El dinero, la escasez y la abundancia – Capítulo I por Miryam Dietrich

¡Hola amado ángel humano! Te cuento que venía muy ocupada con mi trabajo cotidiano, el diario de la tercera dimensión. ¿Viste que me mudé hace tres meses? Bueno, aún estoy ordenando cosas y re-organizando mi vida.

Antes que nada, GRACIAS A TODOS LOS ANGELES HUMANOS DEL MUNDO QUE ESTAN LEYENDO LA WEB. Guauu y reguauuu! Estoy más que sorprendida. O hay muchas personas de habla hispana desparramados por el mundo o el traductor de Google es una maravilla.

Gracias a los lectores de: China, Japón, Thailandia, Nepal, Nueva Zelanda, Bulgaria, Polonia, Austria, República Checa, Alemania, Francia, España, Marruecos, Canadá, EEUU, México, República Dominicana. Cuba, El Salvador, Costa Rica, Panamá, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Chile, Taiwan, Italia y por supuesto de Argentina.

Gracias a todos los que escriben. Mi alma rebosa de abundancia de amor de tantas y tantas personas que me cuentan sus historias o se acoplan para aportarme más datos en esta maravilla que es el re-despertar y el re-cordar que la abundancia en nuestras vidas esta ahí, sólo debemos estar presentes aqui y ahora para reconocerla.

¡GRACIAS A LA ABUNDANCIA DEL UNIVERSO EN TODAS SUS MANIFESTACIONES ENERGETICAS!

Y me doy besitos a mi misma en mis dos mejillas usando mis manos por estar cada día mejor en este aprendizaaaaajjjjeeeee de mandar a mi “mono loco” a dormir y realizar sólo aquello que es mi verdadero sentir.

El Universo es abundante. Y para mantener su abundancia si cortamos un árbol hay que plantar otro.  Entonces sacar un árbol, no es gratis. No existe la gratuidad en el universo. Existe la reciprocidad.

¡¡¡Huyyyy!!!! jajaja me adelanté una vez más. Bueno, perdona, igual vas a entender lo que te quiero decir.

¡¡¡Siiiii!!!! ¡Ya comienzo! Deja de rezongarme.

Bueno, aquí va.

Mira, hace unos días atrás, recibí un correo de Rita Calderón de México con una nota de Drúnvalo Melquisedec. Y¡¡¡Guauu!!! Y ¡¡¡Reguauuuu!!!. Me llegó justo, como anillo al dedo.

Bueno, primero te cuento algo, así puedes entender un poco esto.

Hace años, y  después de haber conocido a mi amiga Dana Tir ( oh! Casualidad, la conocí en un evento de Tambores en Ongamira que es la continuación de Quebrada de Luna y yo estoy ahora en ese sitio) hice con ella un Taller de la Flor de la Vida y así me enteré quién era Drunvalo. Desde entonces lo sigo a la distancia en sus enseñanzas y lo respeto porque considero que es un Maestro (y cuando digo Maestro lo expreso en mi definición de que Maestro es aquel que nos trae una verdad objetiva que nos ayuda a “despertar”).

Así las cosas, recibo un correo que, como te contaba, me reflejó de pies a cabeza mi estado interno y las vivencias que he tenido hasta hace un tiempo atrás.

¡Claro! ¡Todo relacionado con el dinero y si tengo dinero o no tengo dinero!

Entrar en el camino de la abundancia, es como, estar parados en un camino en el que estamos rodeados de neblina, sabemos que detrás de la neblina hay un destino al que podemos llegar, pero… la neblina nos produce miedo…. y el miedo paraliza.

Nuestra alma nos dice: “Sigue sigue adelante que del otro lado de la neblina está la abundancia. Guíate por tu intuición”. Más nuestro “mono loco” nos dice: “Alto, inconsciente. ¿Adónde quieres ir? ¿No te das cuenta que no se ve nada? ¿Y si pierdes todo lo que tienes eh?”

Neblina en el camino de General Madariaga a la esquina de Croto- Provincia de Buenos Aires - Argentina - 15 de julio de 2009 - por Miryam Dietrich

Y así, nos quedamos estancados en este sitio que, aunque escaso, como mínimo lo consideramos “seguro” y nos perdemos la abundancia.

Te sigo contando: tanto viaje realizado y tanta gente que conozco y he conocido me planteaban una duda existencial que sé asola a la humanidad entera por estos días.

Expresiones que recogía  a lo largo de mi despertar espiritual y en este camino de volcarme para trabajar con  otros lo que yo misma aprendía en el día a día:

“Si cobras por las canalizaciones, vas a perder ese don de poder canalizar”. “Jesús no cobraba sus enseñanzas”. “Los verdaderos maestros espirituales no tienen relación con el dinero”. “Lo que querés cobrar es muy caro”. “Vos no entendés, acá la gente no tiene plata, no vá a poder pagarte” .“ Y si me hago una canalización no voy a poder pagar la cuota del seguro del auto”. “Lee Carroll el que canaliza a Kryon es muy caro”. “ Si se cobran las enseñanzas espirituales eso es solo para una elite y no está bien”. “Fulano no cobra nada y vos dejás a voluntad, eso está bueno”.  “Mengano atiende doscientas personas por día y no cobra nada y siempre está lleno de gente”. “Y acá yo no puedo aumentar lo que cobro porque sino no me viene nadie”. “Para ser verdaderamente espirituales hay que ser pobres”. “La humildad (entendida como escasez de dinero) es la base de la verdadera espiritualidad”. “¿Viste que hermoso es fulano? No cobra nada y mirá todo lo que hace”

Y aunque no lo creas hubo alguien que me dijo: “Vos cobrás muy barato lo que hacés porque cada sesión le ahorra a la gente un año de terapia, tendrías que cobrar mucho más tu trabajo”.

Habiéndome criado en colegios católicos, vaya si me pegaban fuerte los comentarios de la anteúltima estrofa.

Pero también observaba varias situaciones: los que me decían que era caro lo que cobraba Lee Carroll o Peper Lewis o cualquiera de los canalizadores reconocidos a nivel mundial (ni hablar si se trataba de los costos de mis propias canalizaciones)  eran las personas que tenían una absoluta falta de dinero en sus vidas diarias y una conciencia de escasez que a mí me sorprendía.

¡Te lo juro ángel humano! Me quedaba boquiabierta. ¡Y que no se me ocurriera decir una palabra en contra de ese sentir de escasez! Me decían “Vos no entendés” “Claro, ¿cómo vas a entender si vos tenés una camioneta?” “Claro, a una abogada todo le resulta fácil. Ja! Pero ponete en mi pobre situación yo que apenas gano para sobrevivir”.

Cualquier argumento era válido para hacerme creer que para mí todo era fácil por eso podía generar medios económicos y que para él o ella era imposible.

Y a veces, un poco en serio y un poco en broma, a estas personas les tiraba mi frase favorita: “¿Viste que lindo que es sufrir?”. Bueno, no siempre era bien recibida.

Y es más, esas personas carentes, sufrientes, angustiantes (que les fascinaba hablar de lo caro que estaba todo y del índice de inflación diario y que nada te alcanza para vivir) habían visto la película EL SECRETO y varias de ese tenor, hablaban sobre ellas y que eran fabulosas y bla bla bla, se deshacían en elogios pero luego… nada aplicaban a su vida.

Y veía como a la oportunidad de generar abundancia que se les presentaba a estas personas de poco dinero, la pintaban calva, porque, desde el “mono loco” destruían toda posibilidad de ser abundantes desde el dinero.

He visto, como la noción de “barato” es una de las mayores de ilusiones que padece la humanidad. Cuando organizo talleres de abundancia, les pregunto qué me expliquen que es caro y que es barato. Y también solicito cual es el valor Cero, para que me digan de donde parten en la tabla de comparaciones para decirme si algo es caro o es barato.

Y nadie me sabe responder. Al menos hasta ahora.

He visto, y sigo viendo, que mucha gente aplica la noción de “barato” a algo, que luego, por ser “barato” lo pagan dos y tres veces, a veces en tiempo, a veces en tener que reponer muy rápidamente lo “barato” a veces en tener que arreglar lo “barato” una y otra vez.

 Y aplican tal cuota de energía personal para que eso que quieren sea “barato”, que se pierden horas y horas en la búsqueda de lo “barato”, malgastando parte de sus horas diarias en esa noción inexistente.

Pero ni se te ocurra o ni se me ocurra decir que eso les sale “caro” (como contrapuesto a “barato”). Salen los “monos locos” lanza en ristre y me disparan pensamientos agudos, punzantes, des-autorizantes cual ametralladora recién cargada.

¡Ay! ¡Perdóname! Me puse seria.

¡Como marea el “mono loco” al ser interno que todos tenemos, ese SER INTERNO donde todos somos “chispitas de Dios”! Y todo esto por no creer que podemos generar milagros desde nuestro interior.

Mira, sólo a modo de ejemplo, te cuento que días pasados, mientras tú te debatías entre lo “caro” y lo “barato” de tal o cual cosa, mi distribución del tiempo sin preocuparme de lo caro o lo barato de algo, me permitió captar con mi máquina, mirando el cielo, la siguiente imagen de este Ángel Alado.

Y para tí, el tiempo que le dediqué a mirar al cielo y que me permitió ver lo que te muestro: ¿me resultó caro o barato mi propio bolsillo? Digo… porque fue un tiempo en el que no trabajé ni generé dinero. ¡Hummm! Espero puedas comprender la reflexión.

Foto de ángel en el cielo, obtenida el 20 de mayo de 2010 a las 15,33 hs en cabañas Alma Azul, Capilla del Monte, Córdoba Argentina por Miryam Dietrich

Mañana sigo porque tengo que contarte aún lo que dice Drúnvalo al respecto de la abundancia

Hasta mañana

Miryam Dietrich

2009-07-18 Antakarana y las señales – Libros, internet, películas – Parte VI por Miryam Dietrich

En la semana que pasó, fui a Cariló a visitar a una de mis amigas, Vanesa, que trabaja en una librería. Conversamos un poco de temas generales, hablamos de nuestro tema principal que son los ángeles y luego me fui a la farmacia que se encuentra en la misma galería.

 Al salir de este negocio, miro distraídamente la vidriera de otra librería y ahí casi cuando físicamente ya traspasaba la vidriera, veo un libro alcanzo a distinguir la frase PAULO COELHO.[1] Me detengo, retrocedo y  leo detenidamente el título del libro que se llama “El vencedor está solo”. Y al instante ese título me atrapó.

 Vuelvo a ver a mi amiga, le pido el libro desde la puerta (ella estaba atendiendo gente), me contesta que no lo tiene y parto a otro negocio.

Estoy en este otro local haciendo unas compras cuando ingresa corriendo Vanesa, quién  me muestra un libro que traía en la mano y me dice: “Mirá, acabo de abrir un paquete de encomiendas-que recién recibí- con libros nuevos y éste fue lo primero que ví”. Y pone el libro en mis manos.

 Era el libro de Coelho.

 Ahí, en ese momento mi instinto me dijo que eso no era casualidad. Así que compré el libro y vine a mi casa a leerlo.

 ¡Grande fue mi sorpresa cuando llego a la página 19!

 Te cuento. El libro indicado dice en el cuarto párrafo de aquella página: “Y solo Dios sabía el resultado de ese encuentro. Igor, católico ortodoxo, había hecho una promesa y un juramento en una iglesia de Moscú, ante las reliquias de Santa Magdalena que permanecerían en la capital rusa durante una semana para que los fieles pudieran adorarla.”.

 Marqué el párrafo en el libro y seguí leyendo.

 La mención de Magdalena, hizo que en mi cerebro sonaran campanillas de alerta cómo cuando una sabe que algo está por ocurrir sin saber que.

 Y mientras leía me sorprendía al ver cuanta similitud de convicciones marcaba el autor del libro con lo que pienso y siento, entre otras cosas, sobre la moda.

 Bueno, pero no quiero ni distraerte ni distraerme.

 Ayer, sábado 17 de julio en horas de la mañana chequeo mi correo electrónico de Hotmail y ahí veo un correo de Rita Calderón[2]. Ella tradujo del inglés al español un artículo de la web http://www.eraofpeace.org/newsletters/es/newsletter-es.php. [3]Me llama la atención el título “El plan divino se está develando paso a paso” y me pongo a leerlo.

Y fijate con lo que me encuentro: “El 22 de Julio, habrá un muy poderoso Eclipse Solar de Luna Nueva.  Este es también el día que se celebra como el Día de María Magdalena.  María Magdalena representa el Amor Natural de la Conciencia Crística y ella ha mantenido el espacio sagrado para el retorno y equilibrio del Divino Femenino durante milenios. En este día, los recientes poderes del Divino Masculino y Divino Femenino dentro de cada hombre, mujer y niño en la Tierra, serán elevados hacia las más altas frecuencia de la 5ª Dimensión de Luz Solar que podamos soportar.  Este es el impulso inicial de la Transfiguración de las masas de la Humanidad de los Seres Humanos basados en el Carbón de 4ª Dimensión hacia los Seres de Luz Solar con base cristalina de 5ª. Dimensión.”

Recibo otra información que me indica que el 22 de julio se producirá una eclipse solar total y que además, será el eclipse más largo del siglo XXI. http://es.wikipedia.org:80/wiki/Eclipse_total_del_22_de_julio_de_2009

Ya a esta altura estaba sumamente asombrada. ¡Hummmm! ¿Era un chiste cósmico o una señal indicadora?

(Mirá las fotos en http://www.ruecadealmas.com/2009/07/2009-07-22-eclipse-total-se-sol/)

 Ya tenía dos campanitas de alerta sonando en mi cerebro. Y cuando eso pasa, la adrenalina circula por mi sangre a tremenda velocidad.

 Pedí entonces a los GUAIS señales claras- Yo quería tener la certeza sobre si la mención de MAGDALENA por dos medios distintos (un libro y un email)  eran señales que indicaban lo que yo creía que indicaban.

 Me fui a Madariaga. Compartí Vivencias con Ángeles para los que fueron a la casa de mi amiga Selfa.

 Y me volví como siempre mirando el cielo –ya era de noche- observando las estrellas y las que no son estrellas y pidiendo desde lo más profundo de mi corazón que ELLOS me guiaran hacia el sendero del adecuado camino para mi evolución como persona y como espíritu.

 Llegué a mi casa, ya eran las 22 horas y yo estaba en ese estado amoroso en el que quedo luego de canalizar y vivenciar a los Guias para otras personas.

 Y así, distraídamente mientras me organizaba la cena, prendo la TV para “bajar” definitivamente a la tierra.

 Y mientras cenaba haciendo zaping, ¡zas! aparece en unos de los canales una película la que en el momento exacto en que hago zaping y quedo en ese canal – instantes antes de saltar a otro- mencionan en la película  a María Magdalena.

 ¡Basta! Me dije a mi misma. Y no salía de mi asombro.

Interiormente supe, con una convicción espiritual que carece de sentido racional, que era el tiempo de Magdalena.

Aquel  es un nombre muy importante en mi vida y ha marcado un antes y un después.

 

Y entre el antes y el después, no hubo recreo. Pasé de golpe a integrar la situación con Magdalena como parte de mi misma, de mis hijos, de mi familia y amigos todos.

 

Los que me conocen saben de que estoy hablando. Y los que no me conocen deberán esperar a que, cuando todo se concrete en Magdalena, yo venga y les cuente.

 

¡Aún hoy estoy sorprendida!

 

Magdalena en el éter ya se ha concretado con el mejor resultado que significa el mejor bien para todos los involucrados.

 

Ahora sólo falta bajarlo a la tierra.

 

¡Guauuuuuu y reguuuaaaaauuuuu!.

 

Tranquilo. Prometo que te voy a contar. Juro que desde mi impaciencia humana quisiera contarte todo a borbotones, más…. debo esperar.

 

Ten paciencia mientras yo…. me pongo todo el mejor ánimo del mundo para que se concrete en esta 3ra dimensión.

 

Abrazos de plumas de ángeles mientras redimensionamos la imagen de María Magdalena. (hey hey! Para. No sigas pensando. No es lo que te imaginas. Stop.)

 

 

Miryam Dietrich

[1] En otro momento comentaré mi relación con Paulo Coelho y como fue uno de mis grandes Maestros por espacio de tres horas, en Recoleta, Buenos Aires, Argentina en la que pude conversar con él y cómo en ese espacio de tiempo lineal tan escaso, aprendí tantos principios que aún hoy dan su fruto.

[2] Ya he nombrado a Rita: es una amiganauta (porque no nos conocemos personalmente sino por Internet)  y vive en México.

[3] Patricia Diane Cota-Robles es la autora del artículo


2009-07-14 Antakarana y el puente – Parte V, por Miryam Dietrich

Días pasados recibí un correo desde Méjico de una queridísima amiganauta – no nos conocemos personalmente-que se llama Rita Calderón la que me cuenta a raíz de lo que he  publicado en esta web como Antakarana Parte I, lo que a continuación transcribo y que deseo compartir con vos, para que recuperes tu fé y creas en los pequeños grandes milagros que dan sentido a la vida todos los días.

El Puente entre el Cielo y la Tierra, está tendido. Sólo espera que lo cruces. Pero tú no lo ves y como careces de Fé, no crees que el puente sea real. Sólo es un sinsentido que comentan ciertos espirituales.

Más si tu crees, el Puente aparece solo. Y si no, mira lo que le pasó a mi amiganauta.

Con amor y batir de plumas de ángeles, Miryam

Querida Mir:
Felicitaciones por tu nueva página y por la narración, que no me asombra.
Corrobora lo que me ha pasado a mí con mi computadora.  Tenía un Jesús de la
Divina Providencia como pantalla y un día me quedé sin sistema.  Todo desapareció.
El técnico hizo maravillas para rescatar lo que había guardado y reinició el
sistema, pero se perdió mi querido Jesús.  Bueno, le dije, yo te quiero conmigo
siempre, ¿qué puedes hacer Tú para que yo te vea siempre?
Al día siguiente ahí estaba, dándome una bendición.  Ahora tenía movimiento…
Y todos los días recibo Su bendición al abrir y cerrar mi computadora.
Saludos cariñosos de Rita Calderón