459 – Los Kobdas, Los Maestros y ELLOS, por Miryam Dietrich

Porque soy Kobda

Planeta azul
Un planeta AZUL del Universo, por Miryam Dietrich (foto tomada de las que circulan libremente por Internet)

Sé que vengo del cielo de donde bajé en raudo vuelo. Y casi… casi me pierdo en un agujero negro.

Sé que vengo del cielo de un planeta extraño al hoy nuestro, más también sé que me encuentro en la tierra donde ahora pertenezco.

Saltan las imágenes entre uno y otro encuentro donde siento, huelo y escucho a los Maestros.

 

Mujer en azul
Buscando en el Universo las señales de los Maestros, por Miryam Dietrich (la foto ha sido tomada de las que circulan libremente por Internet)

Esos que ya se fueron pero de los que, sin embargo, su Luz se encuentra aquí pegadita al lado nuestro.

Claro que soy Kobda, porque los Kobdas del Universo venimos igual que tú y muchos de nuestros ancestros.

Erase una calurosa noche platense, en diciembre de 2004, tiempos eran  en los que me rehacía de dolores y llantos funestos. Y en ese momento de “Todos y Nadas” apareció en mi alma la palabra Kobda, palabra  que no entendía.

Y al poco tiempo,  en un estante de una porteña librería, estaban ahí para mí, los libros de Josefa Rosalía.[i]

Y a medida que los leía, mil imágenes desfilaban en mi mente  en reconocimiento a lo verdadero.

Moisés, Jesús y tantos otros auténticos Maestros.

¡¡¡Guauuuu y reguauuu!!! Muy sola me sentía  al entender lo que otros saber no querían.

Y menos que menos conocer la esencia de las verdades esas que parecería que fueron.

Me ví Azul, como azul soy en el planeta del que vengo.

Pasaron los años y los kobdas fueron un recuerdo.

Y en la insensatez de la mente humana, me olvidé un poco de esos ELLOS y nuestros encuentros.

Navegué entre dimensiones, verdades y mentiras, estas últimas muchas veces solapadas.

Y caminé entre ¿maestros? Algunos vestidos de blanco y otros vestidos de negro, más nada me llenaba ya que siempre algo me faltaba.

He sido muy querida y por otros resentida. Sintiendo y no entendiendo quedaba flotando a la deriva.

Y así ¡zas! Como son los verdaderos encuentros, escribo en febrero de 2017, sin querer queriendo sobre los Kobdas en mi Facebook.

Y a muchos kilómetros de distancia, una angelita humana vino a mi encuentro: ella también había sido Kobda, lo era y lo seguiría siendo. Y a los días otra más.

¡¡¡¡Muy reguauuuuuuu y recontraguauuu!!!! Y así mi alma floreciendo y en espiral ascendiendo, uniendo mi conocimiento al hilo invisible que ELLOS han ido tejiendo.

Tantos años sin tenerlos, más ELLOS apareciendo así, con simpleza, sin actos de grandeza y mis ojos humedeciéndose en el presente de aquel recuerdo.

Foto de la tierra azul
Imagen de una parte del planeta tierra, por Miryam Dietrich (imagen obtenida de las que circulan libremente por internet)

Azul soy en mi planeta de origen, azul era la vestimenta de los Kobdas y azul es la ciudad de ERKS, azules veo físicamente a las Caneplas como azules eran los vitreaux de la que fue mi casa amada, azul es el planeta tierra, entonces…entonces ahora entiendo que anduve eligiendo sitios y colores sin saber sabiendo.

Una ciudad en azul
Una ciudad en azul, por Miryam Dietrich (La foto ha sido tomada de las que circulan libremente por Internet)

Y así, hoy, mientras cocinar quería, de golpe me “vi” el alma mía, tallada como en mármol de carrara con la frase KOBDA FUISTE, ERES Y SEGUIRAS SIENDO.

¡Mamma mía! Solté la lechuga y deje de pelar la zanahoria porque me rodeaban bolas azules, y las palabras se formaban solitas como en un juego de Puzzle. Y entonces mi alma se expandió mi conciencia explotó y por eso… solo por eso aquí estoy escribiendo olvidándome hasta de mi almuerzo.

Y así me encuentro, compartiendo.

Porque ser Kobda significa “Extraer del fondo de todas las cosas lo más hermoso que hay en ellas”. A veces lo logro, y otras… siento que me quedo en un desierto.

Más el agua del conocimiento, vuelve a mí, igual que en aquellos otros tiempos.

Mirando el cielo en azul
Buscando a los hermanos Mayores del Universo, por Miryam Dietrich (Imagen obtenida de las que circulan libremente por Internet)

Y sintiendo, solo sintiendo, comparto contigo mis colores azules de magia, reviviendo y renaciendo.

 

Miryam Dietrich- Kobda

[i] Me refiero a la escritora Josefa Rosalía Luque Alvarez