459 – Los Kobdas, Los Maestros y ELLOS, por Miryam Dietrich

Porque soy Kobda

Planeta azul
Un planeta AZUL del Universo, por Miryam Dietrich (foto tomada de las que circulan libremente por Internet)

Sé que vengo del cielo de donde bajé en raudo vuelo. Y casi… casi me pierdo en un agujero negro.

Sé que vengo del cielo de un planeta extraño al hoy nuestro, más también sé que me encuentro en la tierra donde ahora pertenezco.

Saltan las imágenes entre uno y otro encuentro donde siento, huelo y escucho a los Maestros.

 

Mujer en azul
Buscando en el Universo las señales de los Maestros, por Miryam Dietrich (la foto ha sido tomada de las que circulan libremente por Internet)

Esos que ya se fueron pero de los que, sin embargo, su Luz se encuentra aquí pegadita al lado nuestro.

Claro que soy Kobda, porque los Kobdas del Universo venimos igual que tú y muchos de nuestros ancestros.

Erase una calurosa noche platense, en diciembre de 2004, tiempos eran  en los que me rehacía de dolores y llantos funestos. Y en ese momento de “Todos y Nadas” apareció en mi alma la palabra Kobda, palabra  que no entendía.

Y al poco tiempo,  en un estante de una porteña librería, estaban ahí para mí, los libros de Josefa Rosalía.[i]

Y a medida que los leía, mil imágenes desfilaban en mi mente  en reconocimiento a lo verdadero.

Moisés, Jesús y tantos otros auténticos Maestros.

¡¡¡Guauuuu y reguauuu!!! Muy sola me sentía  al entender lo que otros saber no querían.

Y menos que menos conocer la esencia de las verdades esas que parecería que fueron.

Me ví Azul, como azul soy en el planeta del que vengo.

Pasaron los años y los kobdas fueron un recuerdo.

Y en la insensatez de la mente humana, me olvidé un poco de esos ELLOS y nuestros encuentros.

Navegué entre dimensiones, verdades y mentiras, estas últimas muchas veces solapadas.

Y caminé entre ¿maestros? Algunos vestidos de blanco y otros vestidos de negro, más nada me llenaba ya que siempre algo me faltaba.

He sido muy querida y por otros resentida. Sintiendo y no entendiendo quedaba flotando a la deriva.

Y así ¡zas! Como son los verdaderos encuentros, escribo en febrero de 2017, sin querer queriendo sobre los Kobdas en mi Facebook.

Y a muchos kilómetros de distancia, una angelita humana vino a mi encuentro: ella también había sido Kobda, lo era y lo seguiría siendo. Y a los días otra más.

¡¡¡¡Muy reguauuuuuuu y recontraguauuu!!!! Y así mi alma floreciendo y en espiral ascendiendo, uniendo mi conocimiento al hilo invisible que ELLOS han ido tejiendo.

Tantos años sin tenerlos, más ELLOS apareciendo así, con simpleza, sin actos de grandeza y mis ojos humedeciéndose en el presente de aquel recuerdo.

Foto de la tierra azul
Imagen de una parte del planeta tierra, por Miryam Dietrich (imagen obtenida de las que circulan libremente por internet)

Azul soy en mi planeta de origen, azul era la vestimenta de los Kobdas y azul es la ciudad de ERKS, azules veo físicamente a las Caneplas como azules eran los vitreaux de la que fue mi casa amada, azul es el planeta tierra, entonces…entonces ahora entiendo que anduve eligiendo sitios y colores sin saber sabiendo.

Una ciudad en azul
Una ciudad en azul, por Miryam Dietrich (La foto ha sido tomada de las que circulan libremente por Internet)

Y así, hoy, mientras cocinar quería, de golpe me “vi” el alma mía, tallada como en mármol de carrara con la frase KOBDA FUISTE, ERES Y SEGUIRAS SIENDO.

¡Mamma mía! Solté la lechuga y deje de pelar la zanahoria porque me rodeaban bolas azules, y las palabras se formaban solitas como en un juego de Puzzle. Y entonces mi alma se expandió mi conciencia explotó y por eso… solo por eso aquí estoy escribiendo olvidándome hasta de mi almuerzo.

Y así me encuentro, compartiendo.

Porque ser Kobda significa “Extraer del fondo de todas las cosas lo más hermoso que hay en ellas”. A veces lo logro, y otras… siento que me quedo en un desierto.

Más el agua del conocimiento, vuelve a mí, igual que en aquellos otros tiempos.

Mirando el cielo en azul
Buscando a los hermanos Mayores del Universo, por Miryam Dietrich (Imagen obtenida de las que circulan libremente por Internet)

Y sintiendo, solo sintiendo, comparto contigo mis colores azules de magia, reviviendo y renaciendo.

 

Miryam Dietrich- Kobda

[i] Me refiero a la escritora Josefa Rosalía Luque Alvarez

Retreat with angels in Capilla del Monte – July 2010 Videos

Dear human angel: love transforms everything. Love can do anything. LOVE that we spoke the Kobdas.

The same as Josefa Rosalia Luque Alvarez left his books printed in channeled.

And it is the selfless love of Fatima and her family, which allows you, in addition to reading this, you can watch videos of Experiential Retreat with Angels and Capilla del Monte in July 2010. And looking again, these three videos that came and went between Fatima and me, to try to transmit with the best grammar and the most loving energy of the sense in that game, I am filled with emotion remembering all lived.

How fragile is the human memory in relation to the good times!

http://www.youtube.com/watch?v=ji4ZmCaecTU

This article raised him while out on my site, serving masons working one of the dreams of Denis and Daniel, so for now, and just for now, the park seems to Kosovo. And a little fairy named Coty sleeps in my bed, sharing from his nap naps Cordoba seven years of existence on earth, the love that we both have one by the other and I hope to get to you, my human angel, reading these lines.

In life and in the retreats of angels, sometimes we feel we are in the midst of the Kosovo war, yet love keeps blooming even in the midst of what we consider destruccción. Look, I share with you something of mine, well mine. One of my sons of this life, I was going to Grandma for the first time.

I was very happy and looking glass baby things, I softened that kid that came into my life. But after three months and days, a complication, a labor for my daughter in law and the baby went to the house of the Father.

Sadness and grief from the human, more from the spiritual “knew” that this baby was a boy and his name was Jhon (Juan).

And from the day she left the earth, I have a human angel cherub on the other side of the Veil, who cares for me. Why did I share this with you who read me? Because this is part of life. And death is part of life but most humans will not panic.

Sometimes you have to go through Kosovo to remember that love is always present. Always. And I thank THEY were and held me. And I thank John for having passed swiftly through my life. Now …. I am now the grandmother of a baby who is in heaven.

I love you John!

Dietrich Miryam

Retiro con ángeles en Capilla del Monte – Videos de Julio 2010

Amado ángel humano: el amor todo lo transforma. El Amor todo lo puede. Ese AMOR del que nos hablaron los Kobdas. El mismo que Josefa Rosalía Luque Alvarez dejó impreso en sus libros canalizados.

Y es el amor desinteresado de Fátima y su familia, el que permite que tú, además de leer esto, puedas ver los videos del Retiro Vivencial con y de Ángeles de Capilla del Monte Julio 2010.

Parte 1 de 3 : para verla parate con tu mouse arriba del link que marco abajo y haz doble click. Así podrás ver la parte 1 de 3 http://www.youtube.com/watch?v=tevMTUjaeHU

 
Parte 2 de 3 : para verla parate con tu mouse arriba del link que marco abajo y haz doble click. Así podrás ver la parte 2 de 3 http://www.youtube.com/watch?v=HB1O0tRQKsk&feature=channel

 
 
Y para la parte 3 de 3 parate en el próximo link http://www.youtube.com/watch?v=4FAkC-FXl0U
 

 

Y al mirar una vez más, estos tres videos que fueron y vinieron entre Fátima y yo,  para tratar de transmitirte con la mejor gramática y la más amorosa energía de  lo sentido en ese encuentro, me lleno de emoción recordando todo lo vivido.

 

¡Cuán frágil es la memoria humana en relación a  los buenos momentos!

Este artículo lo levanto mientras afuera, en mi sitio, los albañiles trabajan cumpliendo uno de los sueños de Denis y Daniel, por lo cual por ahora -y solo por ahora- el parque parece Kosovo.

Y una pequeña hadita llamada Coty duerme en mi cama, compartiendo desde su sueñitos de siestas cordobesas de siete años de existencia en la tierra, el amor que ambas tenemos la una por la otra y que espero llegue hasta vos, mi ángel humano, que lees estas líneas.

En la vida y en los retiros de ángeles, a veces sentimos que estamos en medio de la guerra de Kosovo y sin embargo, el amor no deja de florecer aún en medio de lo que consideramos destruccción.

Mira, comparto contigo algo mío, muy mío. Uno de mis hijos de esta vida, me iba a hacer abuela por primera vez. Yo estaba muy feliz y mirando vidrieras de cosas de bebés, me enternecía en ese niño que venía a  mi vida.

Pero, luego de tres meses y días, una complicación, un trabajo de parto en mi nuera y el bebé partió hacia la casa del Padre.

Tristeza y duelo desde lo humano, más desde lo espiritual “supe” que este bebé era un varón y que se llamaba Juan. Y que a partir del día que se fué de la tierra, tengo un querubín angelito humano desde el otro lado del Velo, que cuida de mí.

¿Que por qué comparto esto contigo que me lees? Porque esto es parte de la vida. Y la muerte es parte de la vida aunque la mayor parte de los humanos le tengan pánico. A veces hay que pasar por Kosovo para recordar que siempre el amor está presente. Siempre.

Y doy gracias a ELLOS que estuvieron y me contuvieron. Y le doy gracias a Juan por haber pasado raudamente por mi vida.

Ahora…. ahora soy abuela de un bebé que está en los cielos.

¡Te amo Juan!

Miryam Dietrich