2009-06-28 Antakarana y los tres Arco Iris de Mar del Plata – Señales Claras Parte I, por Miryam Dietrich

 

El día 23 de junio de 2009, viajaba desde Valeria del Mar hasta Mar del Plata, con mi amiga Rosana. Tenía un problema en mi Blackberry: se trababa el botón del Mouse. Y debía ir a aquella ciudad para que en el Service lo solucionaran.

 Desde hace más de un año, el fondo de pantalla de mi Blackberry es la Virgen de Fátima. Algún día recibí la imagen  entre mis emails y la puse ahí,en mi telefóno, para verla siempre.

 En todo este tiempo he prendido y apagado mi Blackberry múltiples veces. Siempre estaba ELLA como mi fondo de pantalla.

 Y vale recordar que hace más de un año, compré una porción  de tierra en el campo ANTAKARANA, situado en QUEBRADA DE LUNA, cerca de Capilla del Monte Córdoba, sitio donde me pasaron múltiples vivencias – que contaré en otra oportunidad – pero que confimaron que ese sitio definitivamente es mi lugar en la tierra.

Dentro de ANTAKARANA está mi pedacito de campo que se llama ATHON y ha sido dedicado a la Virgen María.

 Para adelantarles la magia de las sincronicidades, la guardiana física del sitio se llama Noemí – y es un ángel maravilloso- y mi segundo nombre es Noemí.

 A ello debes sumarle, que si bien canalizo y veo a los seres de luz desde que nací, por esas cuestiones limitantes de las creencias propias, los condicionamientos sociales, opiniones de familiares conocidos y entenados, hacía todo en forma privada y no me quería dar a conocer.

 Pero desde que inicié esta Web gracias a mi amado sobrino Junior,  todo comenzó a desarrollarse a velocidad de vértigo y dejó de ser privado para comenzar a ser público.

 Y no te creas que el mono loco de mi mente no me puso trabas. Me daba “chuchito” comenzar a decir tantas cosas en forma pública.

 Jajaja! ¡Que tontería! Ahora me doy cuenta. ¿Viste? Yo creía que era yo y me olvidaba que ELLOS son los que trabajan usando mi ser para transmitir sus mensajes.

 Igualmente mi estructura de abogada se daba un poquitín de patadas con todo esto que estaba y estoy viviendo.

 Tengo un hermano del alma que se llama Jorge que desde el año 2000 que me conoció me decía que publicara todo lo que recibía. En parte, esta web también está concretada gracias a su presencia en mi vida.

 Bueno, vuelvo a ese día que iba a Mar del Plata. Ahí, en ese momento del viaje,   ví que el fondo de pantalla se había cambiado. Ahora aparecía un hermosísimo camino en perspectiva, mirándolo desde abajo hacia arriba, en medio de un maravilloso prado y con un cielo celeste –igual al fondo de mi Web- que me maravilló. Y le comenté a Rosana este hecho y le mostré el telefóno para que lo viera. Y, aunque yo estaba particularmente sorprendida,  no le presté mucha atención.

 Guauu! No vas a creer lo que sigue.

 Cuando dejamos la rotonda de Mar Chiquita – íbamos en mi vehículo- vemos en el  fondo del camino, a la ciudad de Mar del Plata. Era hasta ahí, un día límpido, hermoso, con sol, con frío y muy brillante.

Y de golpe, en cuestión de segundos, la mitad de Mar del Plata quedó sumida en la más oscura de las nieblas- hacia la izquierda-  y la otra mitad –hacia la derecha- en medio de un sol radiante.

 No podíamos creer lo que veíamos. ¡Y no teníamos nuestras cámaras de fotos!

 Y mientras comentábamos este fenómeno, Rosana me contaba todo el tema de cómo se ponían rocas en la escollera, para que el mar no siguiera avanzando hacia el continente y como el mar se resistía y rompía una y otra vez las rocas que se colocaban en esos sitios.

 Íbamos ambas reflexionando  sobre el accionar del hombre contra la naturaleza y todas esas cosas, y cómo se desoye lo ella dice.

 De golpe Rosana me grita que mirara el mar. Y al hacerlo veo, que desde un sitio donde estaban colocando rocas, donde había una pluma – maquina para levantar esos pesos- nacía un maravilloso arco iris que moría dentro de Mar del Plata.

 Rosana muy excitada contaba que nunca había visto el nacimiento de un arco iris ahí tan cerca de ella. Bueno seguimos viajando entrando ya en la ciudad. Y otra vez Rosana me alerta con sus gritos: había un segundo arco iris que nacía ahí, casi al pié de la rompiente y nuevamente moría en Mar del Plata.

 A esta altura de los acontecimientos yo misma estaba muy asombrada.

 Pero esperá, no te imagines nada  y seguí leyendo.

 Fuimos al Service de la empresa de mi Blackberry, donde  no recibí ninguna solución después de una larguísisisisisisma cola, de ejercitar la paciencia y meditar para que no se rompiera nuestra propia armonía. Nos mandaron a otro local. Tomamos muchísimo frío pero nos reíamos. Rosana quería comprarse una notebook de esta empresa y también nos dieron mil vueltas – o mejor dicho las dimos nosotras – y terminamos a las quince horas de ese dìua sin haber logrado arreglar la Blackberry y sin haber comprado la notebook.

 Decidimos ir a comer a lo de MANOLO, frente al mar. Y nos reíamos diciendo que habíamos gastado plata sin haber logrado nada de lo que queríamos hacer. Mi Blackberry seguía trabada – no podía mandar mensajes ni elegir teléfonos ¡un verdadero bodoque para mí!- y comentamos ambas el tema del fondo de pantalla que seguía siendo ese camino tan luminoso.

En la empresa habían apagado y prendido la Blackberry varias veces y seguía el camino ahí.

 Al estar llegando a lo de Manolo, nos encontramos con Marita, una gnoma de Necochea que organiza talleres de Ángeles y avistajes conmigo desde hace años.

 Bueno, entramos al restaurante y comentábamos todo lo que nos había pasado sin que pasara nada.

 Esto es: todo lo racional no lo pudimos hacer pero vimos cosas que nos sorprendieron.

 A todo esto con un frío espectacular, Mar del Plata tenía sol de nuevo por todos lados

 Y en eso, ¡ZAS! Rosana super excitada me marcó un tercer arco iris. Y nacía ahí delante de nuestras narices sobre el mar, a metros nomás de la escollera.

 Guauuuuuu! Y Reguuuaaaaaauuuuu!!!!! TRES ARCOS IRIS EN UN DIA.

Comenzamos a tratar de entender cuál era el significado. No se lo encontramos y nos volvimos a Valeria del Mar.

A la mañana siguiente, al mirar mi Blackberry – la que no había apagado en ningún momento desde que me la entregaron en la empresa de teléfonos – AHÍ…. NUEVAMENTE ESTABA LA IMAGEN DE FATIMA.

Casi caigo de espaldas. Llame al instante a Rosana y ambos quedamos aleladas y emocionadas.

 Entiendo bastante de tecnología y lo sucedido  carecía de toda explicación racional. No había apagado la maquinita cuando el fondo se cambio solito al camino y no había apagado la maquinita cuando volví de Mar del Plata y el fondo se volvió a cambio solo de nuevo a la VIRGEN.

Y ahí, el botón del Mousse volvió a funcionar. Sin haber hecho nada.

 Pasaron dos días y recibo un email donde decía algo de ANTAKARANA y los arco iris. Como estaba trabajando con  los talleres de Ángeles para Pinamar, no presté atención.

 Hasta hoy: domingo 28 de junio a las 10,43 AM.

 Leé lo que sigue: El Antakarana o “Puente Arco Iris” como se lo conoce habitualmente, es el lazo de unión de dos mundos tan diferentes como el mundo del Espíritu y el mundo de la materia.
Como siempre, un puente tiene la función de unir los dos lados de la orilla, ya que esos dos lados se necesitan mutuamente para completarse y dar sentido a su existencia. Entonces el Antakarana es “Puente” en tanto permite la conexión, la comunicación y el traslado de la materia al Espíritu y del Espíritu a la materia, llenándolo todo de significado trascendente para el Ser.


Este Puente esta constituido principalmente de energía meditativa, conciencia pura y vibrante a una determinada escala o tono.
Esta escala produce la manifestación de un determinado nivel de experiencia y de conciencia y se expresa en un determinado color.
Así como los cristales descomponen la luz del sol en los 7 colores del arco iris, de la misma manera nuestro Ser cristalino los irradia como un Arco Iris cuando el trabajo de limpieza y pulido del Ser esta en su punto óptimo.

El nivel de la frecuencia vibratoria va a dar diferentes matices de color en el Arco Iris personal que varían según el momento que cada Ser esta atravesando y según su capacidad de canalizar la Divina Luz, entre otras cosas.

http://www.mantra.com.ar/contreconociendonos/meditacionantakarana.htm

Conclusión: lo que yo entiendo hoy es que el camino que inicié es el camino correcto para mi vida actual. Dar los Talleres de Ángeles y conectar a cada ser humano con su propia Luz y la de sus propios guías.

Por eso el camino en la pantalla.

También sé que ELLA es mi MAESTRA y SUPERGUIA. MARIA me y nos acompaña a todos, creamos o no creamos en ELLA.

Vencí los miedos y debo seguir por ese camino.

ANTAKARANA en general y ATHON en particular, es mi sitio en el mundo.

Y uniendo todo, sé ahora con seguridad que yo misma por todo esto que soy que no se lo que es ni me importa definirlo, ayudo a todas las personas que se relacionan conmigo a caminar el puente, el arco iris, la unión entre la tierra y el cielo.

 Para los que hacen calendario maya: soy caminante del cielo resonante.

Y no sé si cuando me lees, sentís emociones. Pero yo estoy escribiendo, viéndote a través de mi Web, en un estado maravilloso de puro amor y paz.

Gracias por leerme y gracias por ayudarme a ser

Valeria del Mar, 28 de junio de 2009-06-28

 

Miryam Dietrich