2009-06-08 Por qué esta web?, por Miryam Dietrich

Por qué esta web?

No es una web religiosa ni pretender serlo. No está encolumnada en ninguna corriente filosófica o metafísica.

Y si buscan encasillarla o meterla en alguna “cajita” de definición, creo que les va a resultar dificilísimo, porque, como tantas cosas de la vida, esta web también es única.

Personalmente, tengo tantos conocimientos intelectuales de “cómo deberían ser las cosas que deben ser” que … ¡ME AGOTÉ!.

Ya es hora de conectar mente y corazón. Ya es hora de sentir.

¿Creen ustedes que no pueden sentir a través de una web?

Lean. Y fíjense si sienten o no emociones.

Esta web … es simplemente una web.

En ella vuelco mis praxis, mis experiencias, mis sentires y los de tantas personas que me conocen y me rodean.

Una vez, una hermana de vidas pasadas y amiga del alma de esta vida, que se llama Elena y es de La Plata, me dijo: ” por favor, hablá en nombre de los que no tienen voz”.

En ese momento, yo estaba rodeada e inmersa en profundo, profundísimo dolor emocional, físico y síquico por esas cosas que suceden en la vida.

No presté atención en aquel momento, pero la frase quedó ahí, colgada de una nube y cada tanto, sonaba en mi cerebro como un péndulo. Y luego se iba.

Y hoy, creo que hablar en nombre de los que no tienen voz, es una de mis misiones de vida, como también hacer “oir” a quienes padecen cierto tipo de sordera.

Nuestros amados Guías siempre están acá, con nosotros. Y no se los escucha. El miedo y las creencias incorporadas por múltiples factores a nuestras vidas, producen cierto tipo de sordera.

Y así andamos. A puro tumbos nomás.

Las únicas reglas que rigen lo que hago en este segmento de mi vida, son el amor incondicional, el perdón, el regocijo en Dios, alegría, Fé, confianza, el placer de la conexión con los Ángeles, Guías y Maestros, el servir a otros, el ayudar a otros y ayudarme a mí misma, el disfrutar la vida por el sólo hecho de vivir.

No sé si lo logro. Y cuando lo logro no sé si es lo correcto. Más … SÉ QUE ES LO PERFECTO PARA MÍ.

Ver vidas pasadas y canalizar a los ángeles de las personas, es algo que, para describirlo, carezco de palabras.

Pero, sé y afirmo, que luego de una de esas sesiones, el amor y el perdón se instala en el corazón de quién recibe y a mí, me recicla toda mi energía con una suavidad, que es realmente angelical.

Mi aprendizaje nunca se acaba. Todas las noches me acuesto con la sabiduría de una anciana, por lo aprendido durante el día. Y todas las mañanas me despierto como una bebé por lo que me resta aprender.

Para quienes deseen compartir aprendizaje y/o experiencia en esta aventura de ser humanos, sean bienvenidos y conecténse por correo electrónico.

Les amo profundamente, en María Nuestra Madre

Miryam Dietrich