340 – El arcángel Uriel y mis pedidos, por Miryam Dietrich

¡¡¡Hola angelito humano!!! ¿Como anda todo? Noooo. no me cuentes.

Mejor te comento lo que me sucedió: ayer (dia 10 de febrero de 2014) venía manejando desde Villa Giardino hacia Los Cocos, luego de haber cenado con mis sobrinos y mis tres nietitas.

Y ya nomás – antes de entrar en el ruta de asfalto – vi sobre las antenas de celulares de Los Cocos (La Cumbre – Córdoba – Argentina) una LUZ GIGANTE, en un momento blanca, en otro roja y titilante.

¡¡¡Ja!!! El MONO LOCO se me activó a mil por segundo. ¿Era una nave? ¿Era un ovni? ¿Eran las antenas? ¿Era el mástil?. Pasé el peaje que hay sobre la ruta 38 y la seguía viendo. Entonces, no ingresé a La Cumbre por el primer camino que me hubiera permitido llegar hasta mi casa, y, seguí por la ruta 38.

(Entre paréntesis te cuento que venía desde el viernes invocando al Arcángel Uriel porque hasta ayer a la noche fueron días de COLAPSO en todos los niveles. Le pedía ayuda al arcángel Uriel porque yo misma me sentía colapsada. Rompi una goma de la camioenta, no conseguia precios, los precios eran locos, no todos vendían por la inflación, el sistema de mi banco colapsó ayer, etc etc etc).

Seguía viendo la tremenda luz sobre la montaña.

Cuando estoy dejando atrás la ruta 38 y tomo la entrada ( la que viene desde San Esteban) hacia Los Cocos, de golpe, de la nada misma, apareció una tremenda nube que me ocultó la vista del ¿ovni?

Yo sentia que mi piel se había puesto de “pollo” y una paz inenarrable. Cuando estaba cerca del cuartel de bomberos, desapareció de golpe la nube y tambien lo que sea que vi.

Solo estaba la luz roja de la antena. Como siempre.

Conversé esto con otras personas de la zona y me dijeron lo mismo.

Hoy me desperté con una paz fuertisima en mi ser y “siento” que todo cambió en paz y armonía, aunque nada de lo externo haya cambiado.  Siento también que URIEL respondió a mis plegarias.

Lo comparto, con paz, con alegría, con felicidad . ELLOS nos están ayudando. ¡¡¡Gracias arcangel Uriel!!! ¡¡¡GRACIAS HERMOSOS ANGELES DEL CIELO!!! ( EYYYY ANGELITOS: ya que se están dejando ver físicamente: ¿por que no bajan y me llevan? Los amo. Así sin mayúsculas ni eufemismos

Miryam Dietrich

328 – Jugando con Ángeles y caballos – Parte 2 de 4 por Miryam Dietrich

Ya el sábado estábamos todas juntitas en mi casa para ir a ver a Nadine Bell. En un alborot sin igual, que tenía a MOHR (Muá) como enloquecido de ver tantas mujeres juntas, partimos hacia el campo LA SOÑADA, en la zona de CRUZ  GRANDE (La Cumbre – Córdoba- Argentina).

Grupo de Rueca de Almas preparandose a jugar con ángeles y caballos – 23 de noviembre de 2013, por Miryam Dietrich

LLegamos al campo. Hicimos las presentaciones de rigor. Y ahi quedé absolutamente embelesada con una potranquita que había nacido hacía dos días.

Miryam Dietrich y la potranquita en La Soñada, por Miryam Dietrich

 El grupo comenzó a pedir sacarse fotos con la potranquita.

Parte del grupo de Rueca de Almas preparándose, por Miryam Dietrich

Y así fue que para no volver loca a la potranquita, decidimos sacarnos una foto semigrupal, ya que algunas andaban por un lado y otras personas por otro.

Grupo de Rueca de Almas posando en Jugando con angeles y caballos, por Miryam Dietrich

Subimos todas y todos al sitio de Meditación Encuentro donde Nadine Bell comenzó a explicar como iba a desarrollarse la tarea con los caballos. Y yo iba observando todas las reacciones de las personas. las emociones comenzaron a aflorar libremente y eso ya auguraba un día magnífico donde era evidente que, aquello  que estaban compartiendo el encuentro, iban a sacarle provecho en un 100% o más a cada una de las actividades.

Había entrega, respeto, silencio y algarabía, miedos y osadías, enojos y alegrías. ¡¡¡Muy Guauuuu todo!!!! Y todavía no habíamos comenzado la actividad de ese día.

Nadine Bell y Miryam Dietrich

Se determinaron quienes serían las primeras cuatro angelitas humanas para trabajar en el corral antes de hacer una cabalgata.  Y, mientras ello sucedía,  MOHR, bajo un alero, nos contemplaba. Hacía mucho calor, pero nadie lo sentía. Todas embelesadas con ese olor  a apasto, a fardos de alfalfa, a caballos, a…. olor campero de ese que en las ciudades se ha perdido.

Había chicharras cantoras por aquí y por allá. Algún que otro relincho. Una corrida de Daniel porque una de las potranquitas se había enredado en la soga que sostenía a la madre. No pasó de ser un susto. Y estos angelitos humanos flotaban entre la algarabía y el silencio impensado, en este espacio de Binomio (www.elbinomio.net) y Rueca de Almas,(www.ruecadealmas.com)  de ángeles y caballos, donde todos se permitieron ser como son. ¡¡¡¡QUE MILAGRO!!!!

Mohr contemplando a los angeles humanos de Rueca de Almas, por Miryam Dietrich
Jugando con angeles y caballos, por Miryam Dietrich

Era un placer el ir descubriendo todo el espacio de los caballos, de los ángeles que se iban haciendo presentes, de la entrega de los angelitos humanos que habían llegado hasta el encuentro. Escucharla hablar a Nadine Bell, esta escucharme a mi misma.

En mi tarea de coordinadora, me distendí y dejé que todo circulara por el espacio adecuado sin intervenir. Más mi mirada estaba atenta y “escuchaba” lo que ELLOS me iban susurrando al oído.

Nadine “leia” la conducta de los caballos y las personas. Yo, escuchaba las voces de los Ángeles. Amabs nos quedábamos estupefactas: sea por lso caballos o sea a través de los ángeles, los mensajes eran los mismos.

Cuando hicimos un alto para almorzar, con esa vista de montañas cordobesas, caballos, perros, humanos, aves, mariposas, Nadine nos informó a todas que ese día se inauguraba oficialmente La Soñada. ¡¡¡Cuanta emoción en nuestros corazones!!!

Y ahi si, sintiendo a Nadine como una hermana de muchas vidas pasadas, nos abrazamos llorando las dos. El sentimiento fue muto: llorabamos de pura emoción de haber confiado una en la otra a realizar una actividad inusual y distinta sin casi conocernos.

Cuando el humano deja de pensar, le dá la banana al Mono Loco y se deja guiar por el corazón sin análisis racional, todo es perfecto: Todo. y espera a que te cuente lo que sucedió en el picadero.

Guauuuuuuuuu y reguauuuuuuuu!!!!! hasta la aprte tres!