Maga Mantra, los manteros y los ángeles (526), por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: lluvia encantadora para mi que vivo en un sitio donde pocas veces llueve.

Mientras saboreo en mi interior los encuentros con mi hijo mayor, realizo un viaje a La Plata. Subo a un tren de los que nos dejó Randazzo. Estación de Retiro: barrio emblemático de la tanguera Buenos Aires. Cacofonía de colores y sonidos. Viviendas en precario equilibrio de hasta seis pisos y basura que muestra una cara negativa, sorprendiéndome al ver gente viviendo entre ella.

Camino apurada con cara de enojada, para parecerme más a los porteños y no dejar esta imagen de extranjera aunque mis pelos blancos me delatan en mis orígenes europeos. Llego a Plaza Italia en La Plata. Bajo del bus. Me oriento. Y me sorprendo. Calle 7 totalmente copada por manteros, donde gente de color ocupan casi todos los espacios.

La calle 47 luce desconocida en su abandono y veredas rotas.

Calle 12: más manteros de gente de color. Todos apurados y hablando acerca de que van a comprar en el próximo día feriado.

Tráfico enloquecido y una frase que es un común denominador y que une a Bs As con La Plata: La c… de tu madre. Chan.

Un encuentro con mi hijo menor.

Amigas y amigos muy queridos de antaño, que transforman mi pasado en mi presente. Recuerdos de otros de mi vida como abogada de leyes.

Me regocijo en el recuerdo y nos reímos a carcajadas batientes por nuestras anécdotas que nos unen. Soy lo que soy y ellas, ellos y yo nos aceptamos como somos.

Una amiga querida me aloja en su departamento y me presenta a PILI perrita callejera y cleptómana que se dedicó a “robarme” mis medias y esconderlas. Situaciones muy divertidas con esta picha muy inteligente.

Pili una perrita muy inteligente,por Miryam Dietrich

 

Entro a un bar que se llama Urquiza, donde una muy bella camarera compite conmigo en el rojo de los labios. ¡¡Cómo se atreve!! Nos reímos ambas a carcajadas. Y comparto un café con mi querida amiga y médica de toda una vida.

Invoco en las noches y en las mañanas a mi ángel actual. Le ruego me aporte luz para poder continuar y concluir en las tareas que llevan más de 19 años. Lo siento cerca. Muy cerca.

Le cuento que estoy muy cansada, que los humanos involucrados necesitamos ayuda de ELLOS porque estamos agotados de tanta lucha que parecería ser que a casi nadie le importa.

Los teléfonos de línea vigentes aun en La Plata me sorprenden.

Feliz reencuentro con una ex colaboradora del que fue mi estudio jurídico. El tiempo me tiraniza y no alcanzo a ver a todos los que quisiera.

Parto nuevamente hacia Buenos Aires dejando atrás una terminal atestada de humanos.  Autopista. Mirando distraídamente por la ventanilla observo un CHEMTRAILS en el cielo. Una vez más invoco a mi ángel.

Me sorprenden las casas a la altura de Villa Elisa que casi llegan hasta la autopista.

Luego del peaje de Hudson: pobreza, chatarrerío, canchas de futbol. Y entre ellos, un barrio cerrado de nombre pomposo indiferente a la villa que lo rodea como si los cercos pudieran frenar la pobre tristeza “de los de afuera”.

Y así de golpe, veo una larga extensión de flores amarillas silvestres y ellas suavizan mi mirada y ponen una nota de color en medio de tantos grises opacados.

La carpa del Circo Rodas interrumpe la monotonía de la visión de demasiados edificios altos y casa anodinas. ¡Y páfate! Me viene una oración: ¡Cuantos humanos que viven hacinados sin saber que están viviendo!

Novedades que me alegran. “Erks un Estado de Conciencia, Crónicas Erksianas Uno” ya a punto de salir.

Erks, un estado de conciencia, Crónicas Erksianas 1, por Miryam Dietrich

Y hoy miércoles 22 de agosto, a las 12,30 una entrevista con Maga Mantra por El Portal de Maga FM 91.9 http://www.mantrafm.com.ar/

Ahí hablaremos de ERKS, sus SERES, mi libro a punto de salir impreso y el nuevo que estoy YA escribiendo.

Ya no llueve. Veo las auras de todo lo que me rodea.

Los ángeles de este sistema solar que me acompañan, me miman el alma.