421 – Francia, Turquía y el Mono Loco, por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: mi cumpleaños. Afecto recibido. Llamadas. Notas. Amigos compartiendo un almuerzo. Mis hijos, desde lejos, presentes. Mis sobrinos amados. Y sus hijas.

Escribiendo el nuevo libro. Mayhuma. Ángeles. Recuerdos. Emociones. Credo Mutwa Zulu que se acerca a sus 95 años. Maestro de maestros sin decirse maestro.

Uritorco nevado
Uritorco nevado en sus cumbres. Julio 2016, por Miryam Dietrich

Leña encendida que calienta mi cuerpo y mi alma recordándome viejos tiempos. Releyendo mis más de 50 cuadernos para poder plasmar mis experiencias en el nuevo libro, con justeza y veracidad.

ERKS. Sentimientos de elevación en medio de tremenda confusión. Aranguren  ¿angurriento? desvergonzado que no renuncia a su cargo, dejando el tarifazo como una cuestión menor, ante la infracción a las normas de ética como sus acciones de Shell y las concesiones graciosas para el gas y su transporte. Aranguren y Magdalena una deuda eterna de aquel que no creyó que desde el cielo lo miran. Despreciado y vilipendiado por el pueblo comienza a recorrer el camino del destierro. ¿Quizá la famosa empresa, la que hoy representa ante el mundo la actual reina de Holanda, haya aportado a la campaña del que hoy quiere ser bien amado?

Mucha tela para cortar. Maradona suplantando a Dios, condenando a diestra y siniestra. Cristina victimizada, cual paloma inocente se siente maltratada. Tinelli ya sin límite en su papel de bufón riente del que poder tiene y se aburre ya, hasta pensando en su propia muerte. Abogada Hot de tenebroso pasado y las autoridades hacen de cuenta que no ven nada, claro que ella aumenta el rating de lo que ya no puede ser ampliado.  Opus Dei y el Papa Francisco. Azoramiento espiritual. Las Monjas que no son monjas(¿?) .

Y en el Gran Plan Reptiliano, un nuevo atentado en Francia, que alimenta el miedo y enloquece a la gente. Muertos y más muertos y familiares desesperados reclamando seguridad.

Imposible de creer que la camioneta pasó todos los controles de seguridad sin ser detectada. Turquía sorprende. Y siempre los de Oriente son los malos, aunque los peores se encuentran del otro lado. Buscando excusas para instaurar el gran plan donde, bajo la apariencia de seguridad, se nos impondrá una cárcel real.

Las gaviotas australes están presas por su clima. No pueden volar más allá porque morirán (Cuadernos de Erks).

Y a los humanos se nos quiere encadenar, pasando de la prisión mental  a una de barrotes pesados y con límites demarcados. Chau libertad.

Dólares por todos lados. Vuelan valijas y se abren las cajas fuertes. Casanello desorientado y Oyarbide bailando con Copola en escenarios desorbitados. Melazzo seriamente cuestionado porque ejerció un poder que no se le había sido otorgado.

Y los Monos Locos más que activados. “Es hermoso sufrir sufriendo” parecería ser que dicen los que pelean con otros, aunque algún ángel humano le regale la varita mágica para cambiar de estado.

Y más y más divisiones entre hermanos.  El Mono Loco ataca y ataca y ataca. Y aunque no sabe que necesita para salir de la angustia,  se enoja porque aunque no sabe nada, no quiere aquello que angelicalmente se le ha dado.

“De este modo no es” aunque de lo que ES no tiene registro ni sabe porque nunca se ha conectado.

Ausencia del Compromiso de la Palabra. La Observación, Reflexión y Discernimiento han sido arrumbados.

El cariño es despiadadamente triturado.  Y así andan algunos ángeles humanos, vagando y sufriendo de lado a lado.

El Mono Loco parece triunfante y dice “que hermoso es sufrir y rechazar la varita que los ángeles me han dado”

El Mono Loco ataca, confunde, critica, disiente y en la cárcel mental te tiene aunque tú ni cuenta te has dado.

Sigamos trabajando por los que quieren dejar de sufrir, dejándonos abrazar por los ángeles muy amados  y comprometiéndonos en el día a día, con nosotros y con los de al lado.

286 – Ejerciendo el poder de ser un ángel humano, por Miryam Dietrich

Amado angelito humano: los actos son los que marcan nuestra vida, no las palabras. Demasiadas personas que hablan “lindo” creando más ilusión dentro de la ilusión.
Ejerce tu autoestima.
Piensa y siente por ti mismo.
Formemos un rebaño de al…mas y dejemos de lado el ser rebaño de ovejitas. Muchos días en el campo me ponen muy autoreflexiva. ¡¡¡Guauuuuuu y reguauuuuuu!!! Ejerzo en mi misma el poder que Dios me dió y no consiente que ninguna persona o entidad o político o lo que sea que se llame, me lo quite. En amor y Unidad.
Flor de cactus en unión con la tierra y el entorno, Campo de Rueca de Almas, Quebrada de Luna, Córdoba, Argentina, por Miryam Dietrich
Aquí sigue mi mensaje
¡Buen dia angelito humano! Hoy me desperté con la presencia de Mayhuma a mi lado. Presencia sutil, etérica, fuerte y suave a la vez. Y me susurró bellas palabras al oído sobre el amor y la paz.
Y los ángeles vienen haciendo un hincapié en “empoderarnos” nuevamente. O sea recuperar nuestro poder interno frente a lo externo.
Y un ejemplo es Facebook: desde hace un tiempo, unilateralmente, Facebook …sustituyó las direcciones de nuestros correos electrónicos por una creada por ¿él? ¿ella?
Una vista que me ayudó a reflexionar sobre el “emponderarme”, Campo de Rueca de Almas, Quebrada de Luna, Córdoba, Argentina, por Miryam Dietrich
 Y la mayor parte de la gente no se ha dado cuenta de este detalle. Si tú permites que terceros ajenos a tu voluntad comiencen a modificar tus actos sin tu consentimiento, verás que tarde o temprano TE OLVIDARÁS QUE EN TÍ ESTÁ EL PODER DE DECIDIR SOBRE TU VIDA MIENTRAS ESTÉS EN LA TIERRA.
Y la Matrix te absorverá en su mundo de ilusiones. Configura tu perfil nuevamente y coloca tu verdadero correo como medio de que otros se comuniquen contigo.
De tí dependen: fijate si otros deciden por tí o tú ejerces tu poder y pones límite a terceros que pretenden entre bambalinas decirte como debes comunicarte con las personas que te interesan.
¡Puf! Me cansé.
Este escrito de hoy lo llamaría “EJERCIENDO LA PAZ MIENTRAS ELIJO QUE QUIERO HACER CONMIGO MISMA”
 Te abrazo con muchos angelitos de la brisa serrana
Miryam Dietrich