1 de enero de 2010 Puertas del Cielo por Miryam Dietrich

Te cuento que el 1 de enero de 2010 fuimos con Julia a Puertas del Cielo, un sitio muy particular que se encuentra pasando Quebrada de Luna, el Valle del Silencio, las Cuevas de Ongamira y un poco más allá, después de una buena trepada, se llega al sitio indicado.

Puertas del Cielo es un sitio muy especial para todos los amantes de observar el cielo, mirando las estrellas, aprendiendo a diferenciar con la vista un avión de un satélite o de una nave. Algunos dicen que en ese sitio se aprecian las luces de la ciudad intraterrena de Erks.

De mi experiencia de diez años de visitar el sitio, puedo expresar sin temor a equivocarme, que hay un silencio especial y que a veces aparecen globos de luces (manoplas) que se acercan a quienes están en ese sitio en actitud de respeto y lo que se experimenta es una profundísima paz en algunos casos y en otros, profunda emoción. Las luces aparecen a lo lejos y es como una gran ciudad en medio de la noche.

Una de mis amigas versada en el tema de avistajes que se llama Lina Castro, nos había dicho días anteriores que últimamente en Puertas del Cielo no se podía ver nada porque había demasiadas nubes bajas y como una fina llovizna. Había “recibido” que debía llevar a Julia a dicho lugar el 1 de enero y así ambas partimos, obedientes, hacia ese sitio mágico.

Se veía desde el camino una gran tormenta y nubes muy bajas, así que, enseguida nuestros “monos locos” expresaron que difícilmente veríamos algo.

Arribamos alrededor de las 20 horas o sea que todavía era de día.

 Comencé a rezar en voz alta y enseguida aparecieron las luces a lo lejos. Eran luces muy puntuales y por encima de las montañas. Dos, tres, dos. Así se veían. Alrededor todas nubes de tormenta pero en ese escenario había claridad de atardecer. Nos emocionamos. Era sin lugar a dudas un recibimiento.

Estando ahí “recibo” con una claridad absoluta que a las 21 horas debíamos irnos.

Y entusiasmada como estaba, comencé a sacar fotos. En la primera salió lo que ves a continuación.

Foto a)

Pero en las restantes de las que solo pongo una para que comprendas, NO SALIA NADA DE NADA. Sacaba la foto, la miraba y veía en la cámara fotográfica todo negro. Levantaba la mirada y la posaba en el horizonte y veía todos los colores del atardecer. Volvía a sacar fotos. Y otra vez todo negro. Y sin embargo en el horizonte había colores. Y estaban las luces.

Foto b)

Dejé de sacar fotos y me concentré en la oración. Obtengo la última toma donde si la miras detenidamente en el fondo se ven dos puntos de luz que eran las luces que veíamos.

Foto c)

Una lección inolvidable: ELLOS SE MANIFIESTAN EN LAS FOTOS CUANDO ELLOS LO DESEAN. Terminamos el encuentro con unos sonidos de un cuenco tibetano que había llevado Julia, que en la reverberancia del lugar, sonaba a música celestial.

Y otra vez nos recontraemocionamos. A las 21 horas en punto, las nubes taparon todo el horizonte y dejamos de ver las luces.

Volvimos en silencio todo el camino, paladeando para adentro tanta maravilla, recapitulando sobre una nueva lección aprendida y permitiendo que nuestros oídos conservaran los sonidos del silencio y del cuenco tibetano. Y en cuanto a nuestras retinas ….¿que decirte? Captaron mucho más que lo que indican las fotos.

GRACIAS AMADISIMOS GUIAS, una vez más, POR LA LECCION APRENDIDA

Miryam

De Joaquines, Fatimas y Lourdes – Parte [1]

26 DE SEPTIEMBRE DE 2009 VIVENCIA EN TAMANGUEYU PCIA DE B UENOS AIRES – Parte I

 

Hola querida amiga/o: como te prometí, paso a contarte lo sucedido en Tamangueyú, localidad cercana a Lobería y a Necochea, en la Provincia de Buenos Aires, en la República Argentina.

 

Como sabes, me dedico a realizar Talleres de Vivencias con Ángeles en este amado planeta tierra en los sitios de donde me convocan.

 

Y junto con ello realizo Regresiones a Vidas Pasadas, Cantos Lemurianos que ayudan a la sanación física y espiritual de las dolencias humanas, Equalización de Chakras (que viene a ser algo así como Armonización de Chakras y  Reordenamiento de la energía electromagnética del cuerpo humano, tanto para humanos como para animales) y varias otras cosas más todas directamente relacionadas con el ayudar a otros y a ayudarme a mi misma, para mejorar TU y MI conciencia y expandirla todo lo posible.

 

En el mes de enero de 2009, estando en Necochea, coordiné un grupo de personas con las cuales fuimos a hacer Avistajes a la playa en Horas Nocturnas.

 

Y en esas ocasiones vuelco todas mis experiencias de vidas anteriores más la iniciación y las enseñanzas que al respecto que me diera Lina Castro en Capilla del Monte (Argentina), lo que aprendí con el grupo de Trigueirinho tanto en La Plata como en La Figueira (Brasil) como asi mismo mis propias experiencias humanas extrasensoriales.

 

Cuando hacemos avistajes mantreamos,  rezamos al Dios de todas las religiones presentes, a María la Madre Universal, al Maestro Jesús y entramos en estados de alto voltaje interno.

 

Así las cosas, estábamos esa noche en medio de la playa unas treinta (30) personas de las cuales yo solo conocía a cinco o seis. Y en medio de la hermosa ceremonia que se estaba desarrollando, “recibo” que una de las personas que ahí –un hombre a quien yo no conocía- tenía capacidades similares a las mías para convocar naves y estaba preparado para ese trabajo.

 

Lo expreso en voz alta y este hombre primero no entendía que hablaba de él y luego se sorprendió muchísimo. Seguí con la ceremonia sin detenerme en este hecho puntual, por cuanto esa noche el cielo estaba “especial”.

 

Me despedí de todos al concluir y volví a Necochea para dictar nuevas Talleres Vivenciales de Ángeles el 14 de agosto de 2009.

 

Y entre los presentes a este encuentro, Marita la coordinadora, me marca que ese hombre que se había presentado como Juan era la persona que, en el mes de enero, los Guías me habían marcado en medio de la playa que podía realizar  ceremonias similares a las que yo hacía.

 

Bueno, cuando se fue desarrollando el Taller, todo lo que “ví y “recibí” para este persona me sorprendió un poco. Lo escuché al final del taller, expresarse sobre su experiencia en esta vivencia con  ELLOS y me llamó la atención la pureza con la que se expresaba.

 

Te sigo contando: lo atendí luego de esto en forma privada con una canalización; luego le efectué una armonización y retiré de su cuerpo etérico, restos de una flecha que en vidas pasadas le había disparado a su hombro derecho y que en esta vida le producía dolores permanentes.

 

Bueno, surge la conversación para organizar un Encuentro Vivencial de y con Ángeles en su sitio, en Tamangueyú.

 

Así las cosas me fui luego a otras ciudades a trabajar. Días antes de la fecha fijada para realizar el Taller en Tamangueyú, recibo un mensajito en mi celular donde Juan me decía muy angustiado que había personas interesadas pero que no podían pagar, así que, dado que yo tendía que recorrer 80 (ochenta kilómetros) entre ida y vuelta con el consiguiente gastos, me sugería dejar el taller para otra oportunidad.

 

Yo “sentí” muy fuerte el mandato que debía ir a ese lugar. Y como soy fiel a esos “mandatos” y no me cuestiono desde mi mente si me va a producir ganancias o pérdidas el realizar el taller, le escribí a Juan diciéndole que invitara a la gente y que por esta vez, el encuentro NO iba a tener costo.

 

Se sorprendió, meditó y aceptó sin entender mucho como estaba pasando esto.

 

Y así llegué a Tamangueyú con mis amigas Graciela y Estela. Ya en el camino había comenzado a chispear (léase caer unas pequeñas gotas de lluvia) y era un sábado destemplado.

 

Cuando llego al sitio, mi corazón reconoció ese lugar como de hermosa energía. Y enseguida quise sacarme la foto. Bueno ingresando al link http://www.ruecadealmas.com/2009/09/vivencias-y-orgones-con-angeles-en-tamangueyu-argentina/?preview=true&preview_id=757&preview_nonce=0c856fa64f

 Verás los maravillosos orgones que se manifestaron en la foto y que estaban dentro de ese lugar.

  (continuará)