407 – El Ángel de la Música, por Miryam Dietrich

2016-01-07 El Ángel de la Música

Hola angelito humano: ya evito poner ¡Qué días estos días! porque parecería que el mundo ha enloquecido de golpe.  Digo el mundo y no los humanos. Fiel a mi sistema de creencias, a lo que siento que mi lógica, intuición y discernimiento me llevan, sigo sosteniendo que el humano es excelente y bueno.

Más, aquellos que aún manejan los hilos de los poderes en la tierra, se esmeran para que los humanos se confundan. Y lo logran cuando el humano se identifica con su mente. Y CREE que es su mente, olvidando que en realidad es un alma haciendo una experiencia en la tierra. Un angelito humano, como me agrada decir.

Muchas veces me he preguntado hasta el cansancio: ¿cómo es posible que haya aún guerras en la tierra? ¿Por qué se le brinda tanta importancia al Futbol y al Dakar? ¿Por qué los festivales de Rock generan manifestaciones de multitudes? ¿Por qué motivos les enseñamos a los hijos a NO MENTIR y les MENTIMOS en relación a Papá Noel y los Reyes Magos? (esta última frase la leí en algún lado pero no recuerdo donde).

Y así sigo con mis porqués hasta el infinito. ¿Por qué están de moda los pantalones vaqueros rotos  y se pagan precios exorbitantes por ellos? Todo está tan incongruente, que en mi adolescencia lo pantalones rotos  eran sinónimo de pobreza y hoy eso mismo, es  sinónimo de status social “de estar a la moda” que le dicen.

Pero hoy el Ángel de la Música me ha susurrado al oído. Y cuan fuerte me ha susurrado al oído. Y me ha sugerido que cuente algo que es en realidad un testimonio personal. Puedes o no creerlo.

A los cuatro añitos me senté por primera vez en un piano. Y nunca más lo pude dejar.

Desde muy niña he tenido sonidos dentro mío, sonidos que a veces salían por mi garganta infantil a voz de cuello y que trataba de reproducirlos en el piano. Mi mamá me decía que dejara de tocar “eso” (los sonidos)  y que interpretara La Cumparsita (Tango).

Pasaron los años y esos sonidos estaban ahí, anidados en mi centro, en mi interior. Y cuando estaba sola los cantaba, porque la verdad… me daba vergüenza  hacerlo frente a la gente.

Notaba al cantar, que en mi cuerpo todo corría una vibración diferente.  Y la alegría me inundaba por doquier. A veces, dejaba que esos sonidos, salieran de mi garganta frente a grupos reducidos de personas.

Yo no entendía mucho lo que me pasaba porque a veces esos sonidos, subían sin mi permiso, por mi laringe, pasaban por las cuerdas vocales y salían de mi boca expulsados en armonía.

Sentía eso sí, que al dejarlos partir hacia el Universo, yo expresaba un sentir muy profundo de mi alma que era (y sigue siendo) esa permanente añoranza de la Casa del Padre.

Un día, estando en un evento de Kryon en Buenos Aires, escuché a Todd Ovokaitys (Gematria) cantar sobre el escenario y el llanto me inundó por completo. Esos sonidos, eran “mis sonidos”.

CARTA 02 - ANGEL SONIDO
Ángel de los Sonidos, por Miryam Dietrich

Al fin encontraba a alguien que hacía lo mismo. Luego Todd, a través de mi querido amigo espiritual Leslie Pascoe, me indicó que yo había estado en la Lemuria, donde era médica y que en esa época se sanaba a las personas que se desarmonizaban (enfermedades que se dicen ahora) con cristales y sonidos. Todd era el Médico Jefe de ese Hospital. Y me había reconocido.

También me explicó que esos sonidos eran “sonidos lemurianos”.

Evitaré aburrirte con el desarrollo de los hechos posteriores de mi vida en relación a los sonidos. Magia Musical Pura.

Me daba pudor contar estas situaciones pero hoy el Ángel de la Música, me dio una serie de señales que yo no podía ignorar.

¿Quieres saber cuáles eran las señales? Bueno, venía sin poder escribir. Leía las noticias y miraba el Facebook y me sentía desanimada con tanta confrontación humana. En diferentes sitios percibía enojo desmedido en las personas, turistas andando a toda velocidad por las rutas, sobrepasando con doble raya amarilla, en curvas y en trepadas sin el menor sentido de responsabilidad.

Y no podía escribir.  Me sentía “desconectada” de mi esencia, una de cuyas ramas es la escritura.

Y de golpe ¡Zas! Ahí estaba mi amigo español  Antonio L. Pastor en Facebook con un video que me impactó, y, me reconectó. Y apareció el Angel de la Música.

¡¡¡Puf!!! ¡¡¡Que alivio!!! Muchas veces, para tener una real conexión con el Centro de Nuestro Ser, se atraviesan etapas desérticas que nos enseñan a diferenciar el SENTIR del PENSAR.

Y cuando estoy en el desierto, aprendí que lo único que puedo hacer es… seguir andando mientras trabajo la paciencia.

Pero eso de andar por el desierto sin agua… bueno, es un aprendizaje cuando menos fastidioso. ¡Y sí! Mi Mono Loco también a veces toma las riendas. Hasta que le doy la “banana”.

El video cuyo link te dejo no me pertenece. Pero es valioso. https://www.youtube.com/watch?v=EJEidd-igUA

Cuando se empieza a correr el telón que nos tapa quienes somos en realidad, verás que todos los sonidos tienen una amplia influencia sobre tu ser. Como lo han tenido sobre el mío.

Hace muchoooossss añoosss en el Lago Lapataia (ubicado cerca de Ushuaia, Argentina) escuché y entendí por primera vez, los SONIDOS DEL SILENCIO.

Y eso fue GUAUUU Y REGUAUUUU!!!

Cuando la música tiene buena frecuencia me elevo, y, lo más sorprendente es que me  cambia todo el circuito de los pensamientos, generando que  la bondad y el amor me afloren por todas mis células.

Observa-te que estilo de música escuchas y eso te ayudará a discernir, cuando eres tú como angelito humano el que actúa, piensa y discierne y cuando reaccionas automáticamente de una manera que ni siquiera te das cuenta que lo estás haciendo.

¿Conoces el Proyecto Haarp? ¿Y el de Control Mental?

La música, sana y la chatarra musical, te enloquece.

La música te genera un espejo donde te das cuenta que tú tienes el poder y la chatarra musical te transforma en un autómata.

Conéctate con el ÁNGEL DE LA MÚSICA, deja que las blancas, negras, corcheas y demás notas corran por tu sangre y verás como la vibración de tu ser asciende.

El Ángel de la Música te dice: “la MÚSICA te llena de suavidad, de dulzura, de ternura. La Chatarra musical te quita el poder de SER. Todo depende de que música elijes escuchar. En el planeta del Libre Albedrío eres tú quién elije. “

Con un DO-RE-MI-FA-SOL-LA-SI-DO me despido de ti con un abrazo angelado lleno de suavidades.

 

 

 

 

380 – Las profecías de los ángeles en Negro y Blanca Camino de las señales, Parte 1 de 2 por Miryam Dietrich

Hola angelito humano: aún estando muy sorprendida, te escribo para contarte una de mis últimas experiencias con los ángeles y sus profecías.

Cuando canalizo cuestiones para el mundo, las guardo ya que difícilmente las escribo en mi web o en Facebook o las doy a conocer. Es una especie de pudor porque tengo acabada experiencia en que, los mensajes se interpretan de acuerdo al estado de ánimo y al sistema de creencias que el lector tiene en el momento que el mensaje llega a sus manos.

Y, en función de ello, siendo el miedo una de las dos grandes emociones que dominan a la Humanidad, lo que hace de esta una especie de manada de ovejas, es que trato de no fomentar miedo y escribir desde el mejor ángulo de amor ( la otra gran emoción, la que realmente debería dominar al mundo).

También es cierto que las profecías (sean de humanos canales o de los ángeles) se dan para que la humanidad corrija su rumbo y pueda evitar -al cambiar su accionar, sus pensamientos, sus acciones y omisiones- grandes catástrofes.

En cada uno de los ángeles humanos que habitan el planeta tierra, está la chispita de Dios que le permite- si cada uno recuerda quién es- al ejercer su propio poder, y así,  cambiar el rumbo del planeta.

Y ese poder, es mucho más fuerte que el que los Iluminatis y/o Lagartos detentan en forma cotidiana en nuestras vidas. Ese PODER, es más fuerte aún que lo que produce el PROYECTO HAARP y sus similares.

Entonces, lo que van a leer a continuación, es algo que escribo desde el ombligo de mi alma.

Es para recordar-te y recordar-me que todavía estamos a tiempo de cambiar para llegar a esa humanidad que todos anhelamos:  LA HUMANIDAD EN PAZ CONSIGO MISMO Y CON EL RESTO DE LAS ESPECIES DE ESTE PLANETA Y DEL UNIVERSO TODO.

Realmente cuando alguna de mis visiones, las que tienen tinte catastrófico al decir de algunos, se cumplen, aunque sea en una mínima parte, no me hace feliz.  En lo más mínimo.

Negro y Blanca Camino de las Señales, por Miryam Dietrich
Negro y Blanca Camino de las Señales, por Miryam Dietrich

 

Bueno, como ustedes saben, en el año 2013 salió mi libro NEGRO Y BLANCA QAMINO DE LAS SEÑALES, donde cuento mi encuentro con CREDO MUTWA ZULU, mis contactos con la nave ALFA OMEGA CENTAURO y  las visiones ( por decirlo de alguna forma ) que he recibido a lo largo de ese maravilloso viaje.

Y escribo esta nota, porque la visión fue volcada al libro. Aquellos que lo han leído, puede remitirse a la página  282 capitulo XLII “Una leona de dos mundos en Miraflores (Lima Perú).

En el sexto párrafo digo: Mientras estaba escribiendo “veía”  como en un sueño, lo siguiente: “que el mar sube y sube y sube y de golpe entra en los Lobys de los edificios que están sobre la avenida que da al mar. Y luego de esto golpea con fuerza sobre las bases de todos estos edificios y estos se rompen cayendo hacia adelante y la gente se tira desesperada por las ventanas y muchas  muchísimas muertes como si fuera lo que tiene que pasar por ser esta una zona de la indiferencia hacia sus hermanos peruanos que tienen miseria en otros lugares de este maravilloso país”.

(Continuará)