Saliendo del Caos rumbo a la Alegria del Vivir (534) por Miryam Dietrich

¡Angelito humano! Ha llovido en la noche en la zona rural de Capilla del Monte.
Ayer decidí salir físicamente del Caos, para conectarme con la esencia del retiro que estoy organizando para los días 7, 8 y 9 de diciembre en Capilla del Monte
Y me fui a un pueblo vecino.
Un café con crema de la mano de una amiga. Almorcé por ahí. Larga charla con un librero pianista. O un pianista librero.
Y me fui con mi perrita Schöne a un cauce chiquito de agua, que a veces es solo un hilo y a veces agua torrentosa, según lo que dictan las montañas.
Tiré mi lona blanca cerca de un árbol.
Y me dejé llevar por la magia, la que produce la alegría del buen vivir, cuando se me acercan los tiempos de NADAS.
Claro que el Mono Loco andaba a los saltos, ordenándome que hiciera esto o aquello para el retiro, que contestara emails, que, que… le dí la “banana” y lo mandé a callar.

Un arroyito en La Cumbre – Cordoba – Argentina, por Miryam Dietrich

Recordé Valeria del Mar, Cariló y los bosques que tanto caminé.

Recupero mi magia. Observo la hiedra trepando los árboles y las nubes que andan desorientadas por un cielo ora semiceleste, ora gris, ora oscuro.

Se escucha a los lejos, un helicóptero que pasa bajo y alborota a los pájaros. Me detengo en los sonidos del silencio. Como los que escuché en el Lago Lapataia en Tierra del Fuego. O como el rock. Magia de la naturaleza.

La tierra me arroja olores de hojarasca humedecida que ha formado un hermoso colchón donde he colocado mi lona y un poco me humedezco a través de ella.

Refresca. Se nubla más.
Sé que el Caos está del otro lado y no puedo ignorarlo, pero también siento que es posible salir de tanto ruido, solo deteniéndote, haciendo silencio, observando.

¡¡¡Guauuuu y reguauuuu! ¡¡¡Un Bicho bolita pasando al lado de mis pies!!! Lo saludo y le digo: “Tanto tiempo sin verte”. En lo alto percibo el zumbido de moscas o de abejas o de que se yo…

Flores silvestres. El ruido del hilo del agua entre piedras. Mujeres jóvenes que me escriben después de muchos años. Amigas con Monos Locos hiperactivados
Schöne que corre feliz en su libertad. Una brisa suave que me acaricia.
El sonido del silencio interrumpido por algunos vehículos y motos ocasionales.

Schöne se moja y viene a mi lado a sacudirse. Un caminante silencioso pasa por el otro lado del arroyo. Varios “bichos feos” cantando. Algunas calandrias responden.
Gritos de niños jugando a lo lejos. Una parrilla solitaria con un banco de cemento que nadie usa.
Caminito hecho al costado del arroyito por ignotos caminantes. Tiempo de “nadas” conectada con todo lo que me rodea.

Refresca. Se nubla más. Escucho a lo lejos las palomas y es como si las viera hinchando el buche para largar sus sonidos. Y me voy al campo de mi abuelo, allá cerca de Arroyo Corto, el campo de don Luis Dietrich.

Y me galopa el recuerdo del monte de álamos donde, con mis primos, tratábamos de trepar los álamos y otros árboles. Ya de chiquita me atraía la magia de la naturaleza. ¿Quizás recuerdo de alguna vida celta? ¿Irlanda?
Detengo el pensamiento y siento. Huelo. Dejo que mi conciencia se expanda. Y simplemente… soy feliz
Espantosas motos de escapes libres rompen el cuadro pero enseguida la quietud baja y es más poderosa que el estruendo mecánico. Algún perro le ladra vaya uno a saber a qué fantasma.
Del otro lado de la calle y detrás de un cerco vivo una Casa Blanca de ventanas verde musgo cerradas. “No tengo vida” parecería decirme, y continúa “ Aunque si tengo encanto de casa de cuentos con hadas y duendes entrelazados”.
Unas gotas chispeantes caen sobre mi cuerpo. Y por el caminito ribereño aparecen dos mujeres que me gritan alborozadas “Miryam Dietrich, Miryam Dietrich”. Cambio mi mirada y luego de un espacio de tiempo, las reconozco. Una viene de España y la otra de Argentina, de por ahí y de por acá.
Nos saludamos. Nos reímos. Estamos sincronizadas. Compartimos conocimientos y comentarios, las tres muy alborozadas.
Obviamente ERKS un estado de Conciencia es reflexionado en esta tarde de TODOS Y NADAS.

Erks un estado de Conciencia. Crónicas Erksianas 1, por Miryam Dietrich

Schöne, perra de la calle, corriendo feliz, desafiando mi autoridad, pero volviendo a mi lado, embarrada, se sacude, nos ensucia y vuelve a correr. Es libre y es un gozo verla andar.
Nos despedimos felices en el compartir.
Me voy alejando del cuadro. Siento muchos ángeles aquí a mi lado. Los sonidos del silencio me inspiran para contarte ti angelito humano cual ha sido hoy mi cuadro. Soy consciente del Caos pero para mi la verdadera vida es mucho más fuerte que todo lo malo.
Todo esto ocurrió en esta dimensión y en la otra, en el arroyito y en un sitio físico existente entre el Cuartel de Bomberos y el Chorrito en La Cumbre. Córdoba. Argentina.
Ahicito nomás al alcance de tu alma.
Un abrazo terrenalmente angelado

413 – El ángel del vuelo 2600, por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: hoy te escribo como viajera que soy de otras tierras, de otros cielos, de otros universos, de otros tiempos, de otras vidas, de otros encuentros.  En definitiva, soy una viajera de millones de viajes entre el cielo y la tierra.

Y como tal, otra vez estoy en “vuelo”.

Y mientras estoy disfrutando el vuelo 2600 (6 más 2 es igual a 8, la plena abundancia)  vuelve la magia, esa que a veces de tanto ser una humana, se me escapa y sufro con su destierro.

¡¡¡Guauu y reguuauuuauu!!! Casi grito en el avión por la felicidad plena que me embarga.

¡¡¡ HA VUELTO LA MAGIA DEL ESCRIBIR SINTIENDO SIN PENSAR!!!

¿Viste angelito humano que yo no puedo escribir simplemente para “cumplir”? ¡¡¡ Puffff!!!! Creía que había perdido la magia en alguna de mis andanzas serranas, en las que subo y bajo con mi cuatro por cuatro en caminos de piedras, en caminos escondidos, en caminos olvidados.

Y mientras voy sintiendo la presencia de mis ángeles, de ELLOS que siempre andan a mi lado, tomo conciencia que ando volando a 6.500 metros de altura. Y vuelvo a ser niña.

Vuelvo a ser aquella niña que deseaba a sus diez años de vida ( ubícate en que época ha sido, época en la que las jovencitas bordaban, cosían su ajuar, esperaban al hombre de “su vida” y tocaban el piano, no había TV y hacía poco había conocido una lustraspiradora ), a esa pequeña edad yo quería ser Piloto de cohetes espaciales. Y cuando mi madre alemana que no me entendía y sufría por esta hija rara, me preguntaba por que, le contestaba  “quiero ir a la Luna, a Marte, a Júpiter”.  ¡¡¡Pobre mi mami!!!.

Así que, con ese simpático recuerdo,  aquí me encuentro en este vuelo, mirando una nube que parece un antifaz veneciano.

Foto 1 desde el avion viaje Buenos Aires Mar del Plata
Volando más allá de las nubes, por Miryam Dietrich

Desparece el antifaz y viene a mi encuentro un rebaño de ovejas.

De golpe se corren los pompones de algodón y, veo abajo,  un diseño de un pueblo con casas apretujadas entre líneas, triángulos y cuadrados.

El ala del avión exhibe un naranja rabioso que la viste de fiesta y una luz intermitente pretende ir proclamando al cielo que, por acá,  estamos nosotros los ángeles humanos,  pasando.

Foto 2 desde el avion viaje Buenos Aires Mar del Plata
Un ala nietrich

Un ángel-nube me saluda desde el cielo.  Estalla mi alma de plenitud.  Y este vuelo me recuerda otro mágico vuelo: el de Sudáfrica a Kenya, ese que te cuento en mi libro NEGRO Y BLANCA CAMINO DE LAS SEÑALES.

Para los ángeles no hay países ni distancias ni límites. ELLOS siempre se dejan ver sólo.. .sólo que el humano tiene la mirada empañada de tanto celular y computadora usando, que los hace olvidar de la magia de los encuentros.

Comienza el descenso, el avión inclina sus alas permitiéndome ver una meseta de “nieve” o “una cama de algodones superpuestos”.

La magia carece de precio.

La conexión con los ángeles es algo extraordinario. ELLOS nos ayudan a caminar la tierra, ayudándonos a sentir el cielo en nuestras almas.

Ya carretea el avión por la pista de aterrizaje en Mar del Plata. Llovizna. Hace frío. No lo siento ni pareciera que me mojo cuando bajo por la escalerilla.

Ahí está mi hermana de vida, María Estela, esperándome fielmente con un simpático cartel de un ángel dibujado que ostenta atrevido mi nombre aunque tiene la “Y” invertida.

Cartel de Estela en Mar del Plata
Cartel de Bienvenida en Mar del Plata, por Miryam Dietrich

La magia existe. Los milagros existen. La amistad existe. Los Ángeles Existen.

Y el amor es el  único engranaje que, aceitado, permite que todo ello sea experimentado.

Somos generadores de milagros, somos angelitos humanos. Recuérdalo. Siéntelo.

¡¡¡Vive!!!

Allá voy Necochea, abro mis brazos y mis alas de ángel humano para un nuevo encuentro.

 

385 – El ángel de los Magos y de los amigos, por Miryam Dietrich

El ángel de la Magia, por Miryam Dietrich
El ángel humano de la Magia, por Miryam Dietrich

Buen día angelito humano: hoy voy a compartir algo que no he escrito yo, pero que me ha emocionado hasta las lágrimas.

Hola Miryam Dietrich, luego de escribir estas palabras me acorde se vos.
Es lindo tenerte cerca en este camino.
Gracias, cariños y mis saludos mágicos para vos.

Unas mágicas palabras

El acto de hacer magia consiste en producir efectos extraordinarios, que parecen sobrenaturales, empleando causas naturales.
La Magia solo es posible cuando la permitimos: en la transformación, la sanación, en el entretenimiento, las risas, en el compartir, en la inspiración, la intuición, arriba y abajo.
Como Mago de profesión, sé que existe gran diferencia entre hacer un truco y hacer magia. En el primero, hay curiosidad, en el segundo: vida, magia. El público lo percibe y lo manifiesta en la magnitud de su devolución. No es el truco lo que transforma, es la magia.
Como Mago de la vida, me gustaría que se entendiera a la magia como una ciencia, un conocimiento de aquello extraordinario que parece sobrenatural. Lejos de los rituales, las religiones, lo místico y oculto.
La Magia radica en el manejo de la vida en su real dimensión, ayudando a la humanidad, partiendo de la ayuda a uno mismo, estando del lado positivo de la vida.
Mis mágicos saludos para el día de hoy.

German Sesin”

German es un ángel humano mago. Y a vece se olvida que lo es, pero siempre vuelve a la magia de la vida.

Y a la par de estas bellas palabras, casi al unísono recibo estas otras:

Haces magia con las palabras…porque llegan al corazón, así como haces mágica nuestra vida, día a día. Gracias!!!!. Romina Di Benedetto“.

Romina Di Bendetto es una bella angelita humana de los masajes, que sube y baja de la mente a su alma, y cuando está en este último estado, despliega sus alas a través de sus manos en magnífica conexión con otros angelitos humanos.

Y como corolario: ” Una vez me recomendaron buscarme una abogada. La busque. Pero también sentí que necesitaba una abogada de Almas, que respondiera a mis inquietudes y vacios que afloran en el crecimiento. Necesite a través de ella el mensaje del cielo, pq a veces el de los humanos no ayuda.
No se pq cuento esto hoy. Se que mi alma fue ayudado por Miryam Dietrich. Eso fue lo q me ocurrió. No se si la sociedad entiende esto. Pero no comulgo necesariamente con los preceptos de la sociedad a veces hipócrita, comulgo con el bienestar y ser coherente con lo que siento. No se si a alguien le sirve, sino sera una cosa mas de las tonteras que publicamos en Facebook y solo será mensaje de transnochado a nadie…. Silvia Varela”

Silvia Varela es una angelita humana, es un a angelita de los amigos, es una angelita madraza, como la gallina, siempre cuidando de sus pollitos y de los ajenos.

Gracias a German Sesin, Romina Di Benedetto y Silvia Varela. Dicen los sabios que en la vida nos interrelacionamos como si fuéramos espejos. Quizá me tocó ser espejo de las bellezas de vuestras almas.

A veces el espejo es muy fuerte, a veces es muy tierno, otras molesta, pero siempre es el ESPEJO que nos revela quienes somos. Los ESPEJOS sirven para recordar quienes somos.

Sencillamente .. ¡Gracias! angelitos humanos! Gracias.

 

Miryam Dietrich

 

 

277 – Los angeles sincronicos y las señales en Venezuela, Epilogo, por Miryam Dietrich

Epilogo  – Los Ángeles, las señales y Venezuela

Voy bajando en bus desde La Puerta hacia Maracaibo. Mucho calor afuera. Muy buen clima en el interior. Me ubico en el asiento del acompañante del conductor. Este se llama Luis. Como mis hijos. Es simpático y maneja con calma.

La Puerta, Venezuela por Miryam Dietrich

Pasamos a un hombre con botas de gomas, de caminar cansado.

Barbas de Viejo colgando de los árboles.

“Barbas de viejo” colgando de los árboles en Venezuela, por Miyam Dietrich

Cañas de alturas impensadas. Casas rojas, celestes, verdes. Techos naranjas.

Selva venezolana en una parte del camino, por Miryam Dietrich

Plátanos con hojas gigantes que casi parecen extraídos de un cuento de magia. Me siento pequeña frente a esos tamaños tan tropicales.

Pasa un camión traqueteando  con resoplidos y estertores subiendo la cuesta para llevar a otros poblados su mercadería de múltiples verduras.

Lomos de burro o policías acostados.

Ropa al sol, esperando ser mimadas y secadas por este, cuelgan despreocupadas del alambrado ante la mirada asombrada de esta turista ajena a las costumbres venezolanas.

Variedad de rejas de clara influencia española.

Puertas color verde loro.

Más camiones trepando con esfuerzo, con cambios que hacen ronquidos en esos caminos estrechos.

Varias casas de humanos, colgando de las montañas como si de nidos de pájaros se trataren.

Un cementerio inesperado al costado del camino, casi encimándose con este por carecer de espacio en la montaña. Flores variadas y cruces, algunas, de blanco desteñido.

Curvas y más curvas.

Sombrillas multicolores ponen alegría a ese camino donde los cables que algo conducen casi empañan la mirada cuando a los cielos se eleva para ver las montañas.

En el bus, conversaciones variadas. Escucho todas y en realidad, no escucho ninguna.

Disfruto. Paladeo. Saboreo. Al fin tengo contacto con Venezuela ya que desde que llegué todo ha sido trabajo y trabajo.

Techos que son terrazas. Terrazas que son galpones donde se guardan cajas y otros enseres.

Casas, Terrazas, Montañas venezolanas, por Miryam Dietrich

Un cartel que invita a volar en Parapente y enseguida viene Juan el Ecuatoriano a mi mente.

Una casa sobre otra casa sobre otra casa.

Un tanque de agua de color rojo subido me sorprende en una curva y debo mirar dos veces porque parece un extraterrestre montado en el techo.

Por doquier carteles de Chavez en cantidad y en menor número de Caprile, vestigio de las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012.

Puesto de bananas.

Las casas ahora están a la derecha del camino. Y a la izquierda selva. Pasamos una curva y las casas están a la izquierda del camino y a la derecha Selva y montañas.

De golpe ambos lados del camino con casitas multicolores como si trataran del adorno de una torta de cumpleaños.

Pueblito Venezolano, por Miryam Dietrich

Una montaña muy alta acapara mi atención.

Arboles altos muy altos. Un hombre machete en mano, con sus botas de goma y su sombrero de paja camina muy decidido rumbo a la limpieza de otro terreno porque la selva es invasora y el machete es su límite.

Bignonias salvajes colgando por aquí y por allá.

Palmeras que toman posturas extrañas.

Un raro complejo de edificios de 3 o 4 pisos.

Claveles del aire colgados de los cables, invasores, indiferentes a la política o a los límites geográficos.

Escaleras que conducen a caminos ignotos, escaleras que llevan a terrazas de vecinos alejados.

Algunas casas cercadas con alambres de púas en la parte superior  de sus muros.

Combis llevando gente variada con sus ventanillas abiertas y flotando, en algunas, sus cortinas al aire.

Imágenes de Jesús en los autos o leyendas alusivas.

Puestos de frutas y verduras en la calle. Estamos en Valera. Cosmogonía de sonidos, olores y colores.

Banderas de Venezuela. Seguimos en la ruta. Un pueblito detrás de otro.

Otro pueblito venezolano, por Miryam Dietrich

Casas de chapa. Casas de barro. Casas de bloques.

Amarillos. Naranjas. Violetas. Celestes.

Santa Rita colgando gloriosas por doquier con profusión de colores.

Me voy despidiendo de Venezuela. Me despido del Lago Maracaibo.

Me despido de los ángeles humanos venezolanos.

¡Gracias Ann y Mistica por ser tan especiales!

¡Gracias Ann por recordarme a los kobdas!

Hasta pronto Venezuela!

Miryam

 

256 – Lago Puelo y la Qabaña Encantadha, Capitulo III (Final) por Miryam Dietrich

ELLA me despertó muy temprano, quería que yo escribiera este cuento para grandes y chicos de la QABAÑA ENCANTADHA. Encantada de luces, de amores desencontrados, de amores recuperados, de niños que le dicen a los padres que hay seres de luz dentro de la cabaña, de padres que se ríen de sus hijos diciendo que tienen demasiada imaginación.

 

Una vista desde la Qabaña Encantadha, por Miryam Dietrich

 

Mirando el amanecer por la ventana vi aparecer primero lentamente las nubes mientras la luna perezosamente se retiraba a descansar, agotada de tratar de iluminar a los humanos “dormidos” frente a lo que debería ser el “GRAN DESPERTAR”.

Y la qabaña me contaba de humanos trasnochados que sólo miran el suelo, gozan con un auto nuevo y el ensordecedor ruido de las discotecas, creyendo que en ese camino encontrarán la ¿felicidad? Habiendo olvidado de buscar LA RUTA de su vida en el QAMINO que las estrellas marcan. Así como los humanos hacían antes, nuestros abuelos, nuestros ancestros que conocían toda la galaxia.

ELLA me decía: “HOY LOS HUMANOS SOLO CONOCEN LA PANTALLA DE TV YA QUE SE OLVIDARON DE MIRAR LAS ESTRELLAS, DE BUSCAR A DIOS EN ALGUNA DE ELLAS, Y CON ELLO, SE OLVIDARON DE SOÑAR EL VERDADERO SUEÑO DEL MÁS ALLÁ. AYYYYY HUMANOS HUMANOS”

Mientras mi cuerpo se desperezaba y Cristina dormía,  ELLA, LA QABAÑA ENCANTADHA me contaba del CERRO PILTRIQUITRON.

Me decía “MIRALO MIRALO. FIJATE COMO LOS ÁNGELES DE LA PATAGONIA EN LA NOCHE LE PINTARON BARBA, JUGANDO A LA PINTURA EN ESTA PARTE DE LA TIERRA”

Piltriquitrón, Lago Puelo, Patagonia Argentina, por Miryam Dietrich

Mirando el cerro, pude apreciar que la nieve se había escurrido sobre sus laderas y realmene parecía una larga barba mirándolo  desde la Qabaña Encantadha.

El sol, que venía juguetón retrasado porque el invierno patagónico lo hacía dormir más de la cuenta, apareció con sus primeros rayos entre las nubes y el Piltriquitrón.

ELLA me dijo “¿TE DAS CUENTA QUE EL PILTRIQUITRON PARECERÍA QUE TUVIERA UN AURA BLANCO.-AMARILLO-.ROSADO? EN REALIDAD ES LA ILUSIÓN QUE PROYECTA EL CONJUNTO DE SITUACIONES. IGUAL QUE EL HUMANO QUE CREE QUE ESTA TERCERA DIMENSIÓN ES SU REALIDAD Y QUE CUANDO TÚ HABLAS DE LOS ÁNGELES SON PRODUCTO DE TU IMAGINACIÓN”

Aún en pijama, con mis pantuflas de abrigo colocadas en mi piecitos para no sentir el frío, estaba como “ensoñando”, muy encantada con el encanto de esta QABAÑA ENCANTADHA.

Vista desde la Qabaña Encantadha - Lago Puelo- Patagonia Argentina , por Miryam Dietrich

Lobo – el perro- llegó hasta la puerta y se puso a ladrar reclamando una comida inexistente.

Los gallos comenzaron a cantar reclamantes como reloj despertador. Me deleito en el COROCÓ del gallo que me hace acordar a mi infancia.

En las ciudades no hay más COCOROCOES porque tampoco hay gallos. Ni qabañas que hablan.

La magia bella, esa que nos permite “ensoñar” se ha perdido entre las ondas electromagnéticas del WI FI, TV, CELULARES y otras yerbas más.

La qabaña está quieta. Hoy no quiere hamacarse y Dios se ha ido a otros lados a atender los reclamos humanos que, siempre pidiendo se encuentran, en lugar de dar Gracias por todo lo que tienen y de lo que no se dan cuenta.

Cristina se despertó y bajó de su dormitorio del primer piso, mientras la madera crujiente me hablaba en mil lenguajes con muchas palabras.

Sé perfectamente que está viva esta hermosa QABAÑA ENCANTADHA. Más también sé que el humano dormido, huiría presuroso a su nido si sintiera lo que para mí son voces y que para él sólo son ruidos o fantasmas negros que vienen a reclamar su alma.

La mañana continúa asomando.  El solo anda haraganeando detrás de las nubes grises que flotan en el cielo.

Las hojas caídas de todas las plantas del espacio, forman una alfombra entre rojos y amarillos y algún verde deslucido que se va a dormir el invierno mientras la nieva cae para luego, volver en la primavera con fuerza y muchos deseos de brillar en la intensidad del renacer.

ELLA me vuelve a hablar. La percibo como un suave ronronear de un gato siamés de esos que te hablan en su lenguaje de ron-ron ron-ron. ELLA me pide que no me vaya. Que nos quedemos.

Le contesto que mañana o quizá pasado ya debamos partir. ELLA se entristece y me cuenta que necesita de muchos cariños humanos, de muchos “mimos” de esos que los humanos se han olvidado de hacer, aun entre ángeles humanos.

Se enfunfurruña. Me hace “pucheros” próxima al llanto.

El sol, que nos estaba escuchando, se transforma en su cómplice y aparece de golpe, proyectando fuertemente sus rayos de través de la ventana, apoyando la queja de la QABAÑA ENCANTADHA.

Entonces le hago una promesa a ELLA y, el sol, contento ante esta nueva situación, se debilita un poco para ir a dormir una siesta temprana detrás de una nube que le prestó muy rápidamente su sábana.

Le prometo que escribiré este cuento y que lo contaré en mi web para que los Niños Multidimensionales que existen en todas partes, les cuenten a sus padres de las QABAÑAS ENCANTADHAS y para que estos papás de ilusiones perdidas, recuerden sus propios cuentos de cuando niños eran y les parecía tan normal, hablar de QABAÑAS ENCANTADHAS.

Qabaña Encantadha y Miryam, Patagonia Argentina, por Miryam Dietrich

Así que aún en pijama y próxima ya a las horas del mediodía que me anuncian el fin de esta mañana mágica, te escribo angelito humano para que… recuperes la magia y escuches con tus oídos del alma… las historias que tienen…. las ¡¡¡QABAÑAS ENCANTADHAS!!!

Agradezco profundamente a todos los ANGELES SERES DE LUZ que me soplaron estas palabras en mis oídos físicos y también le agradezco a la Hermana Cristina Crespo que mientras yo te escribía, ella humildemente me hacía la cama.

¿Qué cómo se llama el espacio? Son las CABAÑAS DEL CERRO donde Diego y Lobo te atenderán con esmero, en Lago Puelo Chubut Argentina

Recuerda que el QAMINO DE LAS SEÑALES, se muestra en una de sus partes, cuando uno… escucha con el alma.

Lago Puelo, en la Qabaña Encantadha un 3 de junio de 2012

Fin

Miryam Dietrich

191 – Cuando una angelita humana pone sonrisas en mi alma, por Miryam Dietrich

Te cuento, angelito humano, que tuve unos días donde mi humanidad y los hechos en sí de la vida, me habían puesto en un sitio un tanto melancólico. ¡Si hasta mi “mono loco” estaba melancólico! Y así fué que sin querer queriendo, me encontré en Buenos Aires físicamente con Silvina en un café de Palermo.

El encuentro era para algo muy concreto y corto en el tiempo lineal. Pero “algo” nos pasó a ambas. Y los “cinco minutos” se hicieron una hora. Y yo volví a sentir esa magia de “Mujeres en re-unión” “Magas Blancas trabajando . No Molestar” y así las cosas, sin razonar nada ninguna de las dos, subimos a la camioneta de Rueca de Almas e hicimos un mandado que nos llevó a una conexión muy personal mientras yo manejaba, ella miraba al GPS y me indicaba con su propio GPS interior cuales eran las mejores calles para hacer la ruta física necesaria en ese momento.

Nos despedimos luego de casi cuatro horas de estar juntas, no sin antes notar muy asombradas que EL MISMO SITIO QUE HABIA OCUPADO LA CAMIONETA MIENTRAS CONVERSABAMOS, a la vuelta de todo el recorrido de más de dos horas, con muchisima gente en la confitería y un gran atascamiento vehicular en la Figueroa Alcorta, ese mismo sitio de estacionamiento ESTABA DESOCUPADO y era el único.

Magia. Siempre la Magia. 

Luego Silvina (que es maestra jardinera) me mandó lo que ahora comparto contigo.

Y yo sentí… que ella, me ponía …. “sonrisas en el alma”.

Esas cosas que la vida te devuelve… ¡Gracias Silvina hermoso ser de Luz!

Y esto lo escribo en la web por esa cosita que siempre digo: COMPARTIENDO ALEGRIAS que para las tristezas… de esas…. de esas se encarga el Mono Loco de cada una

¡Ah! ¡Casi me olvido! Todo eso que según Silvina, yo le inspiro, en realidad está dentro de ella. Yo… sólo soy su espejo

Miryam

Hola linda espero que andes mejor!!! Te cuento que hoy me levante con ganas de jugar con tus fotos y te cuento que me divertí muchísimo!!!

Miryam Dietrich con Alas, por Silvina

Además en mi libro “Un Ángel para cada día”, les pedí a ellos que me dieran un mensaje para vos. Esto fue lo que nos transmitieron:

Miryam Dietrich en el Bosque, por Silvina Augusto

©     El Esplendor:

“Aquello que brilla esta dentro nuestro aunque no siempre lo vemos. Podemos estar en nuestro mejor momento, en la cúspide de algo sin advertirlo. Encerrado en el cofre de  nuestra vida y nuestros sueños deberán buscar la llave que nos permita abrirnos al todo, visualizar nuestra llama interior, la que nos enciende y nos hace que brillemos para los demás y para nosotros mismos.

Cerremos los ojos y aspiremos profundamente varias veces. Los ángeles llegan a nosotros para acercarnos esa posibilidad, para que seamos nuestra propia llave, nuestro horizonte. Los ángeles serán nuestra compañía, nuestro soporte, aquel espejo que ayude a reflejar la mejor luz, el más intenso brillo que atraiga el amor y el esplendor de la vida de cada día.”

Bueno Miryam espero que te guste y fuerzas mi amiga!!!! Te quiero muchoooooooooo!!!! Silvi!

Miryam Dietrich con osito, por Silvina Augusto

*Valeria del Mar, retiro con los ángeles, el bosque y el mar – 4 al 7 de noviembre de 2010, por Miryam Dietrich

Bienamado ángel humano: aquí vengo para traerte otros datos en relación al Retiro con ángeles en Valeria del Mar del 4 al 7 de noviembre de 2010.

Mira, hace un tiempo atrás  –en pleno invierno- me encontraba sentada en la playa de Cariló, con mi amiga hada humana Stella Maris. E lla me marcó unas huellas en la arena que había dejado yo misma al caminar.

Y hoy te regalo a ti esta foto para ver si tus pasos de ángel humano –situación que tienes olvidada- te llevan a caminar junto a ELLOS desde el 4 al 7 de noviembre de 2010 en esas mismas arenas, en esos mismos bosques que caminé por espacio de varios años.

Huella de vida en la arena de Cariló, por Miryam Dietrich (2009-06-04)

Te invito a que te regales este espacio temporal, donde detendremos el tiempo lineal y, entre otras cosas, iremos  a caminar por el bosque.

¿Cómo qué bosque? El de Cariló, este  sitio que aún –pese a algunos humanos- sigue conservando algo del encanto de hadas, duendes, gnomos y seres de la naturaleza.

¿Cómo que “esos” seres? Sí, esos seres que tú veías cuando eras una niña o niño, sin sistemas de creencias preimpuestos.

Orgon en el bosque de Cariló por Miryam Dietrich (2009-05-17)

¿Cuánto hace que no caminas por el bosque y te dejas arrastrar por la magia que tenías cuando eras niño/a? ¿Cuánto hace que no hueles el bosque? ¿Cuánto hace que no vibras con el bosque?

Mira, en Cariló (playa de la República Argentina que queda cerca de Mar del Plata) hace muchossss añoooossss yo recuperé mi magia.

Estaba un día trabajando en una demanda judicial por contaminación en el apart de mis amigos Carlos y Susana, y de golpe … ¡zas! (Esto que cuento sucedió en agosto del 2003, en el apart Las Cuatro Estaciones de Cariló, en el departamento 5).

¡Había un gnomo en mi ventana! Cerré los ojos y los volví a abrir. ¡NO LO PODÍA CREER!

Y AHÍ ESTABA. Y me hablaba.

¿Qué cómo me hablaba? Le entendía todo aunque no había sonidos. Yo recibía lo que él me decía en mi mente. ¿Telepáticamente? Sí, creo que esa sería la definición. Era chiquitito y feo y estaba sentado en el alfeizar de la ventana.

¡Y qué simpático que era! ¡Cómo se reía de mi azoro humano! Realmente me sentí muy tonta.

Te juro que, por mucho tiempo, no me animé a contarle esto a nadie.

¿Te imaginas contarle a alguien, que yo-que en ese momento era una importante señora abogada- había visto un gnomo? ¿Y que había hablado con él? NI LOCA. Imagínate donde pensaba yo que podía a ir parar mi status-quo.

Jajaja Pero los caminos de cada uno son impredecibles. Y a veces, Diosito me sorprende.

A los días de haber vivido esto, salí con mi muy amada gnoma humana Lucy, a caminar por el bosque.

Y justo, justo, antes de ver por primera vez en mi vida al ABUELO ARBOL, ahí … delante de mío, en ese maravilloso camino de bosque, con olor a bosque, con colores de bosque… ahí estaba…

¡la colonia de gnomos!. Guauuu y reguauuu.

Fue tan fuerte la impresión, que mi “mono loco” (léase mente) se quedó sin pensamiento y yo me sumergí de lleno en la magia de la existencia de esa colonia.

Escondites de seres del bosque, en Cariló, por Miryam Dietrich (2009-06-02)

Le comenté a Lucy y ella, aunque no veía nada, sentía una profunda emoción.

Y yo… yo me sentía re-loca. Cerraba y habría mis ojos.

Pero ahí estaban todos. Y me contaron su historia, que estaban por mudarse con gran pesar  por lo que los humanos le hacían a su amado, apreciado y necesario bosque.

¿Quieres conocer toda la historia? Hummm…. Para eso tienes que venir al retiro y entrar en la hermosa energía del bosque

Pero lo que más me sorprendió de todo, es que personas adultas que tienen sus negocios desde hace muchos años en esa zona, me han contado que muchos niños cuentan de los seres especiales que ven en el bosque. Claro… que los cuentan niños en su mayoría menores de cinco años.

O sea, los  humanos que aún no han sido “contaminados” por la “madurez” de los adultos que les dicen que los “gnomos” no existen y que sólo son fantasías.

Claro, son “adultos”… los adultos…. no cuentan esas historias…. no es propio de adultos tener magia…. La magia es tontería de niños… los adultos deben andar siempre serios y preocupados…. Hay que ganar plata…. Hay que…. Hacer cualquier cosa menos recuperar la magia.

¿Qué estoy chiflada porque en este rincón del Cyberespacio mezclo los ángeles, los avistajes, los duendes, los gnomos, las hadas y demás seres de diferentes dimensiones?

Y quizá esté un poquito chiflada.

Claro… Colón, Einstein, Newton y algunos personajes más estaban catalogados de chiflados…hasta que se demostró lo contrario.

No me comparo con ellos pero sé perfectamente lo que veo, con mis ojos físicos abiertos. Y lo que produce en mi alma, “eso” que veo.

¿Acaso vivo en lo que los científicos llaman Multiuniverso?  ¿Soy una especie de puente Einsten-Rosen? ¿O soy un ejemplo viviente de la Teoría “M” o de la Teoría de las Cuerdas? (http://campusvirtual.unex.es/cala/epistemowikia/index.php?title=Universo_Multidimensional)

Los que me conocen, saben que poco me interesan las definiciones, aunque para la mayoría de los humanos sean muy necesarias.

Y si me consideras chifladita… soy una chifladita alegre que vive la mayor parte del tiempo muy feliz.

¿Qué cual es mi receta? Hummmm…. Únete a los retiros y recupera tu magia. Y ahí te voy a contar cual es la receta… de vivir en la realidad lo que otros de dicen que son cuentos de hadas.

El organigrama del retiro lo puedes leer en http://www.ruecadealmas.com/2010/valeria-del-mar-del-4-al-7-de-noviembre-2010-organigrama/

Uno de estos días te voy a dar más pistas en relación al abuelo árbol.

2009-07-21 Ángel Azul

hada-en-azul1

Cuando hay adolescentes presentes en los talleres, los seres que se acercan a ellos, tienen mucha similitud con la imagen que se encuentra inserta.

Visita el link

http://www.ruecadealmas.com/2009/07/2009-07-21-para-que-te-sirve-participar-de-una-vivencia-con-angeles-por-miryam-dietrich/

 

http://labrujita8.files.wordpress.com/2009/01/ignatievaanna-dibujo-hadas8-agua1.jpg

 

Talleres de Angeles: esquema común a todos

El taller comienza con mi historia donde explico que soy estrictamente pragmática y que, cuando hablo desde mi personalidad (esto es que no estoy canalizando), lo hago en base a mi experiencia.

Luego les indico a los presentes que cierren los ojos, los relajo un poquito a todos y comienzo a descubrir y describir lo que veo y vá sucediendo.

A veces hay mensajes personales para cada una de las personas presentes, otras veces solo para algunos, otras veces también hay mensajes colectivos, y nunca se repite un taller con otro, y siempre pero siempre son diferentes.

Y eso creo que es lo más lindo que tienen.

Y cuando se termina, la gente no desea irse. Si la energía grupal lo permite, realizo cantos lemurianos. Y me ha pasado que algunas personas se han reconocido en los sonidos, con lo cual se redescribieron como lemurianos encarnados.

Normalmente alguien acerca alguna imagen de Maria (pudiéndose agregarse además imágenes de Buda, Kwan Yin, o lo que sea sagrado para los participantes), que ponemos sobre algún hermoso mantel o mantilla, le ponemos flores, algunas velas, y la gente puede poner en ese lugar todo lo que desee energizar y se lo lleva cuando el taller ha terminado.

 Lo más hermoso de estos talleres, es que las personas reconocen la veracidad de los mensajes que reciben porque les despiertan muchísimas emociones físicas y síquicas y siempre pero siempre enriquecen el espíritu de todos los que estamos ahí.

 La mejor forma de pasarlo muy bien es venir sin expectativas.

Mirta mno7