De Joaquines, Fátimas y Lourdes – Parte final [5] 2009-10-20

querida-mama

Me olvidé de contarte que la mamá de Joaquín el niño con síndrome de Down , se llama MARIA DE LOS ANGELES FATIMA.

 Esto me exime de todo otro comentario,

 

Para ver el fin de esta historia, parate sobre las letras que dicen arriba  a la izquierda “querida-mama” y hacé doble click.

Luego te va a aparecer un recuadro en el mismo sitio con el mismo nombre. Nuevamente hace do ble clik. Por ultimo te va a preguntar si querés abrir el archivo. Decí que sí y ahí fijate lo que sale.

 

Y entrá a leer esto que es maravilloso y sorprendente, todo un milagro de amor

 

Gracias Fátima por permitirme compartir esto con los lectores de la web

 

Miryam

De Joaquines, Fatimas y Lourdes – Parte [4 ]

2 de OCTUBRE DE 2009 VIVENCIA EN  NECOCHEA con GENTE DE LA DULCE – Parte IV

 

Bueno, como te contaba: a la sorpresa que los dos niños se llaman Joaquín, se sumó la sorpresa de que el Maestro que apareció, cuando vivía en la tierra tenía por segundo nombre el de Joaquín.

 

Esta hermosa mamá vino a verme y me trajo dos cartas escritas por ella: una como si Joaquín le hubiera escrito en el momento del parto y otra cuando ella le escribió a Joaquín cuando este cumplió seis años de vida.

 

Y cuando me las entregó para que las leyera, lágrimas de emoción volvieron a recorrer por mi rostro: en una de esas cartas había impreso un dibujo de Jesús el Nazareno, tendiendo la mano a un niño caído en el piso. La misma imagen, la misma ropa, la misma actitud en Jesús y en el niño que yo había visto en el taller.

 

Cuando ELLOS confirman la veracidad de las vivencias, yo también me emociono y lloro. Igual que vos.

 

Pero, esperá, no te adelantes. Hay más todavía. Fátima me contó profundamente emocionada que cuando vió mi poster con el que promociono por correos electrónicos los diferentes talleres vivenciales con Angeles, se quedó paralizada.

 

¿Sabés por que? Su hija Berenice, que había cumplido quince años hacía poco, eligió para su fiesta un vestido al que le hizo pintar a mano en uno de los costados … si! ¡no te equivocás! La misma imagen que yo uso, la misma.

 

¿Qué más puedo pedir? ¿Qué otra prueba querés de que ELLOS existen y nos guían?.

 

Si Fátima lo permite, publicaré sus cartas y sino, solo puedo contarte que son un canto al amor y a la libertad de elección que ella ejerció para que su hijo naciera, pese a saber de antemano que venía a este mundo con una discapacidad.

 

Esto se llama sincronía y re-unión

 

Hasta la próxima

 

Miryam Dietrich

 

De Joaquines, Fátimas y Lourdes – Parte [3 ]

De JOAQUINES, FATIMAS Y LOURDES –  Parte [3 ]

2 de OCTUBRE DE 2009 VIVENCIA EN  NECOCHEA con GENTE DE LA DULCE – Parte III

 

Después del taller de Tamagueyú (provincia de Buenos Aires, Argentina), dí otro en lo de Mónica en Necochea que es donde conocí a Carla la fotógrafa de la que hablo en http://www.ruecadealmas.com/2009/10/avistaje-en-necochea-argentina-del-dia-3-de-octubre-de-2009/

 

Así las cosas, Carla me llamó por teléfono y me dijo que tenía una amiga que estaba muy mal anímicamente y que tenía un hijito con Síndrome de Down. Le dije “Avisale del taller en lo de Marita para el 2 de octubre acá en Necochea y tratá de que venga”.

El tema es que por diferentes cuestiones que no hacen a la historia, terminé hablando por teléfono con esta señora quien vive en La Dulce, una localidad pequeña distante unos kilómetros de Necochea.

Y ahí quedamos en que venia con su hijo al taller si nada se le interponía en el camino. Me explicó que ella estaba muy complicada con sus horarios porque era mucha la actividad que tenía con este hijo con Síndrome de Down y con diez años de edad.

Llegó el día del Taller y ahí aparecieron ambos. Cuando ví al niño en realidad yo en su interior “ví” a una ser extremadamente alegre, feliz y juguetón. Y lo “veía” muy pero muy alto.

Ese taller fue muy numeroso. Había 29 personas, algunas de ellas repetidoras y otras nuevas. Comenzó el encuentro.

Y en este encuentro pasaron varias cosas.

Para los que nunca asistieron a uno de estos encuentros, les comento que todo se realiza con ojos cerrados incluyéndome a mí misma.

Este niño estaba sumamente inquieto. Se movía entre las personas y hablaba despacito. Su mamá, sea por lo que sea, luego me contó que en realidad no cerró sus ojos.

Y en el comienzo del taller, aparece la figura de DON ARTÉMIDES ZATTI, un enfermero de la Patagonia argentina que vivió en Viedma hasta que falleció admirado y amado por todas las personas sobre las que él derramó su capacidad de curación sin ser médico. Hoy está beatificado.

www.hansa-sur.com.ar/diocvdma/zatti.htm

Este ser tan especial se dirije a esta mamá y le dice que estaba para ayudarla y que pidiera su colaboración en oración cuando ella necesitara de una guía para el tema de su hijito.

Siguió el taller mientras bajaban ángeles y Maestros para otras personas.

Y luego, me contó esta hermosa mamá, unos segundos antes que yo dijera que estaba viendo ángeles gemelos que bajaban para una de las 29 personas que estaban  en el salón, su hijo se levantó, se fue donde  estaba la mujer para la que yo estaba diciendo en voz alta que bajaban los ángeles gemelos y empezó a saludar con sus manitos a “alguien” que la mamá no veía.

Reitero: el niño comenzó a saludar a alguien invisible a los ojos de su mamá, frente a una de las 29 personas que estaba presente. Ello ocurrió segundos antes que yo hablara para esta mujer.

La mamá se quedó sumamente sorprendida. Ella estaba viendo con sus ojos físicos lo que pasaba en el sitio. Y dice que las caras de las personas se iban transformando a medida que sus GUIAS se iban acercando.

El niño seguía inquieto y yo, más allá de la canalización y de que no me distraía por aquel hecho, lo sentía con mis oídos físicos.

En un momento veo una imagen holográfica de JESUS MAESTRO vestido de blanco con su  figura tradicional con cabellos castaños y barba. Se dirige al niño del que estoy hablando y le tiende la mano derecha. Y yo veo como etericamente sale el cuerpo del niño y se toma de la mano de Jesús.

Y a partir de ese momento, el niño se recogió sobre sí mismo y …. se quedó totalmente dormido.

Y se despertó cuando el taller concluyó.

Luego su mamá me comentó que cuando llegaron a la playa para buscar a su hija adolescente, esta le preguntó al niño donde habían estado. (La mamá no le había dicho a su hija donde iban).

Y el niño down juntó sus manitas y se puso en actitud de oración.

Cuando me lo contaron, yo lloré. De pura emoción nomás entendés?.

Tan cuestionada a veces mi actividad y sin embargo regratificada en esta actitud de este niño.

El niño se llama JOAQUIN y su mamá se llama FATIMA.

Igual que el JOAQUIN de TAMENGUEYU.

Y ambas mamás tienen nombres de advocaciones de la Virgen: Lourdes la de Tamangueyú y Fátima la de La Dulce

Ambos niños viven cerca de Necochea en localidad muy chicas.

Ambos niños son especiales.

Y el Maestro que apareció para Fátima, Don Artémides Zatti, tiene por segundo nombre el de JOAQUIN.

Y yo una privilegiada por haber podido conocer a ambos. Esta historia sigue

Y yo también seguí llorando de pura emoción.

Fin de la parte III .- Continuará

De Joaquines, Fátimas y Lourdes – Parte [2 ]

26 DE SEPTIEMBRE DE 2009 VIVENCIA EN TAMANGUEYU PCIA DE BUENOS AIRES – Parte II

 

Atendí a dos mujeres en forma particular, más cuando comienzo a hablar con la segunda, me llamó la atención su cara de alegría, su paz, su serenidad. Y las preguntas que me hacía, acreditaban una pureza y una transparencia pocas veces vista. Y en un momento le di las gracias, porque le manifesté que era para mí un honor poder atenderla.

 

Así las cosas, me hace unos comentarios sobre su hijito. Y la invito a que venga ella al Taller que se iba a desarrollar más tarde y que  si quería trajera a su hijito de seis años. Me pregunta “¿Y cómo le digo para que venga?”.

 

Le contesté: “Decile la verdad. Preguntale si desea venir a un taller de ángeles que va a dar una señora rubia. Si el quiere venir lo traes y si no lo desea,  dejalo en tu casa”.

 

Comienza a llegar la gente en el momento que comenzaba a llover. Primero llegó una persona, luego otra, luego otra  y así se juntaron doce personas, incluida la mamá que yo ya había atendido junto con su niño.

 

Y comenzamos el taller, bajo una gran lluvia. Y ahí comencé hablando de la abundancia y de cómo la naturaleza es super abundante y el humano la hace tan escasa.

 

Luego, todos cerramos los ojos y comencé a relatar lo que “veía”.

 

Así fue,  que en un momento del Taller, “ví” algo que me impresionó.

 

“Veía”  salir del corazón del niño, una luz blanca impresionante (de ese blanco que no existe de este lado del velo). Y esa Luz se desparramaba por toda la habitación.

 

Pero además de eso, “veía” que `por encima de la madre, aparecía la imagen de la Virgen María.

 

Y “veía” por encima del corazón del Niño que aparecía la imagen de Jesús.

 

Obviamente me quedé muy asombrada. Más continué indicando en voz alta todo lo que recibía de ELLOS Nuestros amados Maestros y Guias.

 

Para este niño recibí que era un Guerrero de la Luz de pura Paz, que tenía una misión importante para cumplir en la tierra y que en el supuesto que necesitara ayuda, su mamá debía pedir ayuda al Arcángel Miguel.

 

Al terminar el taller y abrir los ojos, ví (físicamente) flotando dentro de la habitación una nube que rápidamente se deshizo.

 

Al día siguiente le contó el niño a su abuela que de su pecho salía una luz dorada, que él la había visto y que alrededor había una nube azul, que la nube no era blanca como yo había dicho sino que era azul.

 

Esa abuela le había traído, ese día, de regalo al niño, una Virgencita con agua bendita dentro. Se encontraba con la imagen en el comedor de la casa de Juan. Le pregunta entonces a su mamá si ella veía la Bolita de color rojo que salía de la cara de la Virgencita. Y el contaba que la seguía por el aire con el dedo. Hasta que entró el hermano de Juan a la habitación y el niño se enojó porque aquel se había “chocado” la bolita.

 

Esa misma noche este niño le pidió a su mamá de rezar juntos. La mami comienza a rezar el rosario. El niño la acompaña con los ojos cerrados y repitiendo la oración a medida que la mamá lo hacía.

 

En un momento la mamá se confundió el AVE MARIA y el niño la corrigió.

 

El detalle es… que este niño no sabía rezar.

 

El niño se llama Joaquín y la madre Lourdes

 

 

 (Fin de la parte 2 – Continuará)

De Joaquines, Fatimas y Lourdes – Parte [1]

26 DE SEPTIEMBRE DE 2009 VIVENCIA EN TAMANGUEYU PCIA DE B UENOS AIRES – Parte I

 

Hola querida amiga/o: como te prometí, paso a contarte lo sucedido en Tamangueyú, localidad cercana a Lobería y a Necochea, en la Provincia de Buenos Aires, en la República Argentina.

 

Como sabes, me dedico a realizar Talleres de Vivencias con Ángeles en este amado planeta tierra en los sitios de donde me convocan.

 

Y junto con ello realizo Regresiones a Vidas Pasadas, Cantos Lemurianos que ayudan a la sanación física y espiritual de las dolencias humanas, Equalización de Chakras (que viene a ser algo así como Armonización de Chakras y  Reordenamiento de la energía electromagnética del cuerpo humano, tanto para humanos como para animales) y varias otras cosas más todas directamente relacionadas con el ayudar a otros y a ayudarme a mi misma, para mejorar TU y MI conciencia y expandirla todo lo posible.

 

En el mes de enero de 2009, estando en Necochea, coordiné un grupo de personas con las cuales fuimos a hacer Avistajes a la playa en Horas Nocturnas.

 

Y en esas ocasiones vuelco todas mis experiencias de vidas anteriores más la iniciación y las enseñanzas que al respecto que me diera Lina Castro en Capilla del Monte (Argentina), lo que aprendí con el grupo de Trigueirinho tanto en La Plata como en La Figueira (Brasil) como asi mismo mis propias experiencias humanas extrasensoriales.

 

Cuando hacemos avistajes mantreamos,  rezamos al Dios de todas las religiones presentes, a María la Madre Universal, al Maestro Jesús y entramos en estados de alto voltaje interno.

 

Así las cosas, estábamos esa noche en medio de la playa unas treinta (30) personas de las cuales yo solo conocía a cinco o seis. Y en medio de la hermosa ceremonia que se estaba desarrollando, “recibo” que una de las personas que ahí –un hombre a quien yo no conocía- tenía capacidades similares a las mías para convocar naves y estaba preparado para ese trabajo.

 

Lo expreso en voz alta y este hombre primero no entendía que hablaba de él y luego se sorprendió muchísimo. Seguí con la ceremonia sin detenerme en este hecho puntual, por cuanto esa noche el cielo estaba “especial”.

 

Me despedí de todos al concluir y volví a Necochea para dictar nuevas Talleres Vivenciales de Ángeles el 14 de agosto de 2009.

 

Y entre los presentes a este encuentro, Marita la coordinadora, me marca que ese hombre que se había presentado como Juan era la persona que, en el mes de enero, los Guías me habían marcado en medio de la playa que podía realizar  ceremonias similares a las que yo hacía.

 

Bueno, cuando se fue desarrollando el Taller, todo lo que “ví y “recibí” para este persona me sorprendió un poco. Lo escuché al final del taller, expresarse sobre su experiencia en esta vivencia con  ELLOS y me llamó la atención la pureza con la que se expresaba.

 

Te sigo contando: lo atendí luego de esto en forma privada con una canalización; luego le efectué una armonización y retiré de su cuerpo etérico, restos de una flecha que en vidas pasadas le había disparado a su hombro derecho y que en esta vida le producía dolores permanentes.

 

Bueno, surge la conversación para organizar un Encuentro Vivencial de y con Ángeles en su sitio, en Tamangueyú.

 

Así las cosas me fui luego a otras ciudades a trabajar. Días antes de la fecha fijada para realizar el Taller en Tamangueyú, recibo un mensajito en mi celular donde Juan me decía muy angustiado que había personas interesadas pero que no podían pagar, así que, dado que yo tendía que recorrer 80 (ochenta kilómetros) entre ida y vuelta con el consiguiente gastos, me sugería dejar el taller para otra oportunidad.

 

Yo “sentí” muy fuerte el mandato que debía ir a ese lugar. Y como soy fiel a esos “mandatos” y no me cuestiono desde mi mente si me va a producir ganancias o pérdidas el realizar el taller, le escribí a Juan diciéndole que invitara a la gente y que por esta vez, el encuentro NO iba a tener costo.

 

Se sorprendió, meditó y aceptó sin entender mucho como estaba pasando esto.

 

Y así llegué a Tamangueyú con mis amigas Graciela y Estela. Ya en el camino había comenzado a chispear (léase caer unas pequeñas gotas de lluvia) y era un sábado destemplado.

 

Cuando llego al sitio, mi corazón reconoció ese lugar como de hermosa energía. Y enseguida quise sacarme la foto. Bueno ingresando al link http://www.ruecadealmas.com/2009/09/vivencias-y-orgones-con-angeles-en-tamangueyu-argentina/?preview=true&preview_id=757&preview_nonce=0c856fa64f

 Verás los maravillosos orgones que se manifestaron en la foto y que estaban dentro de ese lugar.

  (continuará)