hermanos Mayores por brindarnos, una vez más, las pruebas de su existencia!

Fin de las Crónicas Erkianas de este comienzo de los Nuevos Tiempos.