483 – La Cárcel mental y el Ángel de las Vacas por Miryam Dietrich

Buen día angelito humano. Con un sol esplendoroso, vienen a mi los Ángeles Solares. En el silencio y la observación, obtengo las respuestas.
Hoy simplemente expreso: haz silencio, detente, observa-te.
Y recuerda que el “suponer” te lleva a conclusiones desacertadas.
La “cárcel mental” es una realidad que se niega constantemente porque tú, crees que eres tu Mente.-
Vuelve al Alma, que allí se encuentra la semilla incipiente del futuro venturoso que puedes crear lejos de lo mental.
Si realmente crees que desde el pensamiento creas tu realidad, pues entonces, observa-te que dicen tus palabras cuando está roto el puente con tu propia alma.
Hoy siento que los Ángeles Solares me envuelven. Una vaca enferma y su cuidador que entiende el lenguaje de ella, llenaron de ternura mi alma. Con ambos estuve “hablando” en el día de ayer. Mientras me alejaba de la vaca, pisando tierra y bosta, los aromas me proyectaron a mi infancia y el campo de mis abuelos.
Y a las ferias de ganado donde mi padre me llevaba.
Animales y humanos hablando un mismo lenguaje. Como era en el comienzo de los tiempos.
Esos tiempos que hemos olvidado por estar tan “civilizados”.
Hoy, mientras sigo en esta Tercera Dimensión organizando el Retiro que haremos en pocos días más en Regreso A Casa Cabañas de Montaña, al haber vuelto a mi infancia, me siento una niña plena, llena de afectos y sin expectativas.

Retiro Convivencial Quebrada de Luna (Capilla del Monte - Argentina) por Miryam Dietrich
Retiro Convivencial Quebrada de Luna (Capilla del Monte – Argentina) por Miryam Dietrich


Te abrazo en los aromas de mi infancia, y en el Ángel que estoy segura, protege a las vacas.

Talleres de Angeles: esquema común a todos

El taller comienza con mi historia donde explico que soy estrictamente pragmática y que, cuando hablo desde mi personalidad (esto es que no estoy canalizando), lo hago en base a mi experiencia.

Luego les indico a los presentes que cierren los ojos, los relajo un poquito a todos y comienzo a descubrir y describir lo que veo y vá sucediendo.

A veces hay mensajes personales para cada una de las personas presentes, otras veces solo para algunos, otras veces también hay mensajes colectivos, y nunca se repite un taller con otro, y siempre pero siempre son diferentes.

Y eso creo que es lo más lindo que tienen.

Y cuando se termina, la gente no desea irse. Si la energía grupal lo permite, realizo cantos lemurianos. Y me ha pasado que algunas personas se han reconocido en los sonidos, con lo cual se redescribieron como lemurianos encarnados.

Normalmente alguien acerca alguna imagen de Maria (pudiéndose agregarse además imágenes de Buda, Kwan Yin, o lo que sea sagrado para los participantes), que ponemos sobre algún hermoso mantel o mantilla, le ponemos flores, algunas velas, y la gente puede poner en ese lugar todo lo que desee energizar y se lo lleva cuando el taller ha terminado.

 Lo más hermoso de estos talleres, es que las personas reconocen la veracidad de los mensajes que reciben porque les despiertan muchísimas emociones físicas y síquicas y siempre pero siempre enriquecen el espíritu de todos los que estamos ahí.

 La mejor forma de pasarlo muy bien es venir sin expectativas.

Mirta mno7